El belén a tamaño natural de Viveiro abrirá con varias mejoras el día 5

La Asociación de Amigos do Casco Antigo trabaja desde hace unas semanas en su montaje y avanza cambios estructurales, dos talleres de oficios tradicionales más y siete nuevas figuras
Trabajos para el montaje del belén, en el entorno de la iglesia de Santa María.  JOSÉ Mª ÁLVEZ
photo_camera Trabajos para el montaje del belén, en el entorno de la iglesia de Santa María. JOSÉ Mª ÁLVEZ

El belén a tamaño natural Viveiro ante o Berce ya está en pleno montaje en el entorno de la iglesia de Santa María y dará este año "otro salto" en su constante mejora, según destaca Jesús Atadell desde la Asociación de Amigos do Casco Histórico, encargada de la instalación a iniciativa del Concello, que lo organiza con apoyo económico de la Diputación. Avanza muchos cambios estructurales, con más callejuelas, y dos talleres de oficios adicionales, además de nuevas figuras.

"Este año se ve más estructura de pueblo, hay otro esquema de belén", cuenta el máximo responsable del montaje, que prefiere no desvelar muchos detalles a la espera de que puedan ser vistos por el público en su inauguración, prevista para el día 5.

El belén ocupará el mismo espacio pero "no tiene mucho que ver con el del año pasado" y entre lo que conserva parecido está el nacimiento, que mantiene la ubicación. "Aunque a no todo el mundo le gusta ese montaje, a mí me parece un sitio muy recogido en el que aprovechamos mucho la fachada de la iglesia", comenta. La escena se mantiene en su lugar del año pasado pero "el acabado no es el mismo". Además, habrá siete nuevas figuras y se rehicieron los romanos que acompañan a Herodes, que "están nuevos totalmente".

"Cada año cuando desmontamos intentamos ver ya las posibilidades de cambio del año siguiente", relata Atadell sobre la implicación del colectivo en el belén, que conlleva un trabajo a lo largo de los meses en el que se vuelcan totalmente. "A pesar de llevar un montón de años, es un trabajo que hacemos con muchísima ilusión y se nota por las horas que echamos. Somos nosotros los que queremos superarlo, no hacer siempre lo mismo, y todos los cambios que hacemos son porque verdaderamente nos gusta, estamos todos implicados", relata. De hecho, cada vez intentan cuidar más los detalles y, por ejemplo, "los acabados que se hacían hace unos años no tienen nada que ver con los de ahora. Antes teníamos que meter un montón de verde o corteza para tapar defectos y ahora mismo vas por el belén y está todo impecable de acabado, todas las esquinas cuidadas y todo perfectamente amalgamado", explica.

La recompensa llega después con las miles de visitas que recibe este nacimiento, que se convirtió en el principal atractivo de Viveiro durante toda la campaña navideña, hasta después de Reyes.

Comentarios