As Catedrais refuerza su seguridad a la espera de una pasarela en el acantilado

El paseo por la parte superior ahora ya casi no se usa pese a su belleza
Visitantes ante uno de los arcos más famosos de As Catedrais. ÁLVEZ
photo_camera Visitantes ante uno de los arcos más famosos de As Catedrais. ÁLVEZ

La playa de As Catedrais fue mejorando la seguridad en los últimos años debido al aumento constante de visitantes. Esa cantidad de visitas hizo, precisamente, que la parte superior del acantilado dejara de usarse por seguridad. Pero esto no quita que el paseo y el acantilado conserven su atractivo y su tirón, algo a lo que el Concello de Ribadeo no quiere renunciar. Precisamente por eso una de las propuestas que se realizan a la Dirección General de Costas es la construcción de una pasarela.

Sería algo similar a lo que ya existe entre As Catedrais y la playa de Arealonga, en Barreiros. La intención es que los paseos que se diesen por esa zona estuviesen marcados y, de este modo, se minimizasen totalmente los riesgos, algo que ya se hizo en la parte más occidental de la costa.

Antes era muy frecuente que recorriesen el acantildado cientos y cientos de personas porque ofrecía, sobre todo con la marea baja, puntos de vista de los arcos y distintas zonas de la playa muy diferentes de los que se pueden ver desde abajo.

Aunque los cierres que se colocaron se pueden saltar sin ningún problema, y de hecho antes también había carteles que impedían el paso, ahora la gente los respeta más que en temporadas anteriores. Es algo importante porque en esa zona es casi imposible realizar una vigilancia continua porque son zonas apartadas de la entrada a la playa y hay que dar un paseo para llegar hasta ellas, algo que los vigilantes no podrían hacer nunca.

En la jornada de este jueves se fueron retiraron los montones de piedras apiladas que se habían formado en las últimas jornadas en el arenal. Esta práctica está totalmente prohibida porque se actúa cambiando el hábitat de muchas especies, entre otras cosas.

Comentarios