jueves. 17.10.2019 |
El tiempo
jueves. 17.10.2019
El tiempo

Armón bota en Burela la mayor lancha rápida de la Guardia Civil

El patrullero Río Arlanza de la Guardia Civil en Burela. D.V.
El patrullero Río Arlanza de la Guardia Civil en Burela. D.V.
La Río Arlanza será destinada a Algeciras para patrullar el Estrecho de Gibraltar y cuenta con maquinaria y propulsión innovadoras

El astillero Armón de Burela botó a última hora del miércoles la que pasa por ser la patrullera rápida de mayor eslora con la que contará el Servicio Marítimo de la Guardia Civil, y que tendrá como destino el puerto gaditano de Algeciras y la lucha contra el narcotráfico y la interceptación y auxilio a las pateras de inmigrantes en el Estrecho de Gibraltar. Medios de Tarifa y el sur gaditano consideran a la nueva embarcación, bautizada Río Arlanza en honor a un afluente del Pisuerga, como buque insignia de la Guardia Civil, dada su importante eslora de 35 metros, superior a la de las patrulleras Guardamar que Armón ha construido durante los últimos años en la Auxiliar Naval del Principado para Sasemar. De hecho, a alguna de estas embarcaciones de Salvamento Marítimo ya se las conoce coloquialmente en el Estrecho como los gallegos, habida cuenta de que también su dotación procede del norte.

Algunos detalles que han trascendido de la Río Arlanza destacan innovaciones como su sistema de propulsión híbrido diésel-eléctrico y durante estos días los operarios de Armón Burela y subcontratistas ponen a punto la habilitación y máquinas del buque, que cuenta con la curiosidad de una pequeña rampa a popa, con máquina viradora de la viguesa Ibercisa, con lo que tiene algún parecido a un arrastrero. Sin duda le permitirá izar embarcaciones o fardos con mucha facilidad, aunque también dispone de otro virador a proa por babor, de los habituales en pesqueros y patrulleras para cobrar aparejos.

El Río Arlanza, muy parecida a la Guardamar Concepción Arenal, no será sin embargo el mayor buque de la Guardia Civil, título que todavía ostenta el patrullero oceánico Río Segura, de 73 metros de eslora y 12 de manga, y que además posee helipuerto a popa. Este fue construido por Astilleros Gondán en Figueras (Castropol), que lo entregó al Servicio Marítimo de la Guardia Civil en diciembre del año 2010. Era el primer patrullero de altura adquirido nuevo —por más de 15 millones de euros— por la Guardia Civil, que hasta entonces había dependido para operaciones antidroga y con los cayucos de aguas saharianas de barcos de segunda mano como el alemán Río Tajo o el Río Miño, antiguo pesquero japonés reconvertido y también por encima de los 50 metros de eslora.

Tanto Gondán, que también ha construido para la Guardia Civil patrulleras rápidas que prestan servicio en Algeciras y Cádiz (las Rio Belelle y Río Ágeda de 20,5 metros de eslora) como Armón ya pusieron a flote eficaces lanchas rápidas construidas en el occidente asturiano como las Alusafe 1500 (la Río Tormes está en Algeciras) capaces de alcanzar los 36 nudos, o las Alusafe 2100, en directa competencia operativa en los servicio de Sasemar y la Guardia Civil con embarcaciones de Rodman, Aister o el astillero Bazán, que también fabricó patrulleros rápidos.

Mucha vigilancia pesquera
Casualidad o rutina del servicio, en la mañana de este jueves no solo destacaba la Río Arlanza en Burela. También otra lancha rápida de la Guardia Civil hizo su aparición por la dársena. Era la Río Pas M38 con base en Viveiro. En el otro lado del muelle, permanecía la lancha de Gardacostas Punta Promontorio.

Inspección y prospección
El miércoles también estaba a la vista de la costa uno de los patrulleros que habitualmente utilizan los inspectores comunitarios para su trabajo. "Lleva muchas semanas por aquí", decían los pescadores. Y un poco más alejado, navegaba el Ramón Margalef, oceanográfico del IEO.

Armón bota en Burela la mayor lancha rápida de la Guardia Civil
Comentarios