Jueves. 15.11.2018 |
El tiempo
Jueves. 15.11.2018
El tiempo

Pilotos de altos vuelos desde tierra

Varios integrantes del club de aeromodelismo Los Diablos de Begonte. EP
Varios integrantes del club de aeromodelismo Los Diablos de Begonte. EP

El club Los Diablos convierte Begonte cada año en el epicentro nacional de esta disciplina gracias a unas instalaciones consideradas de las mejores de todo el país. Su próxima cita, el Open de España de acrobacias a finales de este mes

VOLAR SIEMPRE despertó la curiosidad del ser humano. ¿Quién no imaginó alguna vez tener el súper poder de surcar los aires? ¿O lanzarse a descubrir el espacio a bordo de un cohete? ¿O ponerse a los mandos de un avión y sobrevolar tierra y mar? Pero todo esto está normalmente al alcance de unos pocos. Otras opciones, no.

Una de ellas es el aeromodelismo y para los que quieran animarse a probar esta actividad, en Begonte está una de las mejores instalaciones de España para practicarla. El club Los Diablos, con más de 15 años de historia y una treintena de socios de toda Galicia, es el encargado de gestionarlas y de darles vida, con la organización de competiciones de carácter nacional. La próxima cita, el 28 y el 29 de abril.

"Empezamos con torneos gallegos, pero a este nivel hay falta de pilotos. Así que nuestra filosofía pasó a ser de organizar cada año una prueba nacional de acrobacias. El de este año es el octavo campeonato que hacemos y será la primera de las cuatro pruebas que habrá en 2018 en toda España, junto a Madrid, Zamora y Barcelona", explica José Luis Paradela, uno de los integrantes más veteranos.

El de este año es el octavo campeonato que hacemos y será la primera de las cuatro pruebas que habrá en 2018 en toda España, junto a Madrid, Zamora y Barcelona

La pista de aeromodelismo de Pacios acogerá entonces a alrededor de 15 participantes, que pelearán por sumar puntos para el ránking nacional para representar a España con la selección española. Uno de ellos será precisamente un integrante de Los Diablos, Christian Paradela, que ya está convocado para participar en el Europeo de Bélgica.

"Christian es el baluarte del club y también lo es a nivel gallego. Formar parte de la selección española no es fácil y esta será su tercera cita", explica José Luis, su padre, que también participa en las pruebas nacionales. "Trato de animar un poco a la gente del club a competir, y hay un par de chicos que lo hacen en la medida que pueden, pero hacerlo es complicado y exige mucha dedicación, hay que ser constante. Christian y yo hacemos unos 800 vuelos para prepararnos y a nivel amateur se hacen unos 100", explica.

Por ello, aunque la competición es su pasión, anima a la práctica, a nivel de afición, del aeromodelismo a todos aquellos que sientan curiosidad "por los aviones y todo lo que tenga que ver con el aire". "Quien llega por primera vez al club casi siempre lo hace porque es algo que ya le gusta o porque oyeron algo de lo que hacemos. Aún así, siempre les causa sorpresa ver que un avión de cinco kilos es capaz de volar como uno grande. Es llamativo", apunta Paradela.

Y para quien piense que es una actividad no apta para todos los bolsillos, asegura que no es así. "Creo que no es más cara que la caza, la pesca o cualquier otra afición. Por 300 euros tienes un equipo básico para empezar. A nivel de competición, las cifras ya son otras, a partir de los 6.000. Cualquier persona a la que le guste volar o los aviones puede venir a probar, porque tenemos el servicio de formación, en el que cualquiera de los pilotos veteranos enseñamos sin cobrar a los nuevos, que solo pagan la cuota del club. Una vez iniciados, cada uno valora lo que le gusta más, si competir o seguir a nivel amateur", dice.

El trabajo de los socios y el apoyo del Ayuntamiento en su día permitió tener una pista que es un lujo

EVOLUCIÓN. El club Los Diablos nació de la pasión de seis pilotos de aeromodelismo, que decidieron crear la entidad para "aficionar a la gente y hacer algo diferente a lo que se estaba haciendo". La filosofía de ayudar a quien empieza y la formación en esta disciplina desde los más veteranos a los que llegan nuevos es lo que le ha llevado a ir creciendo con el paso de los años hasta crear "un grupo muy unido", que suele reunirse los fines de semana para disfrutar de su afición y, también, de "muchos churrascos", apunta entre risas José Luis Paradela.

La evolución que ha experimentado el club es un motivo de satisfacción para todos los que forman parte de él, ya que, tal y como aseguran, Los Diablos "empezó de la nada" y hoy cuenta con una pista que "es de las cinco mejores de España". "El trabajo de los socios y el apoyo del Ayuntamiento en su día permitió tener una pista que es un lujo, con unas dimensiones de 220 metros de largo por 20 de ancho, un local social, boxes cubiertos, valla de protección para coches... Hoy sería imposible hacer unas instalaciones así por su elevado coste", reconoce José Luis.

Los aviones también han ido cambiando, pasando de usar para volar gasolina normal a ser eléctricos prácticamente todos, lo que les permite "hacer lo mismo, pero andando mucho mejor y sin molestar a la gente con ruidos y olores". Las últimas tendencias también se codean con este mundo, como los drones, aparatos que Paradela considera que actualmente tienen una legislación "muy restrictiva para lo que pueden llegar a hacer". En el club, también hay socios que elevan al cielo sus drones. "Esto depende todo del gusto de cada uno. El aeromodelismo es un mundo muy grande", aseguran estos "diablos".

Pilotos de altos vuelos desde tierra
Comentarios