El personal de la térmica pontesa tiene garantizado el empleo hasta junio

Así lo precisa la CIG, que ve "unha temeridade" el límite temporal fijado por el Miteco a Endesa ante la "incerteza enerxética de Europa"
Central térmica de As Pontes, con el lago al fondo. MARTA MANCEBO
photo_camera Central térmica de As Pontes, con el lago al fondo. MARTA MANCEBO

La Confederación Intersindical Galega (CIG), tras mantener una conversación con la directora del Instituto para a Transición Xusta, un organismo que depende del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico en la que se interesó por la situación de la central térmica de As Pontes, ha concretado que "as obrigas que o ministerio pon a Endesa a respecto da grantía de persoal, tanto propio como da industria auxiliar, rematan en xuño do próximo ano".

Por el momento, no se habían abordado los plazos de empleo, aunque se conocía la necesidad de reforzar la actual plantilla para poder operar, lo que implicaría el regreso de personal desplazado y ampliar las contrataciones de las auxiliares, con las que Endesa se había comprometido hasta este mes de septiembre.

La CIG, tras abordar algunos aspectos de la decisión del Miteco sobre la central, también ha mostrado su disconformidad con que este marque un "límite temporal de operatividade", que estaría fijado en junio de 2023, al entender que es "unha temeridade poñer prazos neste momento de absoluta incerteza enerxética en Europa".

Ante esta situación, la CIG, que este miércoles participará en una reunión de las tres fuerzas sindicales con Endesa, solicitó la convocatoria "formal e urxente" de la Mesa das Pontes, en la que están representadas todas las partes afectadas -Miteco, Xunta, Endesa y agentes sociales- y también pidió que el ministerio "establezca unha canle de información permanente sobre o estado da central térmica".

El Miteco, tras conocer el informe de Red Eléctrica, autorizó el cierre de los grupos tres y cuatro de las instalaciones pontesas, pero condicionó el de los grupos uno y dos "al refuerzo de la disponibilidad de potencia en el sistema eléctrico". Es decir, que permanecerán operativos temporalmente hasta que el suministro esté garantizado a través de otras vías.

La CIG ve similitudes entre la decisión estatal y su propia propuesta, hecha en julio, en la que defendía la "total operatividade dos grupos un e dous, facendo unha revisión completa das instalacións e non só unha revisión a mínimos para poder funcionar como pretende o ministerio". Endesa ya avanzó su objetivo de tener operativo el grupo uno, en el que los trabajos ya han comenzado, antes de que finalice el año, pero para el dos, que requiere una actuación más compleja, habrá que esperar hasta principios de 2023.

La CIG pide también que se inicie el desmantelamiento de los grupos tres y cuatro, "o que significaría traballar en paralelo" con la actividad de los otros dos, así como la liberación "urxente" de 700 megavatios de evacuación "e a convocatoria xa do concurso de transición xusta deses MW, que é onde realmente As Pontes se xoga as súas posibilidades de reindustrialización".

HIDRÓGENO. Otra de las cuestiones por las que se interesó la CIG al hablar con la directora del Instituto para a Transición Xusta fue la ausencia de ayudas públicas europeas para la implantación de proyectos de hidrógeno verde en Galicia, pese a existir dos anunciados para As Pontes, por Endesa y por EDPR y Reganosa, y tratarse ya de la segunda convocatoria de estas subvenciones de la que sí se benefician otros puntos del país.

"A resposta do Miteco, sen xustificar a exclusión das Pontes, malia a ser proxectos que o Goberno central ten que preseleccionar antes da aprobación da UE, e que agardan que haxa máis convocatorias europeas", dicen desde la CIG, que ve "un pésimo precedente" en que estos planes "xa empecen sendo discriminados".

Comentarios