viernes. 14.08.2020 |
El tiempo
viernes. 14.08.2020
El tiempo

Un brote más allá de las fronteras

Vista de Ribadeo, con gente cruzando el Puente de los Santos. JOSÉ Mª ÁLVEZ
Vista de Ribadeo, con gente cruzando el Puente de los Santos. JOSÉ Mª ÁLVEZ
Los municipios del occidente asturiano miran con preocupación los casos de Covid-19 en A Mariña por sus repercusiones económicas y sociales también en su territorio

Los municipios del occidente asturiano miran con preocupación el rebrote de Covid-19 en A Mariña porque son dos comarcas con una relación muy estrecha. "Nos afecta directamente”, reconocen los alcaldes de Vegadeo, César Álvarez, y de Castropol, Francisco Javier Vinjoy, los dos que junto al alcalde de Ribadeo, Fernando Suárez Barcia, escenificaron la apertura de fronteras en el Puente de los Santos el pasado día 21

El regidor vegadense reconoce estar preocupado por la salud de la población y también por la económica "porque aquí todos estamos relacionados, incluso compartimos una unión de municipios con la zona oriental de A Mariña". En este sentido Álvarez asegura que a raíz del brote mariñano notaron que la gente en Vegadeo sale menos a la calle, además de dejar de recibir personas del lado gallego. Por ello, Álvarez no duda en enviar un mensaje de tranquilidad, "porque casos van a seguir apareciendo y lo más importante es solucionarlos lo antes posible para que no se conviertan en brotes". 

La situación en A Mariña llevó a Vegadeo a cancelar el mercado semanal de los sábados, que no se celebró ni este ni el pasado día 4. "Estamos trabajando junto a los municipios de Tapia y La Caridad en un protocolo que tendrá que aprobar Salud Pública del Principado, para poder abrir otra vez el próximo sábado", afirma Álvarez.

"Casos van a seguir apareciendo y lo más importante es solucionarlos lo antes posible para que no se conviertan en brotes", apunta el alcalde de Vegadeo

El alcalde de Castropol explica que la ría de Ribadeo, lejos de separar dos comunidades las une y que los lazos, sobre todo con Ribadeo, son desde familiares a laborales, comerciales y para el ocio. "Un ejemplo que puedo poner es que desde que se decretaron las medidas en A Mariña la aplicación que tenemos para controlar el aforo en las playas, registró menos afluencia de gente", explicó.

En el caso de Castropol, no se implementó ninguna medida a mayores, aunque estas se revisan constantemente siguiendo las directrices del Principado. "Esta es una situación con la que tenemos que convivir y el brote de A Mariña se puede dar en cualquier otro punto geográfico", aseguró Vinjoy, que apela a seguir las medidas marcadas por las autoridades sanitarias y reconoce que esperan "con ilusión que la relación entre los municipios asturianos y gallegos vuelva a ser fluida". 

La influencia del brote en A Mariña alcanza a Valdés, donde se suspendieron los mercadillos y se cerraron los albergues de peregrinos de Almuña y Cadavedo. El alcalde, Óscar Pérez, publicó un bando en el que explica que estas medidas buscan "preservar y garantizar la seguridad y la salud de los vecinos". Valdés también revisará, junto a las autoridades sanitarias y atendiendo a la evolución del rebrote de A Mariña, las autorizaciones de eventos festivos par el mes de agosto, como la sardinada o el reparto del bollo de San Timoteo.

Un brote más allá de las fronteras
Comentarios