lunes. 30.11.2020 |
El tiempo
lunes. 30.11.2020
El tiempo

Los afectados por el Ere de Alcoa reciben burofax desde el juzgado

Integrantes del comité de Alcoa, en una de sus últimas comparecencias. JOSÉ Mª ÁLVEZ (AEP)
Integrantes del comité de Alcoa, en una de sus últimas comparecencias. JOSÉ Mª ÁLVEZ (AEP)
Por ahora se identifica así a los 524 despedidos si se ejecutara el Ere que planteó la empresa

Los trabajadores afectados por el Ere planteado por Alcoa para la planta de Aluminio están recibiendo burofax del juzgado. Un trámite que debe acometer la autoridad judicial para identificar con nombre y apellidos a las personas que serían despedidas en caso de que no se retire el Expediente de Regulación de Empleo planteado por la multinacional y que afectaría a 524 personas.

Una medida, que incluía la hibernación de las cubas, pero que no puede llevarse a cabo de momento porque el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) impide la parada de las cubas al aceptar parte de las medidas cautelares presentadas por el comité de empresa, la Xunta y el Gobierno central.

Precisamente, la paralización es lo que el comité busca evitar a toda costa; de ahí la última llamada a los obreros para que extremen las precauciones en sus puestos de trabajo para evitar un contagio masivo por covid que podría dar excusas a la multinacional para parar la producción: "No podemos dejar caer las cubas, tienen que seguir funcionando para cuando venga el nuevo comprador o la Sepi nos intervenga", dice el presidente del comité, Jose Antonio Zan, a sus compañeros.

Un mensaje que llega después de la reunión con los jefes de las plantas para abordar las medidas a tomar con el fin de protegerse ante el covid y tras la que hay un llamamiento a extremar las precauciones. Piden a los trabajadores que reclamen si observan falta de material en algunos departamentos; material que incluye el uso de guantes para los ordenadores y mascarillas siempre en el lugar de trabajo, pero también la realización de pruebas serológicas a gente que se incorpora de bajas, nuevos contratos o personas que duden sobre su estado de salud.

Al margen de estas cuestiones, desde el comité se reclama la apertura del comedor que, según denuncian, lleva más de seis meses cerrado por una decisión unilateral de la dirección de la multinacional en San Cibrao y cuyo no funcionamiento creen que está causando trastornos al personal, por lo que piden que se reabra y que se pueda usar siempre con las medidas necesarias que marcan los protocolos anticovid.

Los afectados por el Ere de Alcoa reciben burofax desde el juzgado
Comentarios