Afa Viveiro busca fondos para ampliar la atención en un nuevo centro

La Asociación de Familiares de Enfermos de Alzhéimer, que tiene lista de espera, pidió una ayuda Next Generation para reubicarse en la antigua casa de Calvo Sotelo, que cede el Concello
Antigua casa de Calvo Sotelo, que el Concello cede a la asociación, aunque necesita obra interior. JOSÉ Mª ALVEZ
photo_camera Antigua casa de Calvo Sotelo, que el Concello cede a la asociación, aunque necesita obra interior. JOSÉ Mª ALVEZ

Los locales de los claustros de San Francisco se quedan pequeños e inoperativos para la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzhéimer (Afa) Viveiro, que busca financiación para lograr trasladarse al inmueble que le cede el Concello en la rúa Irmans Vilar Ponte, la antigua casa de Calvo Sotelo, que requiere una importante obra en su interior. La intención del colectivo, que tiene lista de espera, es centralizar allí la atención a los usuarios e incluso ofrecer más servicios, algo condicionado a lograr la financiación necesaria.

"Nós dependemos de subvencións para poder realizar este proxecto, pois o edificio por dentro está diáfano, é unha obra moi grande e estamos falando de moitos cartos que a asociación non ten", dice la psicóloga de la entidad, Ana Solloso, quien comenta que presentaron el proyecto a la convocatoria de los fondos Next Generation pero todavía no saben si será concedida. "Estamos pendentes da resolución, que debería saír en breve", dice, y "se non sae adiante, intentaremos buscar por outros lados, pero esta é unha boa oportunidade".

La intención de Afa Viveiro es "trasladar todos os servizos que estamos dando nos distintos locais de San Francisco e centralizalos nun mesmo edificio". Recuerda que el actual centro "é moi pequeno, ademais coas restriccións do covid reduciuse o aforo e por iso ten lista de espera –que es de seis personas–. Cun centro máis grande poderiamos atender a máis persoas e ofrecer máis servizos, con máis profesionais", apunta.

En la actualidad tienen 17 usuarios diarios, personas con alzhéimer u otras demencias a las que atienden en jornada de mañana y de tarde. Además llevan a cabo talleres de memoria y prevención, para los que también utilizan una de las aulas de la Uned, al no tener sitio en sus instalaciones. Son nueve personas las que acuden a estos talleres, tres días a la semana. Por otro lado, con el covid pasaron a prestar a domicilio el servicio de estimulación cognitiva y se desplaza un profesional para ofrecer una atención personalizada.

La asociación también realiza actividades formativas e iniciará el próximo año terapias de grupo para familiares, pues "tamén son afectados pola enfermidade". Estas terapias ya las realizan en O Vicedo, adonde se desplazan asimismo para impartir todos los lunes talleres de memoria y prevención a los que asisten doce personas.

Afa Viveiro cuenta con seis trabajadores, que se apoyan en personal voluntario, y el perfil de usuarios incluye una amplia franja de edad. "Cada vez temos persoas máis novas, dende 69 anos, que considero que son persoas novas para estar diagnosticadas, e ata 90 e pico", reseña Solloso.

Además de ceder la antigua casa de Calvo Sotelo, el Concello también bonificará la licencia de obra, un asunto que va al pleno del día 13 con la denominación de "declaración de especial interese ou utilidade municipal da obra de rehabilitación da vivenda sita en Irmáns Vilar Ponte 23 solicitada por Afa Viveiro".

Comentarios