108 años y haciendo sopas de letras

La barreirense Antonia Pernas, que ahora reside en Lourenzá, celebró con su familia un cumpleaños que la sitúa entre las más longevas de toda Galicia
La familia de Antonio Pernas, este sábado, acomañándola. JOSÉ Mª ALVEZ
photo_camera La familia de Antonio Pernas, este sábado, acomañándola. JOSÉ Mª ALVEZ

Cuando Antonia Pernas nació, en el municipio de Barreiros, acababa de comenzar la Gran Guerra, que luego iba a ser conocida como la I Guerra Mundial. De la Guerra Civil española y la II Guerra Mundial ya guarda recuerdos nítidos porque pese a los 108 años que cumplió el viernes pero que celebró este sábado con su familia, mantiene una excelente forma mental.

Antonia Pernas es la vecina más longeva de la comarca mariñana y probablemente también de toda la provincia. Se encuentra, de hecho, entre las más longevas de toda la comunidad y es que en su familia están asombrados, aunque solo en parte, porque comentan que ya tuvieron otros familiares que también portaban ese gen de la longevidad.

Tiene algunos problemas para moverse porque las piernas le comienzan a fallar. Es uno de los problemas que se le agravaron durante este año, aunque lo cierto es que por lo demás ella continúa con su vida en Lourenzá con una rutina que la lleva a mantenerse mentalmente activa con sus inseparables sopas de letras, un pasatiempo que le encanta y del que todavía no renuncia.

Ayer acudió a ver a su nieto a su casa de San Cosme de Barreiros, en la zona de Pozomouro. Él tiene algunos problemas de salud y por eso no quieren eludir este encuentro mientras sea posible. "Da gusto velos como se miran e como se queren", cuenta María Luisa Pernas, que organiza este encuentro "porque paga a pena ver esa emoción que nos contaxian ós demais". 

Dice María Luisa que a Antonia sí le falla el oído, pero que eso no impide que hagan de vez en cuando vídeollamadas para que vea a su nieto "e cando chamo o primeiro polo que pregunta antes de nada é por el, antes de preguntarme a min que tal estou. Quérense moitísimo".

Sin problemas de salud

Al margen de ello, Antonia Pernas transita por sus 108 ajena a problemas que acechan a buena parte de la población infinitamente más joven que ella: ni colesterol, ni azúcar ni triglicéridos ni nada por el estilo. Esto la lleva a que "come de todo sen problema" y no solo eso, conserva buen apetito.

Tal vez el secreto de llegar hasta esta edad se encuentre en otro rasgo de su personalidad, y es que su familia apunta que "sempre tivo bon carácter". 

Comentarios