viernes. 04.12.2020 |
El tiempo
viernes. 04.12.2020
El tiempo

Vilalba vive su primer día en la burbuja

Los vilalbeses optaron por mantener las distancias. VICTORIA RODRÍGUEZ
Los vilalbeses optaron por mantener las distancias. VICTORIA RODRÍGUEZ
La afluencia de gente se redujo en la primera jornada de restricciones y hay convocada una concentración de apoyo a la hostelería el 27

Grupos burbuja. La expresión se ha ido generalizando, igual que otras relacionadas con la pandemia. Y desde la madrugada del sábado, los 379,36 kilómetros cuadrados de Vilalba, el segundo municipio más grande de Galicia, se han convertido en una gran burbuja de la que sus poco más de 14.000 habitantes no pueden salir sin causa justificada. Ni el resto entrar, lo que en la capitalidad comarcal se va a notar, y mucho.

Los primeros efectos ya se percibían en la primera mañana en la que se aplicaban las restricciones fijadas por la Xunta. El tiempo soleado y la gente paseando por las calles principales podrían llamar a engaño, pero bastaba con prestar un poco de atención para detectar patrullas de la Guardia Civil y la Policía Local, ausencia de colas en esa administración de lotería que repartía un Gordo de Navidad en lo que hoy parece otra vida, vallas bajadas y carteles anunciando la concentración de afectados por las restricciones en la hostelería, convocada por la asociación de empresarios Sete Pontes para el día 27. A las 10.30 horas saldrán de Campo de Puente hacia la Praza da Constitución, donde permanecerán hasta las 13.30. Además, animan al resto de negocios a solidarizarse, sumarse y cerrar de 11.00 a 12.00.

Ver más: Los vecinos preveían las restricciones tras el aumento de positivos y entienden que era necesario actuar

"Hai preocupación na vila, porque hai negocios que ao mellor nin volven abrir", explicaba una vecina. Otro decía entender que se limiten contactos, pero no el cierre total: "Hoxe nótase en Vilalba, e eu noteino moito, porque son dos que lles gusta tomar o cafeíño e ler o periódico tranquilo".

Con el coronavirus, la delicada situación del asilo y lo que se puede o no hacer como eje de todas las conversaciones, incluso fuera de los límites municipales, los hosteleros vilalbeses afrontaban este sábado el primer día de su nueva normalidad, con la incertidumbre de no saber hasta cuándo durará.

La gran mayoría, simplemente, cerró, pero algunos se apuntaron al café o a los bocadillos para llevar, como la cafetería Luar: "Abrín para ir cubrindo gastos e por non estar na casa, para que non dea voltas a cabeza". "Servimos algún café para levar, aos dos comercios sobre todo, pero pouca cousa, a xente vén case por saudar, está todo moi parado e é moi triste ver así a vila", decían en la pastelería Dona Vaniri.

"Por non facer o que nos mandan, chegamos a isto", lamentaba un cliente que recogía su café en la churrería La Plaza, donde su responsable, pese a lamentarlas, decía entender las restricciones: "A hostelería ten que pechar porque a xente non é consciente do que hai. Vaise ao banco, ao supermercado e lévase máscara, pero no bar o primeiro que se fai é quitala", explicaba. Pese a bajar la afluencia de gente, los churros este sáabdo seguían teniendo demanda. ¿Y el churrasco? En el Típico abrieron para atender posibles encargos, aunque con dudas. "Imos probar coa comida para levar, pero se vemos que non compensa, pecharemos", decían, mientras cruzaban los dedos, igual que el resto de vilalbeses, y buscaban esa milagrosa aguja que permita explotar la burbuja.
 

Las normas | Cierre perimetral, aforos reducidos y actos limitados
Como en Lugo, Viveiro, Burela y Monforte, no se podrá ni entrar ni salir del municipio vilalbés sin causa justificada —trabajo, clases, consultas médicas o citas ineludibles— y las reuniones se limitan a convivientes.

Sin abrir
Cierra la hostelería y la restauración, que solo podrá servir para llevar. También centros de ocio infantil, multiocio, locales de juego y apuestas o piscinas, salvo competición, al 50% y con actividad individual.

Lugares de culto
Un tercio del aforo en misas y el 50% (máximo 25 personas) en ceremonias religiosas y civiles, sin celebraciones.

Cultura, ocio y deporte
Bibliotecas, centros cívicos o socioculturales, salas de exposiciones, archivos o museos, al 50%. En cines, teatros y auditorios o eventos y recintos deportivos podrán acceder 30 personas, si es interior, y 75, en el exterior. Público sentado.

Actividades
La práctica deportiva no federada debe ser individual o con convivientes, sin contacto. En las actividades socioculturales, un máximo de seis personas.

Vilalba vive su primer día en la burbuja
Comentarios