jueves. 02.07.2020 |
El tiempo
jueves. 02.07.2020
El tiempo

"Un tercio de los pacientes fueron graves y más de 20 se recuperaron"

Ignacio Novo. EP
Ignacio Novo. EP
Internista en el hospital de Ribeira desde octubre, Ignacio Novo regresó hace mes y medio a Santiago para coordinar el centro integrado para usuarios de geriátricos con coronavirus, donde consiguieron una baja tasa de mortalidad con la máxima de estar "muy pendientes" de todos los ingresados

El médico vilalbés Ignacio Novo Veleiro se encarga de gestionar la parte asistencial en la residencia Porta do Camiño de Santiago, un centro integrado para acoger a personas mayores infectadas por coronavirus procedentes de geriátricos de la capital gallega y de las provincias de A Coruña y Lugo.

¿Cómo surgió su incorporación a este proyecto?
A finales de marzo empezaron a aparecer la mayoría de casos en las residencias de mayores y la Xunta anunció el plan para habilitar residencias medicalizadas en la zona norte, que fue Porta do Camiño, y en la sur, Baños de Molgas en Ourense. Lo que menos pensé al ver la noticia era que me iba a tocar a mí. Me llamaron el 25 por la mañana y por la tarde me fui para allá y estaban sacando a los usuarios para llevarlos a un hotel. En apenas 48 horas, hasta el día 27, el gerente y yo,como gestor de la parte asistencial, nos dedicamos a cambiar muebles de sitio, montar camas o supervisar la instalación del sistema de oxígeno.

Todo a contrarreloj.
Se preveía una hecatombe, que iba a ser tremendo al empezar a haber casos en las residencias, porque los hospitales ya estaban bastante llenos y en los centros de mayores no daban abasto. Fue una medida novedosa y había prisa para atender a todos desde el minuto uno.

¿De qué se ocupaba?
Además de ver a pacientes, hice de intermediario con la dirección del hospital de Santiago, las residencias y las familias, así como supervisar que todo funcionara, como el circuito de residuos o la lavandería, con protocolos estrictos de higiene. También tuve que dar muchas charlas de medicina preventiva y hubo mucha labor de formación para gente que no trabajaba en hospitales antes.

La primera semana no hubo demasiado movimiento. A partir del 2-3 de abril tuvimos incremento de casos y el primer fin de semana de abril hubo 30 ingresos prácticamente seguidos

¿Cómo se organizaba el trabajo?
En este mes y medio hubo unas 120 personas trabajando, tres de ellas médicos, y funcionamos como una planta de hospitalización, pero sin el mismo material y medios tecnológicos. Por ello, nos centramos mucho en la clínica básica y el trato con personas. Estábamos muy pendientes de los pacientes, viéndolos varias veces al día para tratar de forma precoz posibles problemas y respuestas inflamatorias por el Covid-19. Otra parte muy importante fue el contacto con las familias, que no hubiera malentendidos y que tuvieran información diaria y constante. Este fue un trabajo interesante, pero complicado, porque rebajar la angustia de familiares teniendo contacto solo por teléfono es más difícil que en persona.

¿Cómo fue la situación a nivel sanitario en todo este tiempo?
La primera semana no hubo demasiado movimiento. A partir del 2-3 de abril tuvimos incremento de casos y el primer fin de semana de abril hubo 30 ingresos prácticamente seguidos. En la segunda semana de ese mes fue el pico de casos, con 75 pacientes cuando la capacidad es para 84. A partir de ahí dejó de haber tantos casos. En total hubo 84 pacientes y once fallecidos, que es mucho menos de lo que se esperaba teniendo en cuenta que la mayoría de los ingresos fueron de gente mayor de 80 años, en la que estudios cifran en un 30% la tasa mortalidad por coronavirus, y aquí no llegó a un 13%. ¿La razón? Confío en que fue porque estuvimos muy encima de los pacientes. La semana pasada no hubo ingresos y se dieron muchas altas. Actualmente hay 18 pacientes, 14 son positivos y cuatro con PCR negativa, que esperamos se puedan ir en los próximos días a sus residencias de origen.

¿Hubo muchos casos graves?
Estamos haciendo un registro con esos datos y la estimación es que un tercio de ellos fueron leves o con pocos síntomas, otro tercio con síntomas moderados y otro más, pacientes graves o que fallecieron. En este grupo, 20 o más se recuperaron, con edades muy avanzadas, entre 80 y 90 años, tras aguantar muchos días muy mal y recuperar después muy poco a poco. El tiempo de recuperación con el coronavirus es mucho mayor que en otras afecciones como una neumonía común.

Creo que nadie tiene prisa por tomar decisiones y que se está a la espera de ver qué pasa con el inicio del desconfinamiento

¿Cuál será el futuro de este centro integrado?
Creo que nadie tiene prisa por tomar decisiones y que se está a la espera de ver qué pasa con el inicio del desconfinamiento. Llevamos un par de semanas sin nuevos positivos en las residencias, así que es probable que en otras dos se tome alguna decisión.

¿Cómo valora esta medida que puso en marcha la Xunta?
Creo que fue una decisión acertada. Probablemente podía haberse extendido más, a otros centros o residencias, dándoles más medios. En otras comunidades se optó por llevar a médicos de hospital a las residencias, pero si no se lleva material, sistemas informáticos o circuito de oxígeno la medida se queda corta. Creo que lo que se hizo en Porta do Camiño es mejor, de hecho, contactaron con nosotros de otros lugares para que contáramos la experiencia. Personalmente apostaría por repetirla e incluso ampliarla si fuera necesario, aunque espero que no haga falta en un futuro.

"Un tercio de los pacientes fueron graves y más de 20 se recuperaron"
Comentarios