Entre la carestía y la producción eléctrica

Atalaya Generación quiere dar el salto desde su éxito eólico y solar en Aragón a centrales hidráulicas como la de Xistral 

Pedro Machín Iturra.ATALAYA GENERACIÓN
photo_camera Pedro Machín Iturra.ATALAYA GENERACIÓN

A MARIÑA vive estos días la paradoja de unos precios eléctricos disparados que han obligado a parar su principal industria, Aluminio, y ya padecen otras muchas empresas, mientras se plantea un proyecto hidroeléctrico nunca visto en el mismo corazón de O Xistral que hace décadas atrajo el boom eólico dada su riqueza en viento. Más ocupación del territorio pero sin visos de abaratamiento energético para la población. Energía limpia inagotable, defienden empresas como Atalaya Generación con la fuerza del agua. Pero, ¿quién es esta firma aragonesa y qué dimensión real tendrá un plan ya contestado por los vecinos?

El proyecto que llegó al Ministerio de Transición Ecológica es mucho más que una de esas minihidráulicas de hasta 2 MW a pie de río que hoy apenas se destacan en el paisaje. La hidroeléctrica de almacenamiento Xistral pretende una potencia de 936 MW y, aunque sus ideólogos dicen no querer pasar el rodillo en plan multinacional, para hacernos una idea, una como Acciona tiene repartida su potencia total hidroeléctrica de 873 MW en 76 centrales. La de Ip, en Canfranc, es también reversible y permite bombear agua entre dos embalses del Alto Aragón para alimentar tres grupos de generación con 88,85 MW de potencia total. La obra y aprovechamiento de aguas de deshielo ha sido considerable y hay vídeos en internet.

LA POTENCIA ARAGONESA


El impulso de Atalaya Generación está en el viento (en su logo hay un aerogenerador) y cogió con éxito esa carrera de instalaciones renovables en las que también hay plantas fotovoltaicas, y que ha situado a Aragón en el podio eólico. A finales de 2020 esta comunidad tenía 4.284 MW eólicos instalados, solo por detrás de Castilla y León (6.268 MW) y superando a Castilla-La Mancha (3.878 MW) y Galicia (3851 MW). Lo que ocurre es que como en Galicia sopla más viento, aquí los gigavatios/hora producidos por los molinos superan holgadamente a los que rinden en Aragón, que se queda en el tercer lugar del Estado.

Los orígenes de Atalaya Generación Eólicas hay que buscarlos en el 2015 cuando se crea en el despacho de abogados de Gerardo Ladrón Jiménez e Ignacio Bernal Aznar, a través de la firma Inversiones Motovoltaicas. Pronto cesan como administradores y toman la batuta el ingeniero industrial Pedro Machín Iturria y Miguel Ángel Franc, ejecutivo más centrado en la parte financiera. Ambos son en Atalaya "emprendedores pioneros de las energías renovables desde los años 90" a través de sus respectivas sociedades: Desarrollos Loira 2 y Belia Energética, ambas con sede en Zaragoza. Esta tiene como administradora a Sozabyj, sociedad de cartera cuya apoderada es la abogada Beatriz Franc.

EL VIENTO


Según puede consultarse en distintos boletines mercantiles, la expansión de sus parques eólicos e instalaciones solares fotovoltaicas, a través de Atalaya ha sido notable. El número de sociedades limitadas en Zaragoza, Huesca y Teruel, supera las 50, con al menos trece parques. El propio Pedro Machín fue nombrad o e n 2018 presidente del Clúster de la Energía de Aragón , con el objetivo de convertir a la región en referente mundial del nuevo modelo energético. Y como consejero delegado de Atalaya Generación Eólica impulsa una cátedra conjunta con la Universidad de Zaragoza sobre Ingeniería Eléctrica. Varias de sus directivas en Atalaya han estado ligadas durante años a Vestas Eólica y, según informa en su web, Endesa, Red Eléctrica Española o Forestalia están en el pasado laboral del equipo.

EL AGUA Y LA ESTABILIDAD


El salto empresarial y técnico que ahora proyectan con las centrales hidroeléctricas reversibles y los sistema de acumulación de energía es enorme, de 400 MV construidos a 2.500 MW en desarrollo. El más importante se centra en la provincia de Álava con los proyectos Vitoria y Subijana- Morillas, de 13.56 u 1040 megavatios y que afectarían a seis municipios, además de a la capital alavesa. La inquietud ecologista y de diputados como López de Uralde (Unidas Podemos) por estas "macrocentrales de bombeo" no se ha hecho esperar, planteando dudas al Gobierno sobre la "presión" ambiental y la falta de iniciativa pública en este ámbito.

La turbinación de agua a voluntad para mantener estable el sistema eléctrico cuando no haya viento y sol, bombeándola hacia el embalse alto en momento de excedente, se ve ahora fundamental. Porque se apagan centrales térmicas o, en algunos países, también nucleares. Atalaya quiere hacer valer su "experiencia y saber hacer" en 25 años para sacar adelante inversiones de este tipo. Esta y otras empresas venden que combinar energías limpias es el futuro, aunque vecinos de Val do Ouro no creen que de O Xistral vaya a bajarles electricidad más barata. Tampoco la han traído los eólicos.

Atalaya ha visto lluvia abundante en A Mariña y la oportunidad de contratos con industrias como Alcoa si es capaz de montar una macrocentral. No es la única forma (eólica marina, aerogeneradores gigantes en la comarca) ni firma que lo estudia. Pero el recelo vecinal y de las pequeñas empresas crece al ver que la progresiva ocupación del territorio ni retiene el empleo industrial ni ofrece precios razonables y estables al resto de la actividad económica.

La plataforma contra la hidroeléctrica destaca su labor informativa y su defensa del territorio

La Plataforma de Veciños Afectados pola Macrocentral Hidroeléctrica Xistral emitió este sábado un comunicado, en respuesta a las últimas declaraciones de Atalaya Generación, en el que subraya su labor informativa sobre el proyecto que se pretende llevar a cabo y su defensa del territorio.

"A finalidade desta plataforma é a de informar aos cidadáns da magnitude deste anteproxecto e as súas consecuencias reais desde o punto de vista paisaxístico, patrimonial, medioambiental, económico, social, etnolóxico e cultural, así como axudar ás persoas afectadas na defensa dos seus dereitos", indican desde el colectivo y añaden que también persiguen "defender a nosa comarca, e particularmente O Valadouro e Alfoz, do espolio ao que se pretende someter". "Consideramos que é unha irresponsabilidade ignorar as enormes consecuencias negativas que este proxecto pode provocar sobre o noso territorio, as poboacións, a despoboación, a paisaxe, a biodiversidade, o patrimonio público, os recursos e sobre os ecosistemas dos que dependemos", añadieron.

Asimismo, defendieron que la información que están facilitando a los vecinos en las reuniones informativas que organizan, así como en el asesoramiento que están llevando a cabo por las parroquias para la presentación de alegaciones, la hacen en base al anteproyecto hecho público por la empresa. "A información que damos é a que temos por escrito, nada máis, os que están cambiando a información que lles están vendendo aos alcaldes son eles, que lles din outras cousas", subrayan desde la plataforma y destacan que "estanlles dicindo que tralas obras quedarán sobre dez postos de traballo para especialistas, pero non din que destrúen moitos máis".

Desde la plaforma subrayan que son un movimiento "apartidista, pluralista, inclusivo, equitativo e respetuoso coas opinións dos que forman parte da mesma" y que llegarán hasta el final para frenar un proyecto con el que no están de acuerdo. En este sentido, ya avanzaron que el próximo 13 de marzo está previsto que salga una ruta, que podrá hacerse a pie, a caballo o en bicicleta, a las nueve de la mañana, desde la ubicación del embalse inferior en Recaré hasta la localización del de Vilacampa.

Comentarios