Así se aprovechará el Ribadeo antiguo

El Peprich recientemente aprobado marca la pauta que regirá el futuro de las pocas bolsas de suelo del casco viejo ribadense
La mayor bolsa de suelo del casco antiguo ribadense, conocida popularmente como Trasdecerca. JOSÉ Mª ÁLVEZ
photo_camera La mayor bolsa de suelo del casco antiguo ribadense, conocida popularmente como Trasdacerca. JOSÉ Mª ÁLVEZ

La aprobación definitiva de un plan urbanístico específico para el casco antiguo de Ribadeo (conocido por el acrónimo de Peprich) hace que una amplia zona de Ribadeo pueda comenzar a desarrollarse planteándose de este modo nuevos usos a bolsas de suelo que ahora mismo se encuentran infrautilizadas por el paso de los años o por trabas administrativas que ahora podrán salvar con mucha más facilidad.

El Peprich fue elaborado por la empresa Alfonso Botana S.L. y en él se establece una ordenación detallada de todo su ámbito con una excepción, el sistema general portuario, que se trata de una amplia zona que tendrá que tener un plan propio redactado por Portos de Galicia. En el caso de cualquier otra bolsa de suelo, podrán desarrollarla los titulares de los terrenos afectados en cada caso con arreglo a las pautas que ya están allí recogidas.

Hay varias zonas especialmente interesantes, como la Rúa Muralla, donde el Peprich tiene objetivos claros: "A apertura para o uso público da horta do Cuartel Vello, e tamén a apertura dunha nova rúa que enlace coa rúa Camilo Barcia Trelles, completando a trama urbana con vivendas de tipo unifamiliar".

Esa es una de las ventajas del documento: la precisión para cada zona. Así, para el entorno de Cabanela e Ibáñez dice: "Prevese a disposición de novas vivendas unifamiliares acompañadas dunha certa arborización, ademais de respectar os peches de pedra tradicionais e situar os espazos libres próximos ao centro de día".

Una zona curiosa sobre la que se regula es el entorno de la Rolda do Cárcere, que es particular por ser bastante grande y muy céntrica, ya que está justo tras el edificio que ahora ocupa la Escuela de Música.

Para esa zona el Peprich dice: "Prevese dotar dun maior espazo libre, recuando os talleres actuais e transformándoos nun volume de vivenda que permita ocultar en parte as medianeiras existentes detrás. Estímase por tanto que nestes ámbitos poden ter cabida unhas 48 vivendas pero as cifras concretas de todas estas actuacións haberán de esperar polo plan especial que as desenvolva para poder verse materializadas".

OTROS ENTORNOS. Hay más zonas interesantes que además contemplan actuaciones importantes para los residentes, como la Rúa Nova, donde se prevé la construcción de viviendas paralelas a la misma "con fronte cara a un espazo libre e cun aparcadoiro que comunica a devandita zona coa área do concello, complementado co aparcadoiro soterrado previsto na Praza de España, e que servirán para dar cabida ao movemento diario de vehículos no ámbito".

En la particular zona de Fonte Cavada habrá una unidad de intervención "para mellorar as comunicacións co paseo marítimo e co camiño do Matadoiro, e permite un bloque de vivendas na súa cota inferior, cun volume similar aos xa existentes".

Rolda do Cárcere REDISIEÑO TOTAL

Se prevé hacer retroceder los talleres y crear un volumen de vivienda que permita ocultar en parte las medianeras existentes y aprovechar mejor una zona muy céntrica.

Fonte Cavada. MEJORAR SUS CONEXIONES

La unidad de intervención de Fonte Cavada trata de mejorar las comunicaciones con el paseo marítimo y con el camino de O Matadoiro. 

Rúa Nova. UN APARCAMIENTO

Se trata de un entorno en el que se plantea la construcción de viviendas paralelas a las actuales y también un aparcamiento que conecte con la Praza de España. 

Un amago de parón y once años para esta tramitación
La historia del Peprich de Ribadeo la inició a finales de los años 80 el gobierno de Eduardo Gutiérrez, que no consiguió tenerlo listo hasta el final del mandato que acababa en 1995 en el que perdieron la alcaldía. El equipo que formó el PP encabezado por José Carlos Rodríguez Andina adoptó una decisión radical al respecto del Peprich, al que solo le quedaba una última aprobación en pleno, que fue olvidarlo al entender que restringía demasiado la actividad en el casco antiguo.

Años de estancamiento
Con la llegada de un gobierno de coalición de PSOE y BNG en 2003 la tramitación del Peprich no experimentó grandes avances. Aunque se hicieron algunas cosas, no fue hasta 2010 que se retomó con fuerza la redacción de este documento que el actual alcalde, Fernando Suárez, calificó siempre de "moi complexo e delicado".

Tuvo que serlo porque tardó once años en conseguir sacarlo adelante. Él mismo reconoció la tardanza, pero destaca el impulso que dará al casco antiguo ribadense.

Comentarios