El veredicto del jurado popular aboca a Ana Sandamil a la pena máxima de prisión permanente

El tribunal considera probado que estranguló a su hija de 7 años con sus propias manos con el único objetivo de apartarla de su progenitor ▶ Estima que su trastorno mental solo afectaba "parcialmente" a sus capacidades, por lo que era consciente de lo que hacía cuando la mató

 

 

Ana Sandamil. VICTORIA RODRÍGUEZ
photo_camera Ana Sandamil. VICTORIA RODRÍGUEZ

Estranguló a su hija con sus propias manos, siendo consciente de lo que hacía y con el único objetivo de separarla de su progenitor. Este fue el veredicto emitido este martes por el jurado popular encargado de escribir el último capítulo del crimen de Muimenta, nueve ciudadanos anónimos que cargaron con dureza contra la acusada, Ana Sandamil Novo, y la declararon "culpable por unanimidad " del asesinato de su hija de 7 años, Desirée Leal.

El tribunal se decantó por la tesis de las acusaciones y descartó la muerte accidental, así como el hecho de que el trastorno psicológico de la acusada anulara o afectara de forma considerable a su comprensión de la realidad, anulando así cualquier posibilidad de ser considerada inimputable.

Tras oír el veredicto —duro y contundente—, las acusaciones mantuvieron su petición de prisión permanente revisable para Ana Sandamil, por lo que todo apunta a que la Audiencia Provincial de Lugo le impondrá la pena solicitada por éstas, ya que el letrado de la defensa pedía únicamente la libre absolución y no planteaba alternativas para el caso de ser considerada culpable. Concluidas las intervenciones de las partes, la magistrada presidenta del tribunal, Ana Rosa Pérez Quintana, le ofreció a la acusada la posibilidad de expresarse, una vez más, antes de abandonar la sala. "No lo considero correcto, que digan que lo hice yo consciente", se limitó a decir. Con estas palabras de la madre de Desirée —culpable ya de su asesinato— finalizaron seis días de exposiciones con las que el jurado popular tuvo que dirimir las 18 cuestiones que integraban el objeto del veredicto.

Ana Sandamil fue trasladada este miércoles desde la prisión de Bonxe, en la que permaneció durante los días del juicio, hasta Teixeiro, donde estuvo estos dos años. Se mantiene activo el protocolo antisuicidio.

La relación que mantuvieron los padres de la pequeña

Las dos primeras preguntas hacían referencia a la relación entre los progenitores. El jurado popular dio por probado que Ana Sandamil Novo mantuvo una relación sentimental con José Manuel Leal Riveira, fruto de la cual nació Desirée Leal Sandamil en el año 2011. La pareja puso fin a su relación en 2014 y se estableció un convenio regulador que atribuía la guarda y custodia a la madre —con la que la menor convivía en su domicilio de Muimenta— y fijaba un régimen de visitas a favor del padre.

Las causas y las circunstancias de la muerte de la menor

El objeto del veredicto ofrecía al jurado dos opciones con relación a la causa de la muerte. Por una parte, se planteaba que la niña falleció después de haber ingerido el líquido de una botella que su progenitora había preparado con antelación para tomarlo ella misma —con la intención de suicidarse—, por lo que la madre no habría tenido ninguna intervención en la muerte de la pequeña. Para considerar probado este hecho se requería un mínimo de cinco votos a favor, pero el jurado lo descartó por unanimidad.

Al no estimar acreditado que Desirée falleció por una intoxicación medicamentosa, la otra opción que se planteaba era que Ana Sandamil le suministró a la niña trazodona —un fármaco con efectos sedantes— y seguidamente la estranguló con sus propias manos, ejerciendo presión en su cuello y obstruyendo también sus vías respiratorias. Para asfixiar a la niña pudo haber utilizado, además de sus manos, alguno de los objetos que había en la habitación, como un cojín. El jurado consideró probado este hecho por unanimidad, así que tuvo claro que la causa de la muerte fue la "asfixia mecánica por compresión y oclusión de los orificios respiratorios". El tribunal popular estimó igualmente que la pequeña llegó a despertarse y a intentar defenderse, "sin posibilidades de éxito".

La preparación y la reacción de la acusada tras el crimen

En la vista oral se debatió además si la acusada había urdido un plan para poner fin a la vida de la pequeña Desirée y, una vez más, el jurado popular lo tuvo claro. Según considero probado por unanimidad, días antes de los hechos, Ana Sandamil indagó en internet sobre los medios con los cuales podía acabar con la vida de su hija, realizando búsquedas de un veneno llamado estricnina.

El tribunal concluyó también que, tras matar a su hija, la acusada entró en el dormitorio de su madre para comunicarle que Desirée había fallecido y posteriormente ingirió unas pastillas, "sabedora de que su ingesta no le provocaría su muerte". El objeto del veredicto planteaba si Ana Sandamil había planificado una coartada —"instantes posteriores a haber cometido el delito"— para contarle a los sanitarios y a los agentes de la Guardia Civil que acudieron a su domicilio. Sin embargo, en este punto, el tribunal estimó que el hecho no estaba probado, por cuatro votos a favor y cinco en contra.

Los motivos que llevaron a Ana Sandamil a matar a su hija

Otra de las cuestiones importantes para lograr encajar las piezas de este complicado puzzle eran los motivos que podrían haber llevado a la acusada a estrangular a su hija. El objeto del veredicto preguntaba al jurado si Ana Sandamil era conocedora de que su expareja y padre de su hija tenía la intención de modificar el acuerdo de medidas paternofiliales, bien ampliando el régimen de visitas, bien reformando la guarda y custodia para que fuese compartida, con el fin de que la niña y su padre pudiesen pasar más tiempo juntos. El tribunal popular consideró probado por unanimidad que Ana Sandamil conocía las intenciones de su expareja y concluyó además —por ocho a favor y uno en contra— que "esta fue la razón de que la acusada diese muerte a su hija".

Atenuación y agravación de su responsabilidad en los hechos

Que Ana Sandamil tenía diagnosticado un trastorno psicótico no especificado, o un trastorno de la personalidad de tipo mixto —que afectaba a sus facultades mentales y a su capacidad para comprender la realidad— era un hecho prácticamente indiscutible. Sin embargo, el objeto del veredicto planteaba al jurado cuatro opciones: si este trastorno "anulaba por completo" sus facultades, si las comprometía "de forma severa ", si las disminuía de forma "considerable o importante", o si solamente tenía una afectación "parcial". Confirmada la autoría, la respuesta a este dilema determinaría la condena para Ana Sandamil y el jurado popular resolvió la duda por 8 votos a favor y uno en contra: "Solo tenía una afectación parcial", es decir, sabía lo que hacía y aun así la mató.
 

Beneficios | Sin posibilidad de suspensión de pena ni de indulto
Las dos últimas cuestiones incluidas en el objeto del veredicto preguntaban al jurado popular su opinión sobre la solicitud al Gobierno de un posible indulto para Ana Sandamil Novo y sobre la aplicación del beneficio de la suspensión de condena. En ambos supuestos, los nueve miembros que integraban el tribunal mostraron su oposición a que la acusada goce de alguno de estos dos beneficios, una posibilidad que ya se planteaba remota.

Encargada de protegerla
El objeto de veredicto incluía una pregunta aparentemente obvia: Si Ana Sandamil, como madre de Desirée Leal, era la persona encargada de protegerla. El jurado popular lo consideró "hecho favorable " por unanimidad, dejando así patente la crueldad de este crimen y la diferencia de fuerza entre la posición de la progenitora y la de la víctima, una niña de siete años que dormía en su cama y que no tuvo posibilidad ninguna de defenderse ni de huir de su agresora, su propia madre.

Los otros condenados a PPR

Una veintena en 5 años Estos son los condenados a prisión permanente revisable (PPR) en España desde que se aprobó la ley en el año 2017:

David Oubel ▶ Fue el primero. Asesinó a sus dos hijas, de 4 y 9 años, con una sierra radial en Moraña (Pontevedra).

Daniel Montaño ▶ Condenado en 2018 por asesinar en Vitoria a la bebé de una mujer que había conocido recientemente.

Marcos Miras ▶ Ese mismo, año, la Audiencia de A Coruña condenó a este hombre por matar a su hijo de 11 años.

Patrick Nogueira ▶ Asesinó a sus dos tíos y a sus dos primos de 18 meses y tres años, en Pioz, provincia de Guadalajara.

Pablo Catalán ▶ Primera condena de 2019. Catalán violó varias veces y asesinó a una mujer en Castellar del Vallés (Barcelona).

Francisco Salvador ▶ Agredió hasta la muerte a su pareja en Huércal (Almería) Fue el primero por violencia de género.

Enrique Romay ▶ Dio muerte a una mujer cuando esta se opuso a mantener relaciones sexuales en Pilas, provincia de Sevilla.

Rafael García ▶ Acabó con la vida de su mujer, enferma de Menière (huesos de cristal), que no pudo defenderse, en Toledo.

Ana Julia Quezada ▶ Primera condena a una mujer. Mató al hijo de 8 años de su pareja en Níjar (Almería).

Roberto Hernández ▶ Condenado por violar y matar a la hija de su pareja, de 4, en Valladolid.

Mounir Ayad ▶ Asesinó de varias cuchilladas a su pareja y a hija de 11 años, en Alcobendas.

El Chicle ▶ José Enrique Abuín Grey mató a Diana Quer, de 18 años, en A Pobra do Caramiñal, en un mediático suceso.

Ada de la Torre ▶ Acabó con la vida de su hija de 9 años en Bilbao. Se trató de la segunda mujer condenada a esta pena.

Gonzalo S.C. ▶ En 2020, dio muerte a su tía de 60 años, que sufría una discapacidad, en Santa Cruz de Tenerife.

Rubén Mañó ▶ El TSJ de Valencia lo condenó a prisión permanente por violar y asesinar a una amiga de 15 años.

Iván Pardo Peña ▶ Este lucense residente en la localidad oscense de Sabiñánigo maltrató hasta la muerte a su sobrina de 8 años.

Ana María Baños ▶ Asfixió a su hijo de 7 años, en Almería, en un suceso similar al de Muimenta. Ella dijo no recordar nada.

Igor ‘El Ruso’ ▶ Norbert Feher fue condenado en 2021 por el triple asesinato de un ganadero y dos guardias civiles en Teruel.

Silvia Acebal ▶ Apuñaló hasta la muerte a su hijo recién nacido en Gijón. Lo confesó y dijo que estaba "arrepentida".

Juan López Ortiz ▶ Agredió sexualmente y asesinó a una niña de 13 años en Vilanova i la Geltrú (Barcelona).

Los Jiménez ▶ Juan Carlos Jiménez y Emilio Jiménez, padre e hijo, mataron a otro progenitor y a sus dos hijos en Navarra.

Francisco Martínez ▶ Sus padres y su hermano fueron las víctimas, en Alicante.

Alejandra Peregrino ▶ Acabó con la vida del hijo de acogida de su pareja sentimental, de 8 años.