domingo. 07.06.2020 |
El tiempo
domingo. 07.06.2020
El tiempo

Universitarios mayores y en el rural a los que no frena ni una pandemia

Celia Rodríguez (arriba), alumna de Guitiriz, Tucho Calvo y Maruja Paz, ambos de Momán (Xermade).EP
Celia Rodríguez (arriba), alumna de Guitiriz, Tucho Calvo y Maruja Paz, ambos de Momán (Xermade).EP
Unos cien vecinos de Guitiriz y Xermade participan en las clases online de la Uned Sénior ▶ Reciben vídeos sobre medicina, gimnasia o historia y para mejorar en informática o música cristina

El estado de alarma y la crisis del coronavirus obligó a cerrar escuelas, institutos y universidades, por lo que la vida de estudiante pasó a depender, en la mayor parte de los casos, de las tecnologías. También para los alumnos de la Uned Sénior Terra Chá-Eume, que demostraron que ser mayores de 55 años y vivir en el rural no son ningún impedimento para dejar de estudiar. Por eso, su aprendizaje nunca paró.

"Queríamos que siguieran por mantenerlos ocupados y para que no perdieran el hilo, si no ya se sabe: no vas un día, no vas otro... y lo acabas dejando", dice el coordinador de la Uned Sénior Terra Chá-Eume, el párroco Luis Ángel Rodríguez Patiño, que inició este proyecto estudiantil en el rural a principios de 2008 con un pequeño grupo de alumnos y hoy ya casi perdió la cuenta de cuántos son y de dónde.

"En estos años se consiguió crear un ambiente en el que los mayores se dieran cuenta de que son actores de su propia vida, que son importantes", dice, mientras enumera las aulas activas que van desde Paderne, Irixoa, Monfero o Aranga a los concellos chairegos de Guitiriz y Xermade o los de Lousame, Brión, Boiro, Padrón, Porto do Son y Outes.

"En total hay unas 1.100 matrículas por asignaturas pero serán entre 600 y 700 alumnos", dice el coordinador de la Uned Sénior Terra Chá-Eume, que indica que en las aulas chairegas actualmente hay 97 mayores universitarios.

"Pese al estado de alarma, todos los días hay clase, con las asignaturas en las que está cada uno y con sus horarios, pero en vez de ser presenciales las hacemos a través de vídeos que mandan los propios profesores o colaboradores", dice Patiño, que coordina los contenidos con el departamento de medios de la propia Uned.

Durante estos días, en sus teléfonos, sus ordenadores o sus tablets, los alumnos de la Uned Sénior reciben vídeos sobre historia o nociones de música para mejorar sus conocimientos con los diferentes instrumentos.

Pero las clases también les sirven de parte práctica para afrontar el estado de alarma con recursos útiles. Así, las clases de gimnasia se enfocan en ejercicios que pueden hacer en casa y en las de medicina, con el geriatra Marcelino Mosquera, tratan temas como el coronavirus o la diabetes. En las de informática refuerzan conocimientos para utilizar el WhatsApp o cómo gestionar una videollamada, quizás más necesaria que nunca estos días.

"A través de colaboradores también tuvieron clases de fotografía, con Yolanda Purriños, o de poesía, con Martiño Maseda", dice Patiño, que nombra a otros como el periodista Ramón Loureiro o el fotógrafo Xurxo Lobato.

Universitarios mayores y en el rural a los que no frena ni una...
Comentarios