jueves. 13.05.2021 |
El tiempo
jueves. 13.05.2021
El tiempo

La vecina de As Pontes Chus Pardo abre una ventana a la moda a través de Instagram

Chus Pardo, en el Banco dos Bicos de As Pontes. CRISTINA ARIAS
Chus Pardo, en el Banco dos Bicos de As Pontes. CRISTINA ARIAS
Natural de Valladolid y afincada en la localidad coruñesa desde hace nueve años, suma más de 16.000 seguidores en @un_toque_de_color, su cuenta en esta red social que no deja de crecer

Chus Pardo, natural de Medina de Rioseco, en Valladolid, y afincada en As Pontes, llegó a Instagram por casualidad, casi como al municipio pontés. Y si en uno ya se siente una vecina más después de nueve años, en el otro se mueve como pez en el agua, con más de 16.000 seguidores y una cuenta, @un_toque_de_color, que no deja de crecer. 

"Nos vinimos a As Pontes por cuestión de trabajo porque a mi marido lo trasladaron. Yo no lo conocía de nada", dice, mientras reconoce que ahora ya se siente una pontesa más. Ella, maestra por vocación, se trajo aquí sus ganas de estudiar y, como respiro, en abril de 2016, decidió abrir una cuenta en Instagram. 

"Siempre me ha gustado el tema de la moda y para mí Instagram fue mi forma de evadirme del mundo de las oposiciones", explica. Empezó viendo cuentas que le gustaban, de influencers y revistas... y se lanzó a publicar. 

"Las primeras publicaciones eran de la ropa que me iba a poner, al principio no salía yo, y animada por las seguidoras empecé a salir, primero con fotos en el espejo y luego profesionalizándolas más y haciéndolas en la calle, porque es la ropa que quiero mostrar, es una cuenta de ropa real, con cosas accesibles para todo el mundo", relata. 

Su audiencia principal son chicas de entre 20 y 40 años de España, Italia o México y colabora con algunas marcas como Birchbox, Estée Lauder o Alibebé

Asegura que no se siente influencer, pero sí se reconoce como instragramer, porque "es donde he crecido", dice. "Quiero que la gente aprenda su manera de combinar la ropa y que encuentre su estilo, no que tengan mi fondo de armario", afirma una joven que a sus 32 años compatibiliza las clases en un cole de Fene con su pasión por la moda.

"Cuando empecé no me imaginaba llegar a este número de seguidores. Era un hobby. Pero fue creciendo", dice. Desde que alcanzó los mil seguidores —su audiencia principal son chicas de entre 20 y 40 años de España, Italia o México— algunas marcas se empezaron a poner en contacto con ella. "Solo colaboro con las que me siento identificada o con productos que me gustan", asegura, y nombra Birchbox, Estée Lauder, Lalalab o Alibebé y Twistshake, desde que tuvo a su hijo. 

"Cuando ves que hay más seguidores te autoexiges más, pero intento seguir siendo yo misma. Lo más importante es que siempre haya una persona a la que ayudes. Hay mucho trabajo detrás pero es muy gratificante recibir los mensajes de la gente", dice, y reconoce que aunque su verdadera vocación es ser maestra le encantaría complementarlo con Instagram o cualquier trabajo relacionado con la moda. 

La vecina de As Pontes Chus Pardo abre una ventana a la moda a...
Comentarios