La tercera edila del BNG pontés justifica su dimisión por desavenencias internas

Silvia Pardo llevaba casi siete años en la corporación. Deja su acta con "dor" pero continuará vinculada al partido
Silvia Pardo, en su despedida. M.M.
photo_camera Silvia Pardo, en su despedida. M.M.

Silvia Pardo escenificó el miércoles con su renuncia en el pleno ordinario la ruptura definitiva del actual BNG de As Pontes -hace escasas dos semanas dimitían de manera sorpresiva los otros dos ediles, Francisco da Silva, que llevaba tres décadas en el Concello, y Raimundo Carballo-, un adiós que justificó por desavenencias en el seno del partido.

"A miña renuncia como concelleira non é por vontade propia. As discrepancias con algúns membros do BNG das Pontes, reflectidas na miña votación, entre outras, do plan estratéxico, motivaron a miña petición de dimisión", explicó, recalcando que su marcha "doe" porque ocurre por una falta de entendimiento interno "e non como estratexia política en favor dos intereses do pobo das Pontes".

Pardo, que se postulaba como el relevo natural de Francisco da Silva y que ejerció de portavoz municipal del BNG de As Pontes durante algún tiempo en esta legislatura -fue también apartada de este cometido-, llevaba casi siete años en la corporación municipal, un tiempo, explicó, en el que trabajó "dende a coherencia, transversalidade feminista e o profundo convencemento da necesidade dunha mudanza socioeconómica na nosa vila".

"Confío en que as feridas van curar e o execicio da libre discrepancia do que fago hoxe uso non fai máis que reposicionarme leal ao proxecto do BNG" abundó, confirmando que deja el acta de concejala, pero seguirá ligada al partido como miembro del Consello Nacional.

El BNG pontés tendrá que afrontar una profunda reestructuración, un proceso abierto que dirimirá la asamblea local

Durante su despedida quiso agradecer la confianza depositada por los vecinos que votaron estos años al BNG "e que confío que o sigan a facer", dijo, así como a todas aquellas personas que "tivestes palabras de apoio para min nos últimos días" y "ás miñas compañeiras do partido, de quen sempre recibín bos consellos".

"Obrigada tamén ás traballadoras do Concello e as membras da corporación municipal por estes sete anos de debate", añadió, asegurando que "isto non é unha despedida, é un ata pronto!". "E a quen veña detrás, que desbroce e sache, que falta fai", concluyó.

El teniente de alcalde, Antonio Alonso, agradeció la labor realizada por Pardo durante estos años, y reflexionó sobre una legislatura que calificó de "atípica" por las múltiples renuncias.

"Para que o mecanismo da democracia funcione ten que haber un equipo de goberno, pero tamén unha oposición que faga un labor de fiscalización e de detección de erros. E isto é o que desexo para un futuro. Que se xestione e se corrixa, e todos traballemos en beneficio dos veciños", manifestó.

Con la renuncia de Silvia Pardo, el BNG pontés tendrá que hacer frente a una profunda reestructuración, un proceso que se mantiene abierto y que tendrá que dirimirse dentro de la asamblea local.

OTROS ASUNTOS. En el pleno ordinario de As Pontes celebrado este miércoles, y que duró algo menos de una hora, se aprobó también, con los votos favorables del PSOE y el PP y la abstención del BNG, un expediente extrajudicial de crédito por valor de 35.424 euros. Con él se abonará el pago de suministros, informes de diferentes servicios municipales, publicidad institucional, memorias técnicas o asistencia jurídica.