jueves. 24.09.2020 |
El tiempo
jueves. 24.09.2020
El tiempo

Los apicultores esperan que el verano aumente una producción escasa

José Luis García trabajando en sus colmenas. JOSE Mª ÁLVEZ (AMA)
José Luis García trabajando en sus colmenas. JOSE Mª ÁLVEZ (AMA)
La avispa velutina sigue siendo un gran problema para el rendimiento de las colmenas

Los apicultores de la comarca confían en un buen verano para mejorar la producción de este año, que a principios de la estación aún era "bastante baixa", en palabras de José Luis García, delegado en la zona de la Asociación Galega de Apicultores (Aga), quien ve en el tiempo de la primavera y la presencia de las velutina un hápdicap para la producción en la zona, aunque confía en que se mantenga el buen precio alcanzado el pasado año, a nueve euros el kilo.

García, que tiene una buena parte de sus colmenas en Mondoñedo, reconoce la preocupación por la presencia de las avispas velutinas, "que viñeron para quedarse e estano danando todo, pero non se ve moito interese por parte das administracións e ninguén se involucra para acabar con ela", cuenta, recordando "o importante que son as abellas para a polinización e para o medio ambiente en xeral". El daño de la especie invasora ha llevado a abandonar a varios apicultores, máxime al tratarse de una zona donde buena parte son pequeños productores. "Aquí, na Mariña, non hai case ninguén que se dedique profesionalmente a isto e a maioría ten entre cinco e quince colmeas un pouco por tradición e por axudar na economía familiar", lamenta. Algo que cree que es una pena, porque la miel que se produce en la comarca tiene una excelente calidad, como sucede con toda la que se produce en Galicia, "e da que houbo moita demanda aló polo mes de abril e maio tanto para Madrid, como para países, como Alemaña e Francia", lugares a los que se vende a través de la cooperativa vinculada a Aga.

Como en casi todo, la competencia de China es devastadora. "Dalí vén o 45% do que se consume", cuenta otro apicultor, quien lamenta que se termine envasando como miel producida en Europa cuando no tiene las mismas garantías. Por ello, animan a que se confíe en el productor local, que en su mayor parte vende directamente, pues ya cuenta con una clientela fija, aunque dependiendo de la producción pueden también hacerlo en mercados y ferias.

Hasta 4.000 kilos puede llegar a producir por temporada Moncho Méndez Díaz, que cuenta con unas 240 colmenas repartidas en varios concellos, como Lourenzá, Abadín, Alfoz y Mondoñedo. "Gústame porque o vin na casa de toda a vida, pois meu pai empezou con elas dende que tiña 16 anos e morreu con 91. Eu era quen as atendía xa dende hai uns anos, pero se non fora porque as había na casa igual non empezaba", cuenta esperanzado de que las colmenas situadas en la zonas más altas, donde la recogida es tras el verano, ayude a mejorar la recogida de las zonas más bajas, "aínda que se agarda unha colleita regular".

Más optimista se muestra Jorge Val, apicultor alfocense que cuenta con unas cuarenta colmenas. "Eu teño a confianza de que non sexa mala de todo, porque as colmeas teñen bastante mel", apunta, lo que beneficiaría la segunda recogida, aunque es consciente de que a la producción hay que sumar este año el impacto del Covid-19 y confía en poder arrancar un buen precio para un producto de calidad.

Los apicultores esperan que el verano aumente una producción escasa
Comentarios