jueves. 24.09.2020 |
El tiempo
jueves. 24.09.2020
El tiempo

Los cámpings de A Mariña están a medio gas en pleno mes de agosto

Andrés López muestra el aspecto de A Nosa Casa medio vacío. JM PALEO
Andrés López muestra el aspecto de A Nosa Casa medio vacío. JM PALEO
La crisis sanitaria del Covid-19 ha provocado imágenes inesperadas, como los cámpings de A Mariña medio vacíos en los meses de verano

LA PANDEMIA se ha llevado por delante las esperanzas de los propietarios o arrendatarios de los cámpings mariñanos de tener un buen verano. Cuando las expectativas, dentro del contexto de la crisis sanitaria que se vive a nivel mundial, no eran malas, el confinamiento parcial del pasado mes de julio en la Costa de Lugo fue una cuchillada a la cuenta de resultados de estas empresas, que tienen en la época estival su particular época dorada.

No todos los cámpings de la zona están activos. Los dos que hay en el municipio de Foz, el San Rafael y el Rapadoira-Llas, no han abierto sus puertas. El resto, concentrados mayoritariamente en la zona de Ribadeo y Barreiros, sí han levantado las persianas de sus negocios, al igual que el de Viveiro.

Las especiales condiciones que se están viviendo este verano han provocado que la llegada de turistas extranjeros a la zona, muchos de ellos usuarios de los cámpings, se haya visto frenada. "Los extranjeros, con los que nosotros trabajamos mucho, apenas se ven", dice Celso Dourado desde el cámping A Gaivota de Barreiros. "Son todos nacionales al 99%", explica. "Ahora mismo hay una familia de extranjeros en el cámping", dice Andrés López, gerente de A Nosa Casa, también en Barreiros.

Apenas hay llegada de turistas extranjeros, frenados por la crisis sanitaria que se está viviendo a nivel mundial

La puntilla llegó a principios de julio, con el confinamiento parcial por el brote que tuvo su epicentro en Burela y que provocó que durante unos días no se pudiera acceder a la Costa de Lugo. "A finales de junio y principios de julio teníamos la misma gente que otros años, pero llegó el confinamiento y se paró todo", explica Alberto Menéndez, el propietario del cámping Ribadeo. "Fue un hachazo", concluye.

En la misma línea se manifiesta Celso Dourado. "Abrimos el 26 de junio y poco después llegó el confinamiento, que nos hizo polvo, porque se anuló todo", explica. "No solo influyó por los días que estuvo cerrada la comarca, sino por el miedo que generó. Hubo muchísima información sobre A Mariña y poco menos que parecíamos apestados", explica el propietario de A Gaivota. "Si en julio podían entrar 40 autocaravanas al día, este año entraba una y gracias", explica Andrés López.

El confinamiento del área sanitaria de A Mariña por el brote fue un hachazo y generó un miedo que aún hoy se deja notar

Dentro de los cámpings, lo que mejor está funcionando, por lo menos en algunos casos, son los bungalows. "En julio, con todo lo que pasó, costó tenerlos llenos, pero para agosto la previsión es de una ocupación casi del 100% en nuestro cámping", dice Alberto Menéndez desde Ribadeo. Aún así, la empresa acusa el golpe ya que "solo suponen un 10% de la facturación total", indica. "La demanda de bungalows está siendo alta", explica Belén Prado, dueña del Rinlo Costa Cámping. "Estas viviendas tienen baño y cocina propios y no tienen que compartir, y eso genera seguridad a los usuarios", argumenta.

La mayoría de los empresarios consultados no son muy optimistas respecto al mes de agosto. "Esperemos que haya un repunte durante este mes en comparación con julio. Pero la gente tiene miedo no solo al coronavirus, sino a la situación económica", explica Manuel Alberto Carril, director del cámping Benquerencia. "Hoy tenemos nueve autocaravanas y eso no me llega ni para cubrir gastos", explica Andrés López desde A Nosa Casa. Desde A Gaivota creen que el mes de agosto "dependerá también del tiempo, pero la realidad es que estamos sin previsiones; nuestro objetivo es estar abiertos, porque funcionamos pocos meses al año e ir día a día", explica Dourado.

Aunque no son muy optimistas, los trabajadores de los cámpings esperan que este mes haya un repunte de clientes

Los empresarios han tenido que ajustar las plantillas debido a la crisis sanitaria. En A Gaivota trabaja una persona menos que en 2019 al igual que en el Rinlo Costa cámping, mientras que en A Nosa Casa tienen los mismos trabajadores. En cambio, en el cámping de Benquerencia cuentan con cinco empleados menos que el año pasado "porque el confinamiento y las especiales circunstancias nos obligaron a recortar la plantilla", explica Carril. En el cámping de Ribadeo también tienen tres trabajadores menos que la campaña del 2019.



Ferrán Tomás: "Las instalaciones están más vacías que otros años"

Ferrán TomásFerrán Tomás viaja con su pareja, sus tres hijos y un perro. Salieron de Sitges, donde viven, y tras pasar por los Pirineos, Francia, el País Vasco y Asturias han llegado a la Costa de Lugo, más concretamente a A Nosa Casa, el cámping de Barreiros. "Es la primera vez que estamos por aquí; llegamos hace poco, dimos un paseo hasta As Catedrais y nos gustó mucho", apunta. "No nos hemos encontrado problemas; la mayoría de los cámpings estaban abiertos", explica Tomás, que afirma que la mayoría de sus amigos están haciendo un verano normal. "A lo mejor no hacen grandes viajes, de coger aviones, pero por dentro del Estado si que están viajando; nosotros venimos de Asturias y vemos mucha gente con familias", afirma. Lo que sí se están encontrando "son los cámpings más vacíos que otros años; nosotros casi siempre viajamos en septiembre, pero este año lo adelantamos y notamos poca gente", comenta. "Ahora vamos a descansar unos días aquí y luego volveremos", concluye.


Carlos Herrero: "Si cierran una zona nos damos la vuelta y listo"

Carlos Herrero"Teníamos pendiente un viaje por el norte de España y este año nos hemos animado", dice Carlos Herrero, que viene con su pareja desde Andorra. "No encontrábamos el momento de hacerlo, porque necesitábamos 15 días de vacaciones y no es fácil tenerlas, porque son muchos días", explica. "Dudamos si hacer el viaje en el sentido de que teníamos miedo a que nos confinaran en alguna provincia o comarca, pero por ahora va todo bien», explica. "No tenemos miedo, sí somos prudentes; si cierran una zona, nos damos la vuelta y listo", subraya.

"Venimos por todo el norte y los cámpings están muy vacíos, es algo generalizado", apunta. "De hecho no teníamos la seguridad que fuéramos a encontrar sitio y no hemos tenido ningún problema; los cámpings abiertos y poca gente", dice.

"Nosotros venimos de la montaña y el paisaje con el mar es espectacular; venimos bordeando toda la costa y esperamos llegar a Fisterra y Sanxenxo", concluye el viajero andorrano.


Isidro Rollo: "El cámping está ahora, como digo yo, en miseria"

Isidro RolloIsidro Rollo lleva más de 15 años viniendo de cámping a la Costa de Lugo. Lleva, junto a su mujer, desde principios de julio en A Nosa Casa. "El brote de A Mariña ya nos pilló aquí", especifica. "El cámping, como digo yo, está ahora en miseria; no hay nadie, somos cuatro personas", advierte. "Es una pena, porque todos los años había una convivencia buenísima de la gente de paso y de la de temporada y se echa en falta", subraya. "De esta zona me atrae el mar. Veraneé muchos años en Fuengirola y Torremolinos, también en Castilla, pero tanto a mi mujer como a mí el mar nos atrae y además estamos a un paso de casa", argumenta. "Aquí hay un montón de playas muy bonitas", dice, y apunta que "aquí estamos muy seguros, la limpieza es constante y se respetan mucho las medidas de seguridad". Rollo también afirma que "la playa de As Catedrais atrae a mucha gente a la comarca, sobre todo a viajeros en autocaravanas", concluye.

 


Isabel Gaitero: "Dudamos si venir o no, pero aquí estamos mucho mejor que en Madrid"

Isabel GaiteroLa madrileña Isabel Gaitero reconoce que se pensaron si venir este año al cámping de A Nosa Casa "pero estamos mejor aquí que en Madrid, hay menos gente y estamos pasando menos calor", asegura esta mujer que lleva una década veraneando en la zona.

Reconoce que la comarca "es cada vez más conocida. De hecho nosotros vinimos por una recomendación", explica. Lo único que este año no le gusta es que "las medidas en las playas este año no se están cumpliendo; no hay suficientes socorristas, apenas hay limpieza y por lo menos en esta playa que está junto al cámping hay mucha piedra", concluye.

 


Isabel del Arco: "Otros años en estas fechas todo esto estaría completamente lleno de gente"

Isabel del ArcoIsabel del Arco lleva 15 años veraneando en Barreiros. "Estamos aquí siempre toda la temporada. Este año vinimos un poco más tarde por el coronavirus", explica. "Al principio dudamos si venir, pero aquí estamos mejor que en Avilés; hay menos gente", afirma. "Otro agosto cualquiera esto estaría a tope de gente, pero las circunstancias este año son distintas", subraya. Del Arco afirma que lo que le gusta de esta zona "es el paisaje, que la playa está al lado, aunque es verdad que en cuanto al clima es una zona un poco conflictiva, porque tenemos al lado Mondoñedo y no siempre hace buen tiempo", afirma.


 

Excepción: "En Atalaia Camper Park estamos llenos y todas las autocaravanas alquiladas"

La excepción a la falta de ocupación en los campings es el Atalaia Camper Park, un área que está dirigida exclusivamente a las autocaravanas y que está situada en Foz, más concretamente en Forxán. «A nosotros nos está yendo fenomenal», explica Moncho García, su propietario, que tuvo que hacer malabares para poder atender la llamada de este medio ante la llegada de nuevos clientes. "Es verdad que cuando fue lo del confinamiento, en julio, se nos cayeron las reservas. Recuerdo que ese domingo salieron de aquí 36 autocaravanas, pero después de que se levantaran las restricciones empezó a ir a más y ahora estamos al cien por cien", comenta, y reconoce que ahora mismo "hay más demanda que oferta, no puedo acoger a todos los que me vienen". El Atalaia Camper Park cuenta con 42 plazas para autocaravanas. García cree que su negocio, un área privada para autocaravanas, es distinto a los campings. "Date cuenta que ellos tienen más restricciones ya no solo en las plazas, sino también en los restaurantes o en las cafeterías", afirma.

CON LA CASA A CUESTAS. Otro de los puntos fuertes con los que cuenta esta empresa es el alquiler de autocaravanas. "Es algo que está funcionando muy bien; nosotros, hasta septiembre, ya las tenemos todas alquiladas", explica el empresario. "Cuando vienen aquí les pregunto si es al primera vez y la mayoría es así. Es algo que está funcionando porque llevas la casa a cuestas, con tu cocina y tu baño, y no necesitas nada más", subraya.

Con respecto al tipo de cliente que ha venido hasta ahora al Atalaia Camper Park, reconoce que la mayoría es "turismo nacional, aunque hemos tenido algunos extranjeros, como italianos, franceses o ingleses", dice. "Pero sobre todo ha venido mucha gente del Sur, de Andalucía, también de Cataluña y del País Vasco", relata.

Los cámpings de A Mariña están a medio gas en pleno mes de agosto
Comentarios