miércoles. 13.11.2019 |
El tiempo
miércoles. 13.11.2019
El tiempo

Las caras amigas del hospital

María José Pérez y Geni Rodríguez, en el control de enfermería. JOSÉ MARÍA ÁLVEZ
María José Pérez y Geni Rodríguez, en el control de enfermería. JOSÉ MARÍA ÁLVEZ

PROFESIONALES ESPECIALES ▶ El trabajo del personal de enfermería supone una implicación emocional que hace que las personas que lo desempeñan tengan una personalidad especial en la que ellos mismos destacan la asertividad, la empatía y la paciencia.

LOS PROFESIONALES de la enfermería son la conexión entre los médicos y los pacientes y el personal sanitario que mantiene una relación más directa y cercana con los enfermos, por eso son ellos los que acaban estableciendo una relación con los pacientes que muchas veces va más allá de lo meramente asistencial. María Eugenia Rodríguez Barreiro, supervisora del área de Cirugía del Hospital Público da Mariña y María José Pérez Acevedo, supervisora de Traumatología describen un trabajo que tiene mucho de vocacional.

"A relación entre a enfermeira é o paciente é moi gratificante", reconoce Geni Rodríguez, "é unha das cousas que a min máis me gusta da profesión porque creas un vínculo con eles ao ter que prestarlles uns coidados que tamén dalgún xeito lles tes que transmitir para ensinarlles a afrontar unha situación". "Eles aprenden de nós e nós deles", asegura María José Pérez. Ambas reconocen que los pacientes ven al equipo de enfermería "más accesible" que a los facultativos por eso establecen con ellos "unha relación distinta, de máis confianza".

Una relación que, sobre todo, en los casos que implican estancias largas en el hospital se convierte en muy estrecha. "Coa xente que pasa con nós moito tempo acabas establecendo unha relación moi estreita que sobrepasa a estadía no hospital, porque unha vez que se van volven verte, fanche preguntas persoais e cólleslles moito cariño, porque nestes casos acabas pasando máis tempo con eles que coa túa propia familia", explican las enfermeras. Precisamente en este sentido, María José Pérez presentó un caso en unas jornadas de enfermería, en las que habló de la importancia de la implicación emocional de la relación enfermera-paciente en un proceso clínico complejo. "Neste caso estaba baseado nun paciente que estivo dende finais de agosto ata febreiro do ano seguinte e ao final toda a familia era como da casa, incluso celebraron aquí as vodas de ouro e parte das navidades", explican.

Esa implicación lleva emparejado el hecho de que muchas veces no sea fácil dejar el trabajo en el hospital. "Non é doado", reconoce Pérez, que añade que los servicios de Oncología y Medicina Interna suelen ser los que presentan los casos más complicados. "As cousas que vives aquí implican que che ten que gustar moito a profesión, porque eu tiven compañeiras que empezaron comigo a carreira e tiverona que deixar porque non soportaban vivir certas cousas", explica Rodríguez, "hai momentos alegres como pode ser un nacemento ou alguén que teña un bo pronóstico e esté contento, pero tamén hai casos que lles tes que dar a noticia de que ten unha enfermidade terminal e tes que vivir esas cousas sen que che cheguen a afectar e iso non é sinxelo".

Otras de las situaciones que viven estos profesionales es la carencia afectiva de muchos de los enfermos. "Temos moita xente que non se quere ir ou se vai chorando porque din que aquí están mellor", asegura María José Pérez, que reconoce que cuando esas personas llevan tiempo ingresadas "vívense moitos dramas, porque a ti tamén te conmove porque ao final ves moita xente maior que o único que quere é falar porque se sinte soa, hoxe vivimos a tanta velocidade que se perdeu a esencia das familias".

OTRO PAPEL. Ahora Geni Rodríguez y María José Pérez son supervisoras de planta, pero eso no quiere decir que dejaran de lado su papel asistencial. "O papel de xestión é moi distinto ao de enfermeira, pero non nos esquecemos do labor asistencial que para nós é primordial e facémolo sempre que podemos", asegura Pérez. En este sentido, Rodríguez puntualiza que el nuevo puesto le da "un prisma de visión distinto, pero sempre é unha loita polo paciente, polos compañeiros, polo teu posto de traballo e sempre intentando ser o máis xusto posible en todas as decisións que tomas, que ás veces gústanche máis ou menos pero o importante é que os doentes reciban unha boa asistencia e que os teus compañeiros estean contentos e formen un equipo coexionado para que funcionen ben as unidades".

Ahora están en proceso de adaptación a las nuevas instalaciones "que son moito mellores e pouco a pouco vámonos adaptando e os paciente están máis cómodos".

Protocolo
El Conecta 74 guía las altas hospitalarias
El hospital cuenta con un protocolo, el Conecta 74, para guiar las altas de los pacientes. Los enfermos reciben un parte de alta en el que se da toda la información necesaria y, a la vez, este informe también pasa al servicio de enfermería de Atención Primaria. "Pasados dous ou tres días dende que está na casa, chámanos para saber como están e si necesitan algunha cousa", explica María José Pérez.

Continuidad en los cuidados
Este protocolo permite que haya una conexión entre el hospital y la Atención Primaria para que haya una continuidad en los cuidados al paciente.

 

Las caras amigas del hospital
Comentarios