jueves. 02.04.2020 |
El tiempo
jueves. 02.04.2020
El tiempo

A Mariña abierta al mar

A Mariña
A Mariña
Ribadeo, Foz, Burela y Viveiro buscan crear en sus fachadas marítimas lugares de ocio atractivos para vecinos y turistas

Abrir las localidades al mar. Esa es la premisa con la que se trabaja en los principales concellos de A Mariña, conscientes del atractivo que ganan, tanto de cara a los vecinos como para los turistas. En los últimos días salió a la luz el proyecto de la asociación de comerciantes de Ribadeo para revitalizar Porcillán y crear una zona de ocio en la que disfrutar a la orilla del mar, pero fueron y son más los proyectos que miran al mar. 

Una de las principales líneas de actuación de los socialistas cuando llegaron a la alcaldía de Burela en 2015 fue la de abrir la localidad al mar y hacer de la zona portuaria un espacio más de ocio. Así, se fueron aprovechando obras en marcha para avanzar en esta premisa. Por ejemplo, los trabajos del vial de acceso al puerto fueron acompañados de una mejora en el paseo de O Cantiño y se aprovechó para hacer un mirador a la altura de los restos del hipocausto romano hallado en la zona. En el paquete de obras para mejorar la imagen de la localidad, también se incluyó la mejora del parque de Suafonte, en el que incluso se acondicionó una fuente con haces de luz, como un mirador natural al puerto. Y estos días, está en obras la Rúa do Hórreo, que como reconoció el alcalde es uno de los puntos más significativos de la localidad y estando sobre el puerto, también en este punto se acondicionará un mirador. 

Y en el muro portuario, el concurso de arte mural Amarte está sirviendo para crear un museo al aire libre con pinturas vinculadas al mundo del mar y que desde hace unos meses cuenta con iluminación, lo que hace más agradable un paseo por la zona. 

Además, una de las aspiraciones que tiene el gobierno local es que Portos les cesa los terrenos y las casetas vacías en la Travesía do Porto, detrás del edificio de Capitanía, para crear un espacio público e incentivar a la iniciativa privada para ocupar las casetas con locales típicos marineros, como tabernas o puntos de venta de artesanía o conservas. 

Los comerciantes ribadenses apuestan por revitalizar Porcillán y el gobierno burelés por un nuevo espacio cerca del puerto

Algo similar es la propuesta para Porcillán, en Ribadeo. La asociación de comerciantes de la localidad aprobó hace solo una semana una iniciativa para tratar de impulsar el aprovechamiento de este entorno desde un punto de vista hostelero. Se basan para ello en una evidencia por comparación: que la práctica totalidad de los puertos deportivos, como el que hay en Porcillán y que es de largo el mayor de toda la comarca, suelen ser zona de atracción de visitantes. 

Desde el gobierno municipal el alcalde, Fernando Suárez, se pronunció al respecto apoyando la iniciativa desde el punto de vista de que él también considera que se trata de un foco de atracción que es necesario ampliar. Algo ya hay andado y en un entorno con un solo bar y restaurante ahora tiene varios restaurantes de alto nivel y hasta establecimientos hoteleros de gran nivel que aprovechan el tirón de las vistas que ofrecen. 

Junto a Porcillán se aprobó una iniciativa idéntica para Rinlo, la localidad ribadense también colgada del mar a la que se quiere dar un empujón. Suárez Barcia explica que aunque es complicado hacer intervenciones directas, llevan años impulsando y cofinanciando actuaciones de rehabilitación de viviendas además de las ayudas existentes de otras administraciones para la implantación de establecimientos comerciales en esa zona. 

En la villa ribadense también se cuida el casco histórico, un enclave que abre la villa la mar. 

El derribo de los últimos galpones del muelle viejo de Viveiro culminó el pasado verano tras 26 años de trámites y trabajos

"Es un día histórico para Viveiro, por fin queda abierto al mar". Con estas palabras se expresaba la alcaldesa vivariense, María Loureiro, el pasado mes de junio cuando se derribaban los últimos galpones del muelle viejo de la ciudad. Se culminaba así una aspiración que había empezado 26 años antes, con la petición de derribo para poder abrir la ciudad al mar. Las primeras seis naves desaparecían en 2005, en 2014 otras cuatro y el verano pasado las cuatro últimas. En este punto, el Concello también mejoró la acera hasta la rotonda de la estación de autobuses. La fachada marítima vivariense muestra así una imagen mucho más cuidada y bonita ofreciendo una moderna silueta de la ciudad. 

A esta nueva imagen de la zona más pegada a la ría también contribuye la remodelación de la Avenida de Cervantes, que incluye una ventana arqueológica que muestra los restos de la antigua muralla de la ciudad. Y no se puede hablar de fachada marítima sin citar los jardines Noriega Varela, un espacio muy utilizado por los vivarienses para pasear y disfrutar de distintas propuestas de ocio, sobre todo en verano. 

El terraceo en los locales de hostelería es la seña de identidad del entorno de A Rapadoira y la plaza Conde de Fontao en Foz

Si se habla de apertura al mar, Foz es un claro ejemplo de un pueblo que vive mirando al mar. Los locales de hostelería dan vida a la zona de playa urbana de A Rapadoira y a la plaza Conde de Fontao durante todo el año, aunque cuando más se mueve la vida sea en los meses de verano, cuando la localidad se convierte en un punto turístico de relevancia en la comarca y cuando incluso abren algunos locales que el resto del año permanecen cerrados. 

El terraceo es habitual en ambas zonas y también los dos puntos son espacios de referencia para el ocio. Así, las fiestas de la localidad, tanto las del Carmen como las de San Lorenzo y la Festa Normanda, tiene en los espacios pegados al mar su hábitat natural. También la cultura y el turismo tiene su espacio con el Cenima, un espacio que a menudo acoge exposiciones.
 

Rutas para descubrir el litoral 
El mar es uno de los principales recursos para el ocio en la comarca. Por ejemplo, tanto en Ribadeo como en Burela están en marcha rutas geológicas que permiten descubrir las particularidades de la costa de ambos municipios y que tienen mucho éxito entre vecinos y visitantes. En Burela, hay además la ruta de la lonja, que permite descubrir los secretos de la subasta de pescado. 

Paseos marítimos 
Los paseos marítimos son otros de los atractivos de las localidades del litoral. 

Camino natural 
Y precisamente los paseos marítimos forman parte del Camino Natural del Cantábrico, una ruta que une Ribadeo con O Vicedo y que permite disfrutar del mar.

A Mariña abierta al mar
Comentarios