Mantienen la petición de 15 años de inhabilitación para Issam Alnagm

El exalcalde de Muras, acusado de hacer contratos laborales irregulares, se declaró inocente
Issam Alnagm, con su abogado, a la entrada de la Audiencia Provincial de Lugo. M. ROCA
photo_camera Issam Alnagm, con su abogado, a la entrada de la Audiencia Provincial de Lugo. M. ROCA

La Audiencia Provincial de Lugo acogió el juicio contra el exalcalde de Muras, Issam Alnagm, por un supuesto delito continuado de prevaricación administrativa a la hora de realizar contratos laborales entre los años 2012 y 2015, por el que tanto la Fiscalía como la acusación particular, ejercida por el Concello murés, mantuvieron su petición de 15 años de inhabilitación para empleo de cargo público y también para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo.

El exregidor mantuvo su inocencia ante los medios antes de entrar a la sala y también durante la vista. "Yo respeto la ley pero no entiendo de leyes, soy médico. Si me hubieran advertido de que algo no se podía hacer, no lo habría hecho, porque no soy tonto", aseguró Alnagm en su último turno de palabra antes de finalizar el juicio, recordando también que "tuve 34 denuncias, 33 están archivadas, esta es la última".

En el desarrollo del juicio, que se prolongó durante algo más de tres horas, Issam Alnagm empezó respondiendo las preguntas de la Fiscalía, que asegura en su escrito de acusación que el exalcalde suscribió cerca de medio centenar de contratos laborales temporales entre enero de 2012 y diciembre de 2015 "con ausencia total de procedimiento de selección y por tanto del respeto a los principios generales de igualdad de mérito y capacidad mediante convocatoria pública".

Cuestionado por cuántas convocatorias de empleo público se hicieron desde el Concello en ese periodo, Alnagm aseguró que ninguna, porque las contrataciones se realizaban a través del Fondo de Compensación Ambiental y había unos plazos que cumplir y "no daba tiempo".

La fiscal quiso saber entonces cómo se elegía al personal, a lo que el acusado respondió: "Se les preguntaba: "Quieres trabajar sí o no?". ¿Sí? A trabajar. ¿No? A su casa". También aseguró que "nunca" vio "un informe de la secretaria" poniendo reparos a esas contrataciones.

Tras unas cuantas preguntas más, Alnagm —al que la presidenta del tribunal llamó la atención por su actitud en un par de ocasiones— decidió acogerse a su derecho de no responder a más cuestiones de la Fiscalía, así como a ninguna de la acusación particular. Sí lo hizo de su defensa, ante la que relató que había un acuerdo plenario para priorizar la contratación de personas de Muras porque "teníamos interés en fijar población, queríamos que todo el mundo trabajara y mejorar su calidad de vida" y que "se pedía al Inem" personal para cubrir las ofertas de empleo que había.

OTROS DECLARANTES. La primera persona que testificó a continuación fue el actual alcalde de Muras, Manuel Requeijo, que relató cómo, al acceder a la alcaldía, el secretario le informó de que habían aparecido "unha serie de informes sobre procedementos de selección de persoal con irregularidades", que pusieron "en coñecemento da Fiscalía".

Respeto la ley pero no entiendo de leyes. Si me hubieran advertido de que algo no se podía hacer, no lo haría, no soy tonto

En su declaración, Requeijo también respondió que las contrataciones fueron "sen ningún proceso selectivo" y "na súa maioría, a xente afín ao alcalde ou ao PP, que ía nas listas ou que tiña algún familiar que ía nelas".

También prestaron declaración el perito que realizó el informe que se remitió a la Fiscalía, un administrativo del Concello de Muras y las tres personas que estuvieron en la secretaría del Ayuntamiento murés entre los años 2012 y 2015. Una de ellas emitió informes de intervención en enero de 2012, 2013 y 2014 advirtiendo al acusado de las "irregularidades detectadas en las contrataciones" en esos años e informando del procedimiento a seguir.

CONCLUSIONES. En la exposición de motivos para reafirmarse en la petición de condena, la Fiscalía incidió que lo que se enjuiciaba era "contratar de forma ilegal", un procedimiento en el que "concurren todos los elementos penales de prevaricación".

"La ingenuidad del alcalde no es factible. No puede ampararse en la ignorancia porque cuenta con el asesoramiento de la secretaria", insistió la fiscal, al tiempo que calificó el procedimiento de las contrataciones de "opaco para que otras personas interesadas no pudieran optar a ese puesto".

La acusación particular se manifestó en la misma línea y señaló que en los expedientes de contratación faltaba documentación y que el Concello "sufrió un perjuicio con estas contrataciones".

La defensa hizo hincapié en que las personas contratadas "demostraron su capacidad y mérito en sus contrataciones temporales", que "no se ha acreditado que hubiera reclamaciones" y que "no se pusieron reparos a los contratos, los informes son posteriores".

Por ello, solicitó la libre absolución del acusado y que, en caso de que se le condenara, la pena fuera "como mucho de siete años" -en base a que la ley que estaba vigente cuando se hicieron los últimos contratos era anterior a la actual y fijaba la pena por este delito entre siete y diez años- y que la inhabilitación sea "para empleo o cargo con facultades de contratación".
 

Comentarios