El castro de San Tirso quedará al aire libre tras la segunda excavación

El Concello de Xove tiene en fase de licitación los trabajos arqueológicos, que pretende llevar a cabo este año, al igual que la consolidación de los muros que quedan de la antigua ermita
Equipo de arqueólogos durante una excavación anterior del castro.
photo_camera Equipo de arqueólogos durante una excavación anterior del castro. CADO ARQUEOLOXÍA

El Concello de Xove llevará a cabo este año la segunda fase de la excavación del castro de San Tirso de Portocelo, que en esta ocasión dejará al descubierto las estructuras para poner en valor el yacimiento, situado en una zona de atractivo turístico, al borde del mar y de la ruta del Cantábrico. Además, consolidará las ruinas cercanas de la iglesia para conservar lo que queda de ella.

La primera fase de excavación se llevó a cabo entre septiembre y octubre de 2020 con el objetivo de "ver a importancia do xacemento", recuerda el alcalde, Demetrio Salgueiro, pues el enclave tuvo varias fases de ocupación a lo largo de la historia. La primitiva es un castro costero de la Edad del Hierro del que se conserva el recinto de forma triangular protegido por dos murallas y fosos defensivos, y también hay documentación y evidencias de que albergó un monasterio en la alta Edad Media.

En la primera cata de la excavación aparecieron cinco tumbas altomedievales y restos de la época más antigua, como dos husos para la fabricación de tejidos y una cuenta de collar de pasta vitria oculada de época prerromana, "o que fai ver que foi unha zona importante para o comercio", dice Salgueiro. En una segunda cata se vieron los restos de dos viviendas del castro, un molino de mano y fragmentos de cerámica.

"Agora vimos convinte facer unha segunda fase de excavación máis ampla na que poida quedar unha parte ao aire libre que xa se poida visitar, para que a xente poida contemplar a importancia arqueolóxica das ruínas de San Tirso", avanza el alcalde sobre esta segunda fase de excavación, que está en fase de licitación.

El regidor agradece al obispado la cesión de toda la zona, en la que también están las ruinas de la antigua capilla. "A nosa intención é conservar o que queda dela, sen facer nada novo, simplemente consolidar o que queda alí", apunta Salgueiro, quien recuerda que muchas piedras y materiales "foron expoliados, desapareceron hai moitos anos" y con esta actuación pretenden "evitar que iso siga sucedendo. Imos asentalo cunha empresa especializada e conservar para a memoria o que alí queda".

El círculo de Lavandeiras, en manos de la Xunta
La estructura circular de Lavandeiras es, con sus 80 metros de diámetro, casi única y la mayor de la Península. Apareció con las obras del corredor y está en zona de titularidad autonómica, pero el alcalde confía en que en un futuro se pueda excavar también para ser visitada. "Esperamos que no futuro se poida abrir e sexa visitable, pero a zona non é municipal", dice. Por otro lado la mámoa de Guilán, también excepcional al ser considerada la más grande de la comarca con un diámetro de 30 metros, está en terrenos privados pero se puede visitar.

Publicación
El Concello encargó a una empresa catalogar este patrimonio y recogerlo en una publicación que pronto verá la luz "para que veciños e a xente interesada na cultura poidan ver a importancia de Xove a nivel arqueolóxico".

Comentarios