Alcoa ve "incierto" el éxito de la venta y quiere renegociar con el comité

Afirma que planteará medidas para que la fábrica sea viable con independencia de si hay comprador. Advierte que si se acaban los fondos este año afrontará una situación de insolvencia
Mesa de seguimiento de Alcoa. EP
photo_camera Mesa de seguimiento de Alcoa. EP

El proceso de venta de la fábrica de San Cibrao iniciado por Alcoa tiene para la propia multinacional un éxito "incierto", argumento con el que planteará formalmente al comité una nueva modificación del acuerdo firmado. El objetivo, dice, es "buscar una solución de viabilidad a largo plazo" para la fábrica "independientemente de que la venta llegue o no a término".

En su comunicado a la plantilla Alcoa alude a "determinadas propuestas tanto en el ámbito de modificaciones del acuerdo como en el ámbito laboral" que presentará a los sindicatos "próximamente". Sin embargo de la reunión del jueves trascendió que sus planteamientos —que de inicio tienen el rechazo del comité— son dilatar el arranque de las cubas que tenía que estar completo en octubre de 2025, retrasar la inversión del horno de ánodos hasta 2026 "ligado a la viabilidad de la operación", utilizar el depósito de garantías de las inversiones para compensar pérdidas, transferir personal entre las plantas de Aluminio y Alúmina e impulsar un programa de bajas voluntarias.

Alcoa presentó en la reunión al comité y a las administraciones un análisis financiero a cinco años del complejo industrial de San Cibrao, con la previsión de "un flujo de caja negativo de más de 600 millones de dólares entre 2024 y 2026" y la previsión de retomar la senda de los beneficios a partir del ejercicio de 2027. 

Insiste en que "con el plan actual, Alcoa prevé que los fondos disponibles en el grupo español se agoten en la segunda mitad del año 2024 y, por tanto, el grupo podría tener que afrontar una situación de insolvencia". Es la primera vez la empresa alude a un escenario de este tipo, que podría desencadenar en una suspensión de pagos.

En cuanto al proceso de venta, Alcoa informó a los trabajadores del inicio del contacto con potenciales compradores "en un intento de encontrar soluciones a la situación" y dice que espera recibir propuestas no vinculantes el mes que viene. "En este contexto se evaluará próximamente con el Gobierno de España y la Xunta de Galicia la participación de ambas administraciones en dicha posible venta", plantea la multinacional, que en el proceso impulsado tras el Ere fallido exigía que quien comprase la fábrica en primer lugar fuese la Sepi (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales).

CC OO: "La solución tiene que venir por parte de los dos gobiernos"

El portavoz de CC.OO., José Antonio Zan —también presidente del comité— tilda de "descabelladas" las propuestas de la empresa para una renegociación del acuerdo, no se cree las previsiones económicas y denuncia mala praxis por parte de la aluminera. Tras la reunión del jueves, "una de las más duras que hemos tenido", reconoce, incide en que "la solución tiene que venir por parte de los gobiernos" con un control total de la venta y que la multinacional "debe poner hasta el último euro" para cumplir lo que tiene firmado.

"Alcoa ha presentado unos números que no nos creemos ninguno", dice Zan en alusión a las pérdidas previstas, "en las que no tiene sentido meter las inversiones". La del horno, insiste, es la piedra angular del acuerdo de viabilidad, "la garantía de trabajo para todas las empresas exteriores y la garantía de que vamos a tener fábrica en el futuro. El dinero lo tiene que poner Alcoa y ya tenía que haber empezado el horno el 7 de noviembre", recuerda.

"Alcoa es pasado. El nuevo Ceo tomó una decisión", dice Zan sobre la intención de la empresa de desprenderse de la fábrica. Apunta que en esta ocasión el comité no sabía nada sobre el proceso de venta y destaca que ahora "son el Gobierno y la Xunta los que tienen que controlarlo". También demanda implicación para constituir las mesas técnicas en las que abordar la ampliación de la balsa de lodos y la tramitación de los parques eólicos, sobre las que el jueves "se ha avanzado mucho".

CC.OO. considera que la empresa "no ha actuado de buena fe" en cuestiones como el trasvase de personal que plantea ahora entre Alúmina y Aluminio, que antes no se permitió, y denuncia el presunto desinterés de la compañía en la viabilidad de la fábrica, por ejemplo al afirmar que antes se tenía que refundir en Fundición el 30% de la producción de tochos y ahora con las nuevas mesas de colada pactadas en el acuerdo "el rechazo es del 0,5%".

El comité tendrá pleno el martes y más adelante convocará una asamblea de trabajadores. La postura de CC.OO. es no retomar las protestas: "Las balas hay que gastarlas cuando es necesario", dice Zan, aunque puntualiza que "CC. OO. sigue con la misma fuerza para solucionar el problema".

CIG: "A proposta de baixas é un Ere encuberto e usar cartos do fondo, unha estafa"

La sección sindical de la CIG rechaza de forma rotunda las propuestas de Alcoa para paliar pérdidas, como el programa de bajas incentivadas, que el sindicato considera que es "un fraude, pois é un Ere encuberto", o la posibilidad de echar mano del fondo de garantías de las inversiones, que a su juicio "ten un nome: estafa".

Según esta central, la venta de la fábrica debe realizarse a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi) y que esta busque un socio comercial. "Unha venda sen o papel protagonista como compradora da Sepi é suicida, máis cando Alcoa recoñece que o éxito do proceso é incerto", dice la CIG, que solo con la sociedad estatal ve garantías de "unha solución segura para a continuidade industrial e de tódolos postos de traballo, da principal e das auxiliares".

La sección de la CIG insiste en retomar las protestas, con el convencimiento de que "a mobilización dos traballadores é o camiño para acadar a solución", y este será uno de los puntos que trate en la asamblea que tiene convocada para el próximo lunes a las tres y cuarto de la tarde en la explanada de la entrada.

UGT: "Antes de vender la compañía tiene que cumplir todo lo pactado"

"No consideramos que estemos en un proceso de venta", trasladan desde la sección sindical de UGT, que defiende que para abrirlo antes "la empresa debe cumplir lo pactado con los trabajadores íntegramente en el acuerdo de viabilidad".

Llevar a cabo la inversión del horno y el rearranque completo son para este sindicato "la mayor y única garantía para el mantenimiento de todos los puestos de trabajo, propios y de auxiliares", y añade que una vez haya cumplido es cuando debería realizar una posible operación de venta junto a la Sepi y el Igape. "Pero esa operación se debe realizar con una fábrica de Aluminio operativa al 100% y con todas las inversiones realizadas", insisten.

En cuanto a la situación económica que plantea Alcoa, UGT la cuestiona pues dice que continúan "sin ver los datos que llevan a la compañía a volver a amenazar a los trabajadores con la falta de fondos para afrontar las operaciones más allá del segundo semestre del año".

Apuntan que en la reunión del jueves la multinacional "únicamente se limitó a proyectar una visión de pérdidas para los próximos tres años en torno a los 600 millones, con unas previsiones de precios de aluminio y materias primas de dudoso ajuste a la realidad".

Un aspecto positivo que traslada UGT de la reunión es que el representante del Ministerio de Transición informó que este mes se subastarían los nudos de conexión de los parques de Greenalia y que se está avanzando en las autorizaciones de construcción de los de Endesa.

Comentarios