El cambio de nombre del colegio de Celeiro depende del pleno

Por ahora los no adscritos son los únicos que avanzan su intención de apoyarlo "porque os nomes do réxime xa tiñan que ter desaparecido"

Colegio de Celeiro.JOSÉ Mª ÁLVEZ
photo_camera Colegio de Celeiro. JOSÉ Mª ÁLVEZ

VIVEIRO. La decisión del cambio de nombre del colegio Antonio Pedrosa Latas por el de Ceip de Celeiro para dar cumplimiento a la Ley de Memoria Histórica depende del pleno de la corporación municipal —la Consellería de Educación solo ratifica la propuesta del ente local— y de momento el grupo de los no adscritos es el único que se posiciona abiertamente a favor de apoyar esta iniciativa del claustro de profesores refrendada por la mayoría del consejo escolar. Los demás lo debatirán en las próximas semanas —el asunto no irá a pleno hasta diciembre— o esperan a conocer más a fondo la biografía de Pedrosa Latas para pronunciarse al ser una persona que tuvo cargos relevantes en el franquismo y que al mismo tiempo propició mejoras en Celeiro.

El portavoz de los no adscritos, Bernardo Fraga, natural de la localidad y alumno en su día del Pedrosa Latas, lo tiene claro: "A nosa posición é favorable ao cambio de denominación posto que penso que os nomes que teñen que ver coa época franquista teñen que tender a desaparecer ou, máis ben, deberían estar totalmente desaparecidos tanto dos rueiros como dos edificios de uso público" como es el caso del centro educativo. "Apoiamos totalmente a iniciativa do claustro de profesores e do consello escolar", añadió.

Fraga cree que, independientemente de las acciones que impulsara en favor de Celeiro Antonio Pedrosa Latas —como la construcción de los grupos de viviendas sociales para pescadores de O Chao y A Atalaia—, "todos estes nomes tiñan que quedar desaparecidos segundo rematou a dictadura".

El edil del gobierno local Jesús Fernández es el representante del Concello de Viveiro en el consejo escolar del colegio de Celeiro y fue el único que se abstuvo en la votación en la que se valoró la iniciativa del claustro de profesores en el mes de octubre. El concejal explica que no quiso entrar en el debate para no interferir en la decisión que vaya a tomar el equipo de gobierno sobre este asunto, sobre el que evita posicionarse.

DECISIÓN SIN TOMAR. La alcaldesa, María Loureiro, prefiere "no entrar en polémica" con este tema y respeta la propuesta del claustro, que valorarán de cara al siguiente pleno. "No sé lo que vamos a votar. De momento no lo hablamos ni debatimos ni con nuestro grupo ni con los demás portavoces. Vamos a mirar profundamente la biografía y sopesar también la valoración del pueblo, porque el colegio de Celeiro es un colegio muy arraigado en la localidad", dijo.

El portavoz del PP, Antonio Bouza, comenta "a título individual, como concelleiro e como mestre", que no tiene nada que objetar a la decisión que toma la comunidad educativa del centro. "O claustro ten unha autonomía que hai que respectar, que dá os pasos legais que considera oportunos, pero tamén entendo o aspecto sentimental no pobo de Celeiro. Este señor pertencía a un réxime, pero creo que fixo cousas boas por Celeiro", dice Bouza, quien comenta que "a Lei de Memoria Histórica mete todo no mesmo saco, o malo e o bo. Imaxino que non todo o mundo foi malo na época franquista e que o pobo de Celeiro lle terá cariño a Pedrosa Latas neste sentido".

El grupo popular todavía no decidió su posición para el pleno y Bouza reconoce que la propuesta resultó sorpresiva "non pola decisión en si", sino porque "no ámbito educativo non se comentaba nada deste asunto".

"Son Viveiro non ten a mínima dúbida sobre a Lei de Memoria Histórica", dice el edil de esta formación, Luis Manuel García Otero, quien sin embargo pidió tiempo para analizar la figura de Antonio Pedrosa Latas antes de posicionarse. Lo hablarán en la próxima asamblea del partido para adoptar una postura en la votación del pleno de diciembre.

El tema ha generado también debate ciudadano y tanto en la calle como en las redes sociales abundan los comentarios a favor y en contra de la decisión de la comunidad educativa de Celeiro.

Comentarios