miércoles. 13.11.2019 |
El tiempo
miércoles. 13.11.2019
El tiempo

Alcoa: un año para vender activos no principales y 5 para bajar la producción

Vista de la planta de Electrolisis, en Aluminio san Cibrao. JOSÉ Mª ÁLVEZ
Vista de la planta de Electrolisis, en Aluminio san Cibrao. JOSÉ Mª ÁLVEZ
Tras meses en pérdidas, San Cibrao espera medidas a corto plazo para la energía. El comercio mariñano envía cartas a Sánchez

Los malos resultados de la multinacional Alcoa en lo que va de año —con pérdidas de unos 742 millones de euros— y su anuncio de desinversiones y cierres ha elevado todavía más la alarma sobre la fábrica de San Cibrao, hoy entre las más eficientes del grupo pero enganchada a una energía cuyo precio la deja fuera del mercado global. La pregunta que se extendía el jueves por A Mariña sobre un próximo cierre, si entra en el plan de ajuste del grupo, parece no tener respuesta a corto plazo. San Cibrao corre menos peligro hoy que mañana, si el coste de la electricidad no encuentra salida similar a la que dieron Alemania y Francia, los otros dos países de la UE donde todavía resiste la producción de aluminio primario.

¿Qué hay de nuevo en España?

Básicamente que las pérdidas achacables al último trimestre corresponden a los costes extraordinarios (121 millones de euros) por la venta de sus plantas de Avilés y A Coruña, donde hay pocas trazas de arranque pero competirá en otro mercado distinto al del aluminio privado. En todo caso, el presidente y consejero delegado de Alcoa, Roy Harvey, considera un éxito haberse sacudido la "capacidad históricamente no competitiva" de ambas fábricas. Y la siguiente "revisión de la cartera de activos" buscará reducir costes en los próximos años y alcanzar una rentabilidad sostenible.

Plazos y cierres a la vista

De aquí a un año o año y medio Alcoa quiere deshacerse de activos no principales, actividades no relacionadas con su negocio principal de minería de la bauxita, refino de alúmina y aluminio primario. En principio, San Cibrao estaría a salvo y la tijera se aplicaría sobre activos de energía. Muchas empresas en pérdidas suelen acudir también a la venta de activos inmobiliarios. Alcoa quiere obtener plusvalías netas de entre 451 y 902 millones de euros. Pero a medio plazo pone en el ojo del huracán al aluminio y a la alúmina. De aquí a cinco años bajará su producción para recortar 1,5 millones de toneladas de aluminio y cuatro millones de toneladas de alúmina, para bajar costes y aumentar la rentabilidad de la empresa. Semejantes cifras superan con mucho la dimensión de la fábrica de San Cibrao y es claro que el ajuste es de alcance global. El aviso de desinversiones no apunta específicamente a la planta lucense. Alcoa España señala que "no se ha tomado decisión alguna al respecto" y en el futuro se revisarán en cada caso las oportunidades de negocio y la viabilidad, para acometer las "desinversiones". Todo apunta a que en el corto plazo no habrá grandes cambios en San Cibrao y Alcoa esperará a conocer las ayudas y medidas tras las elecciones.

Fortalezas y debilidades

Respecto a Aluminio San Cibrao, la más cuestionada, Alcoa reconoce que es una planta muy eficiente y competitiva y que el único factor negativo es el del coste energético: un 50% más alto que el de competidores alemanes y franceses. Sin compensaciones similares a las de estos en la tarifa eléctrica, la fábrica está condenada. Ello hará que este año San Cibrao termine con entre 50 y 60 millones de euros de pérdidas. Ahora mismo pierde entre 4 y 5 millones de euros al mes y, como se sabe, una fábrica de estas características no se apaga o enciende al momento.

Núñez Feijóo insiste en que la fábrica de San Cibrao corre el mayor riesgo de cierre de su historia

Los fantasmas del Ere y la balsa

El Ere es uno de los temores en el entorno de la fábrica, aunque por parte de la empresa no se prevén más acciones a corto plazo y son los políticos los que calientan el ambiente. Al hilo del anuncio de malos resultados de Alcoa, el propio presidente de la Xunta, Núñez Feijóo, volvió a insistir el jueves en que "hay riesgo de cierre de Alcoa en A Mariña" y se necesitan ya medidas como el estatuto de consumidor electrointensivo. En declaraciones a Efe, el presidente gallego reiteró que estamos ante la situación más comprometida en la historia de la fábrica de San Cibrao y cada minuto cuenta en una "situación de grande complexidade". En la comarca también se tiende a poner fecha de caducidad a la fábrica en función de la capacidad de la balsa de residuos conocidos como lodos rojos. La capacidad a día de hoy está asegurada (la fecha del 2023 se barajó en ocasiones) y se sabe que Alcoa y la Xunta trabajan en la autorización ambiental integrada, tramitación que pretende extender la vida útil de la planta de Alúmina. Se contemplan soluciones arquitectónicas para ello, a medida que sube el nivel, pero también otras relativas a su sellado seguro. Y están por aprobar.

¿Ha habido avances en Madrid?

Siguen los contactos sobre las medidas compensatorias para el coste de la electricidad pero no ha habido avances. Aunque altos cargos socialistas del Gobierno en funciones hablaron de un futuro "prometedor" para la fábrica, la visita a la misma de la ministra Reyes Maroto fue poco o nada fructífera. Al parecer, también se deseaba la presencia de Teresa Ribera, ministra de Transición Ecológica, en cuyo departamento se cuece el estatuto de industrias electrointensivas o la subasta de interrumpibilidad. No visitó San Cibrao pero, lo que más extraña aquí es que no haya dicho nada al respecto, tras manifestaciones como las de Xove o San Cibrao.

Cartas e Invitación a Sánchez

La preocupación se extiende y ayer la Federación de Comercio de A Mariña anunció que enviará 5.000 cartas al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el objetivo es que lleguen a Moncloa 80.000 misivas de clientes y vecinos reclamando soluciones a la energía de la fábrica, dijo José Carlos Paleo, presidente de la Fcam, que invita a Sánchez a visitar la comarca.

Alcoa: un año para vender activos no principales y 5 para bajar la...
Comentarios