Tiros a la adversidad

El tirador pontés Artemio Formoso nunca se rinde y lucha para la vuelta del compack adaptado a los mundiales
Artemio Formoso entrenando en el campo de tiro de As Pontes. D.CENDÁN
photo_camera Artemio Formoso entrenando en el campo de tiro de As Pontes. D.CENDÁN

Entre las grandes batallas que existen y siguen abiertas en el mundo del deporte, hay varias que empezaron ya hace tiempo a recoger frutos y a avanzar hacia su objetivo. Una de ellas es la destinada a la inclusión de los deportes paralímpicos en los grandes torneos de multitud de disciplinas, y su reconocimiento a todos los niveles.

Entre los avances más significativos están, como no podía ser de otra manera, los Juegos Paralímpicos. Pero hay mucha vida fuera de los deportes que recogen, y no siempre es fácil. En el tiro de recorrido y en el compack, lo que antes era una realidad, con categorías propias en el mundial, se ha convertido en un recuerdo, privando así a muchos deportistas de desempeñarse a nivel mundial.

El pontés Artemio Formoso, acostumbrado a superar adversidades y a no rendirse tras la perdida de su brazo izquierdo, es uno de los afectados, y no se quiere quedar sin hacer nada ante esta ausencia, que le tocó muy de cerca al ser el último campeón mundial antes de que se eliminara la modalidad.

"Lo primero que hice al salir del hospital tras perder el brazo fue venir a tirar, no me salieron los tiros y pensaba que nunca más iba a poder practicar este deporte", apunta el tirador, que con el paso de los meses se acababa dando cuenta de que "tiro mejor con un solo brazo que cuando tenía los dos, porque ahora uso mucho más la cabeza, y eso es indispensable para ser bueno", confiesa.

Ahora uso mucho más la cabeza, y eso es indispensable para ser bueno

Superando así la adversidad de contar solo con un brazo para disparar, Artemio empezó a participar en campeonatos y a obtener buenos resultados, teniendo a día de hoy un palmarés más que envidiable: 18 nacionales entre las disciplinas de compack y recorrido y uno de caza menor, el autonómico y el provincial todos los años que se presentó, y un mundial de Compak Sporting en Handisport —una modalidad de tiro en la que participan deportistas con discapacidades físicas—.

Un campeonato del mundo muy meritorio teniendo en cuenta que lo logró nueve meses después del accidente, en Córdoba, siendo novato en la competición con anécdota incluida: "Llegamos el día anterior y yo quería practicar y conocer el campo de tiro. Fuimos hacia él, vimos carteles del evento y todo, y cuando llegué y aparqué, salió una persona preguntando por mí", empieza a contar Artemio, que en ese instante no era consciente de "la categoría que tenía en ese momento" y que "estaban esperando por mí".

Aún llegando apurado y sin saber que iba a competir, se hizo con el primer puesto de su categoría y se proclamó campeón mundial. Pero el problema llegó al año siguiente, cuando volvía a Italia para revalidar su título y, tras una reunión allí mismo, "se canceló la categoría", para sorpresa de los presentes y del propio Artemio, que participó en la general, en la que además obtuvo un puesto meritorio.

Me dolió mucho porque iba a Italia con la ilusión de competir y de volver a ganar

Desde ese año, nunca más se volvió a disputar un mundial en la categoría de compack, algo que perjudicó a Artemio y a muchos otros competidores: "En el momento me dolió mucho porque iba a Italia con la ilusión de competir y de volver a ganar", explica, aclarando que también le afectó "a nivel de patrocinadores y de oportunidades, ya que el mundial es un muy buen escaparate".

Pero el tirador pontés no se rinde, y sigue con la esperanza de recuperar la categoría y poder disputar otro mundial antes de colgar la escopeta. "Hablé con personas reconocidas del deporte y hay esperanza, aunque las que se tienen que mover y reivindicar son las federaciones", indica, a la vez que afirma que "la española es de las pocas que sigue contando con la modalidad", con un campeonato de España que volvió a ganar este año en compack, quedando de segundo en la modalidad de tiro de recorrido tras un tenso desempate, lo que le daría una plaza para el mundial en caso de haberlo.

Diferenciación

Además de la vuelta del mundial de Compak Sporting en Handisport, Artemio también cree necesaria la diferenciación en subcategorías del tiro adaptado para igualar más los torneos y que los competidores estén en la máxima igualdad de condiciones posible.

"A día de hoy, en los campeonatos de tiro adaptado competimos todos contra todos sin tener en cuenta las características de cada participante y su dificultad a la hora de competir", explica el pontés, que a pesar de eso se sube a los podios y es de los mejores del panorama nacional.

"Lo ideal sería crear categorías con un médico que entendiera de tiro evaluando a cada persona, determinando así en donde compite cada uno", apunta Artemio.

Comentarios