lunes. 10.05.2021 |
El tiempo
lunes. 10.05.2021
El tiempo

JOSÉ ANTONIO ZAN

"Cada día que pasa sin llegar a un acuerdo nos tortura a nosotros y a la comarca"

JOSE ANTONIO ZAN , PRESIDENTE DEL COMITE DE TRABAJADORES DE ALCOA- FOTO JM ALVEZ
José Antonio Zan, presidente del Comité del Alcoa San Cibrao. JOSÉ Mª ÁLVEZ

Siempre con la voluntad de dar batalla hasta el final, el presidente del Comité de Alcoa traslada a los políticos la responsabilidad de cerrar este mes la venta de la fábrica de Aluminio y llevar la tranquilidad a cientos de familias

El próximo mes se cumple un año del fatídico anuncio del Ere en la fábrica de Aluminio de Alcoa en San Cibrao que afectaba a 524 empleados de la planta y colateralmente a otros 400 de empresas auxiliares. El comité que preside José Antonio Zan y los trabajadores tienen ahora los ojos puestos en la nueva negociación abierta con la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi) para la venta de la factoría, a la espera también de que se resuelva el recurso judicial de Alcoa por el despido colectivo.

¿Cómo van las cosas por la fábrica tras estos meses convulsos?

Lo más importante después de la lucha que mantuvimos es que seguimos abiertos y funcionando, entre comillas, con normalidad, si se puede trabajar con normalidad en esta situación, y salarialmente no hemos tenido todavía ningún problema más allá de que llevamos sin convenio año y pico. El mayor detrimento que tenemos es que no se están firmando contratos relevo porque la empresa no quiere y para nosotros el personal que lleva en algunos casos más de 40 años servidos en esta fábrica se ve perjudicado.

¿Retomaron la producción normal después de la huelga?

Se volvió a la producción de antes y estamos funcionando perfectamente, entendiendo que lo más importante sería volver a la normalidad, a hacer un rebrascaje de las cubas para tener la planta al 100% y poder arrancar cuanto antes las que están paradas, que ahora son 47 en total.

"Desde que dejamos la huelga la planta da fuertes ganancias, lo que esgrimía Alcoa  para el Ere era mentira"

Estos meses hubo algún cambio en los dos argumentos que esgrimía Alcoa para el Ere, el precio del aluminio y el de la energía.

Nosotros defendíamos que era algo coyuntural y que una subida del precio del aluminio y un precio de la luz como en el resto de Europa llegaría para ser competitivos. El aluminio es un metal fundamental para cualquier país ya que es el más utilizado por las industrias más importantes. Los precios han sufrido un importante incremento y parece que está bastante estabilizado por encima de los 2.200 dólares/tonelada.

El precio de la energía bajó pero el problema está sin resolver para estas empresas.

Es necesario un sistema energético estable y competitivo para las electrointensivas y el estatuto no es para ellas, es para empresas normales. En España los requerimientos para el estatuto son cincuenta veces más bajos que los que hay en Francia o Alemania para ser una empresa electrointensiva. El problema del estatuto es que en vez de ayudar a las empresas que lo necesitan de verdad ayuda a las que no lo necesitan tanto.

¿Se confirma el regreso a la senda de beneficios de la fábrica?

Los últimos meses la fábrica ha tenido fuertes ganancias gracias a la subida del precio del aluminio en el mercado, con lo cual queda demostrado que desde que suspendimos la huelga se gana dinero en España con el aluminio. Esto deja claro que lo que esgrimía Alcoa de que las pérdidas eran algo sistemático y no tenían solución era mentira.

Tuvieron una gran satisfacción con la sentencia que anuló el Ere, pero falta por resolver el recurso de Alcoa. ¿Confían en que les sea favorable?

La confianza nosotros la hemos puesto en los políticos, en los ministerios de Industria y Transición Ecológica y en la Xunta para que se hagan corresponsables tanto como los trabajadores y solucionen el problema en vez de seguir alargándolo, porque cada día tenemos más cerca esa sentencia del Supremo y los únicos responsables si esta fábrica ahora no se llega a vender y se ve abocada a una sentencia desfavorable van a ser los señores de los dos ministerios y de la Xunta.

Empieza a acercarse la fecha del 30 de abril, fijada para un acuerdo de venta de la fábrica de Aluminio a la Sepi. ¿Creen que será posible?

Sería un auténtico desastre llegar al 29 sin un acuerdo, vendría a decir que las dos administraciones han fallado. No es nuestra responsabilidad hacer su trabajo y no nos gustaría que el plazo se alargara, entendemos que cada día que pasa sin llegar a un acuerdo nos están torturando a nosotros y a toda la comarca, y eso es responsabilidad de quien no llegue al acuerdo.

Si se completa la intervención el siguiente paso será otra venta a un inversor interesado y GFG (Liberty) lo pintaba muy bien antes de sus problemas financieros.

Nosotros tenemos que estar al margen pero sí tenemos que tener claro que si hemos llegado al día de hoy es porque había una empresa que apostó por nosotros. Si Liberty no se hubiera ofrecido no tendríamos este proyecto industrial que nos daba salida. Como obreros vamos a requerir, lo primero, que cada euro que salga de la operación se invierta en la fábrica; lo segundo, que haya un plan industrial para poder seguir adelante y, lo tercero, que el Gobierno ponga el marco energético para que podamos tener una viabilidad a largo plazo.

"La plantilla se ha visto fuertemente impactada por el tema de Liberty y la falta de  avances en las negociaciones"

¿Qué saben de los problemas de financiación de Liberty?

Como cualquier otra multinacional, tiene miles de millones de deuda financiada a largo plazo. La parte del aluminio está más que saneada y el problema que tuvo fue con la financiación de un banco en las plantas de acero en Inglaterra, pero desconocemos el alcance real. Entendemos que después de diez meses optando Liberty a comprar la planta de Aluminio, alguien le habría hecho una indagación para ver si puede comprarla o no.

¿Se miran en el espejo de A Coruña y Avilés?

Por eso para nosotros es básico que sea la Sepi la que compre la fábrica y luego busque un comprador.

¿Cómo están los ánimos entre los trabajadores?

La plantilla se ha visto fuertemente impactada por las últimas noticias, sobre todo por el tema de Liberty y de la falta de avance en las negociaciones, pero creo que tenemos que ser conscientes de que no está en nuestra mano la solución del problema y que quien tiene que darla son los gobiernos. Yo mismo estoy preocupado porque prefiero ir a un proyecto industrial de una gran multinacional que ir a un proyecto de un fondo buitre, pero una vez pasemos a la Sepi será ella la responsable de a dónde nos dirijamos y hará su trabajo para que no vayamos a cualquier sitio.

Lo que pase en la fábrica también afecta a los trabajadores de las auxiliares, algunos en Erte. ¿Siguen de cerca sus preocupaciones?

Sí. De hecho acabamos de sacar un comunicado porque la soldadura del embarrado de las series la ha realizado una empresa, Reymogasa, y ha sido un auténtico éxito. Para nosotros es un orgullo compartir tanto el campo de batalla en las manifestaciones como el laboral con ellos porque todos los que trabajan en la fábrica son unos auténticos profesionales.

Han conseguido grandes movilizaciones, ¿creen que la gente al fin tomó conciencia de lo que supone la fábrica?

Lo más importante es que la ciudadanía se concienciara de lo que representan todos y cada uno de los puestos de trabajo de España, los de las conserveras, los conductores de camión, los supermercados... todos son fundamentales y no se puede permitir que sigamos perdiendo puestos de trabajo porque una multinacional quiera ganar más o menos dinero en su balance a nivel mundial. Los gobiernos deben pensar muy bien dónde meten los recursos para poder soportar a las empresas que realmente crean empleo y cada vez que se da una subvención se debe exigir el mantenimiento de los puestos de trabajo.


"Si hay un final feliz lo celebraría volviendo a trabajar con mis compañeros de turno"

Le cayó el ‘marrón’ del Ere y la amenaza de cierre al poco tiempo de estrenarse como presidente del comité de empresa. ¿Cómo gestionó la situación?

Cuando nos presentamos a estas elecciones para el comité ya sabíamos lo que había, éramos muy conscientes de lo que nos esperaba, pero tengo muy claro que como sindicalista y como persona estoy haciendo todo lo que puedo y pueden tener claro todos los trabajadores que estoy al 120 por ciento para sacar esto adelante, al igual que el resto de integrantes del comité.

Son tres agrupaciones sindicales las que lo conforman. ¿Hay unión entre ustedes?

Lo que buscamos todos es la solución y no queda otro camino que estar unidos. No son nuestros puestos de trabajo lo que está en juego, es toda una comarca y toda una provincia.

En los últimos meses han tenido más días de malas noticias que de satisfacciones. Particularmente, ¿le afecta la presión?

Todos estamos sometidos a una presión y a una tensión brutal pero creo que lo estoy llevando más que bien. No estoy preocupado por eso, me preocupa más solucionar el problema para que cuanto antes pueda salir la comarca de A Mariña adelante.

¿Cómo lo celebrará si finalmente sale todo bien?

Espero celebrarlo volviendo a trabajar con los compañeros de mi turno en el departamento de Fundición, que hace casi un año que no los veo por estar, digamos, un poco entretenido.


 

"Cada día que pasa sin llegar a un acuerdo nos tortura a nosotros y...
Comentarios