sábado. 26.09.2020 |
El tiempo
sábado. 26.09.2020
El tiempo

Un rayo mata ocho vacas en Abadín

Las vacas que mató un rayo en Abadín. EP
Las vacas que mató un rayo en Abadín. EP
"É a primeira vez que a nós nos pasa isto, dá moita impresión ver algo así", indica la propietaria de las reses

Un rayo mató en la tarde de este viernes ocho vacas en Montouto (Abadín) que se encontraban en torno a un pequeño regato que pudo atraer la descarga eléctrica.

Según la propietaria de los animales, el hallazgo se produjo alrededor de las 18.00 horas, cuando acudieron al lugar para comprobar su estado tras pasar la tormenta. Las vacas estaban en un grupo de 25 reses de raza rubia gallega, muchas de las cuales están preñadas y próximas al parto, incluidas las que acabaron fulminadas. Es por eso que los daños son "bastante elevados", aunque los dueños no los habían evaluado.

Es pronto para saber si el resto del ganado se pudo ver afectado por el impacto del rayo, apreciable a simple vista sobre el terreno. "Vímolas todas de pé, non sabemos canto se asustaron", afirmó la mujer, vecina del barrio de A Arca, quien se mostró preocupada por si la impresión que les causó a las supervivientes provoca que las que están preñadas pierdan su cría.

Las reses formaban parte de "unha gandería que vive disto" y se hallaban en un pastizal con una pronunciada pendiente que pertenece a la comunidad de montes de Montouto, por lo que tardarán días en poder retirarlas. "Para que veña o camión da recollida teñen que estar nun sitio de fácil acceso, así que temos que sacalas primeiro para alí", indicó la propietaria.

El perímetro en el que yacen las vacas fallecidas, de unos 30 metros de radio, fue cerrado por los dueños de la ganadería con un pastor eléctrico para evitar que otros animales dañen los cuerpos. "É a primeira vez que a nós nos pasa isto, dá moita impresión ver algo así, pero sería aínda peor se afectara a algunha persoa", concluyó la mujer.

Hace cuatro años, otros trece animales, entre vacas, terneros y un toro, perecieron por acción de un rayo en la parroquia de Labrada, en el mismo municipio de Abadín. En ese caso, el rayo cayó sobre un comedero metálico y acabó con la vida de todas las reses que había alrededor.

OTRAS INCIDENCIAS. La tormenta del viernes también provocó una fuerte tromba de agua y un reguero de incidencias, aunque de poca consideración, en Vilalba.

La más reseñable ocurrió en una nave de distribución de piensos de la Rúa Calvario, que se vio afectada tras el desbordamiento de un canalón. La cantidad de lluvia caída causó una bolsa de agua en el techo del almacén y, para retirarla, fue precisa la intervención de los bomberos de Vilalba.

Asimismo, la capital chairega vio como buena parte de sus calles se inundaban y el agua cruzaba de un lado al otro debido a la saturación de la red de alcantarillado, aunque, tal y como manifestaron Protección Civil y el Concello, se resolvió en cuanto fue posible.

Además, puntos del municipio sufrieron una fuerte granizada, que cubrió de blanco algunas carreteras, por las que hubo que circular con precaución y provocó algunas incidencias que se vinieron a sumar a las ocurridas en la capital municipal.

Un rayo mata ocho vacas en Abadín
Comentarios