lunes. 03.08.2020 |
El tiempo
lunes. 03.08.2020
El tiempo

Las dos tonalidades de azul marcan el paso

Uno de los parones que se realizaron en Vilalba para llevar a cabo labores de desinfección en los colegios electorales. EP
Uno de los parones que se realizaron en Vilalba para llevar a cabo labores de desinfección en los colegios electorales. EP
El PP gana en once de doce municipios, el PSOE domina en Ribeira de Piquín y el BNG es la segunda fuerza en ocho

El color azul manda. Alberto Núñez Feijóo no tiene problema para mantener su sillón en lo que a los resultados de las comarcas de Terra Chá y de Meira se refiere, pues logra teñir con su tonalidad azul casi todo el mapa, con una única y simbólica excepción, Ribeira de Piquín, donde el PSOE es el más votado.

Los populares no son solo la fuerza con más papeletas, sino que sus porcentajes, pese a perder apoyos en la totalidad de los municipios, están cerca o superan el 50%, rondando el 70% en feudos como Abadín y Begonte.

El BNG ha logrado elevar a la segunda posición su azul claro en ocho de las doce clasificaciones de la zona, multiplicando su número de votos e incluso superando el 20% del respaldo popular en Guitiriz (24,66%), Muras (27,25%), A Pastoriza (23,81%) y Pol (20,45%).

Caso especialmente paradigmático es el de Vilalba, donde el BNG ha pasado de la desilusión que supone perder su representación en las municipales hace poco más de un año a convertirse en la segunda fuerza política, por delante del PSOE, y con casi el triple de votos que en las autonómicas de 2016 -sube de 443 a 1.286-. En la capital chairega, tanto el PP, que logra una cómoda mayoría absoluta, como el PSOE pierden votos, aunque mantienen prácticamente los mismo porcentajes de apoyos, 59% y 16%, respectivamente.

En Xermade, Meira y Pol, quizás por el tirón de sus respectivos gobiernos locales y pese a la subida generalizada también en ellos del BNG, el PSOE logra alzarse con la medalla de plata en la intención de voto.

Por su parte, Ribeira de Piquín se erige como un rara avis, convertido en un simbólico bastión socialista. Fueron a votar solo 333 personas -el 68,52% del censo-, de las que 153 apoyaron al PSOE.

Ribeira de Piquín es también el único de los doce municipios de la zona en el que sube el porcentaje de participación, aunque solo sea unas décimas, mientras que experimenta una caída en el resto. El máximo lo marcan Muras, con un 9,21% menos, y Pol, con un 7,5%, y el mínimo, Abadín, donde solo es del 0,16%.

En cuanto al resto de opciones electorales, Vox es la cuarta fuerza en todos los municipios excepto en Guitiriz, Muras y Pol, donde baja a la quinta posición, superado por la candidatura conjunta de Podemos, Esquerda Unida y Anova, que se queda muy lejos de las cifras de las mareas en 2016. El apoyo de verdes y morados es meramente testimonial. El máximo porcentaje de Vox es el 3% de Xermade, y el de Podemos, el 2,61% logrado en Guitiriz.

Ciudadanos se ha desplomado por completo, con apenas 40 votos, equiparado a otras opciones como Pacma, Equo o la Marea Galeguista, que en varios concellos los superan.

Las dos tonalidades de azul marcan el paso
Comentarios