Miércoles. 24.04.2019 |
El tiempo
Miércoles. 24.04.2019
El tiempo

Las raíces chairegas de la Ilustración

La que en su día fue la Casa de Cornide. EP
La que en su día fue la Casa de Cornide. EP

José Cornide fue uno de los pensadores más relevantes de Galicia en el siglo XVIII y su árbol genealógico hunde sus raíces en Castro de Rei, en la parroquia de Bendia, donde al menos vivieron tres generaciones de sus ancestros. Pero, pese a que el apellido aún da nombre a un barrio, la historia no tiene memoria.

"SE EXTRAÑABA MURGUÍA de que siendo uno de los hombres más sabios de la Galicia de su siglo, con grandes conocimientos de nuestro pasado, cultivador de las ciencias de la naturaleza y docto economista, teórico y pragmático, conocido por los eruditos de toda España, no se hayan tenido noticias completas de su vida para poder escribir su biografía con la amplitud y detalle que él mereció", relata la web del instituto de estudios coruñeses que lleva su nombre. Y uno de esos vacíos lleva a Terra Chá.

José Andrés Cornide Saavedra y Folgueira, uno de los principales y más relevantes nombres de la Ilustración en Galicia —incansable estudioso, amante de las lenguas clásicas, escritor de innumerables obras (muchas en gallego), naturalista y geógrafo— tiene sus raíces en la pequeña parroquia de Bendia, en Castro de Rei. Pero pese a que todavía su apellido está presente en el callejero local —aún da nombre a un barrio— y a que varias generaciones de sus ancestros vivieron allí, la historia familiar es totalmente desconocida entre los vecinos. Sin embargo, quedan algunas huellas.

La historia familiar es totalmente desconocida entre los vecinos, pero su apellido aún da nombre a un barrio de la parroquia de Bendia

La casa familiar, o probablemente una reconstrucción de lo que pudo ser siglos atrás, sigue en pie, aunque sin el esplendor que tuvo en otros tiempos. Rodeada por una muralla y grandes portalones, el viejo palomar se alza hacia el cielo mientras las paredes esconden siglos de historia entre piedras que ya no tienen apenas memoria. En el interior, la capilla, como el resto de las cosas —hubo un pozo y un canal en el Miño según se recoge en el libro ‘Castro de Rei. Historia, arte y patrimonio’—, apenas existe. Solo unas tablas de un retablo atestiguan lo que fue. Y ni siquiera su actual propietario es conocedor de la historia.

Pero en la fachada de una vivienda de ventanas verdes, que se retuercen con los años, queda la huella del pasado en una piedra. Es el escudo de los Cornide, un blasón heráldico cuartelado coronado por un yelmo de hidalgo. Ese título que en 1616 acreditó el tatarabuelo de Cornide. Amaro Núñez, que quizás fue el primero de la saga familiar en instalarse en la casa de Bendia y en conseguir liberarse de pagar los tributos al erario público.

"Es una historia bastante desconocida pero está documentada en libros. Supone un reconocimiento que un personaje tan importante de la Ilustración haya tenido raíces aquí en Castro de Rei", explica Francisco Balado, el regidor de un concello que un día también tuvo murallas y castillo —solo queda el escudo rehabilitado al lado del consistorio— y que también es un gran amante de la historia.

"Ellos dieron nombre al barrio. En algunas publicaciones dicen que llegaron desde Labrada de Buriz, del desaparecido ayuntamiento de Trasparga (hoy pertenece a Guitiriz), a San Andrés de Bendia. Él no tuvo vínculos con Castro de Rei, ya nació en A Coruña (25 de abril de 1734), pero se cree que sus bisabuelos nacieron aquí", relata Balado, mientras bucea por la documentación de una genealogía con ramificaciones sin fin. Amaro Núñez de Cornide —el tatarabuelo del protagonista— se casó con Inés Fernández de Saavedra.

No se sabe con certeza cuándo se asentaron en Castro de Rei pero el 29 de mayo de 1651 fundó la capilla de San Mauro dentro de la iglesia parroquial de Bendia. Tuvieron dos hijos y uno, Francisco Núñez de Cornide Gayoso Saavedra —el bisabuelo—, contrajo matrimonio con María do Rigueiro y Freire de Andrade, natural de la casa de Quintela, también en Castro de Rei, y tuvieron ocho hijos. Uno de ellos, Manuel Cornide —su abuelo—, fue la tercera generación y la última en vivir en tierras chairegas. Diego Antonio Cornide —su padre—, dueño de la casa de Bendia, señor de Mariz, Saa, Amoreiro y Cebreiro ya nació en A Coruña en 1699.

"Isto é o barrio de Cornide, estas catro casas de aquí", dice el actual dueño de la propiedad mientras señala a su alrededor. "E este é o campo de Cornide", apunta, y mira al frente, a una pequeña extensión que asegura que "foi a menos cando fixeron a estrada", la LU-P-1611, que se une allí con el desvío hacia Xustás. "Pero o nome non sei de onde vén, nunca o souben", asegura incrédulo. En otros lugares de la parroquia el desconocimiento va a más, y muchos ni siquiera saben que hay un barrio que se llama así. Sucede lo mismo con la capilla de la iglesia parroquial —los vecinos no conocen los orígenes— y con la vivienda, que a mayores tiene otra distinción clave en la historia ya que fue donde se hizo el Catastro de Ensenada de Castro de Rei —se escogía la casa de mayor confianza—. Quizás no es de extrañar la desmemoria cuando hay que viajar tantos siglos atrás.

Las otras casas
La polémica en A Coruña


Según recoge José Santiago Crespo del Pozo, en Blasones y linajes de Galicia, los que fueron tronco de la casa de San Andrés de Bendia levantaron otra viviendas en A Graña de Vilarente, en el concello también chairego de Abadín. En A Coruña, José Andrés Cornide nació en una vivienda situada en la calle de las Damas, donde vivían sus padres y que, por herencia, había correspondido a su madre. Este edificio se hallaba en el solar en el que años más tarde se habría de edificar la actual Casa Palacio de los Cornide —se desconoce la fecha en la que se levantó pero los historiadores consideran que Cornide no debió de utilizarla como vivienda, ya que se trasladó a la Corte en 1789 y murió en Madrid en 1803 sin volver a su ciudad natal—. En la actualidad, la casa, en la que una placa recuerda todavía al pensador y humanista del Siglo de las Luces, está envuelta en la polémica. Propiedad de la familia Franco desde 1962, son varios los colectivos que exigen su devolución al patrimonio público.

Más reconocimientos
Cornide tiene una calle dedicada en A Coruña y lleva su nombre el instituto de estudios dedicado a la ciudad.

Las raíces chairegas de la Ilustración
Comentarios