jueves. 24.09.2020 |
El tiempo
jueves. 24.09.2020
El tiempo

A la conquista de un billete para Tokio 2020

Solo unos pocos serán los elegidos que representarán a España en los Juegos Olímpicos. En esa encarnizada pelea están inmersos el luchados vilalbés José Cuba y los arqueros ponteses Miguel Alvariño y Daniel Castro.

Estar entre los mejores del mundo, haciendo lo que más les gusta y peleando por llevar el nombre de su país a lo más alto del podio. Son los sueños que sobrevuelan las cabezas de los deportistas más destacados de A Chaira. Esos privilegiados que gracias a sus brillantes resultados deportivos pueden situarse entre los elegidos que representarán a España en los próximos Juegos Olímpicos. Su objetivo para 2020 está claro: conseguir un billete para Tokio.

El eterno candidato a llevar el nombre de Vilalba al olimpo es José Cuba. El luchador ve los juegos de Japón como una de sus últimas oportunidades para dar el salto internacional definitivo, después de constatar que a nivel nacional no hay nadie mejor.

José Cuba, luchador vilalbés. EP

En este 2019 ha sumado su campeonato de España número 15, un récord al alcance de muy pocos deportistas en cualquier disciplina.

No corrió la misma suerte en el campeonato del Mundo absoluto que se celebró en septiembre en la capital kazaja de Nur Sultán. Cuba perdió en las rondas de clasificación ante el austríaco Johannes Ludescher por 4-0.

Posteriormente, Ludescher cayó en los octavos de final por idéntico resultado ante el sirio Badzha Khutaba, con lo que el chairego se quedó sin opciones de acudir a la repesca y seguir en la competición.

Dejó escapar así uno de los seis pases directos para los Juegos Olímpicos que se repartían en el Mundial, por lo que será en otros torneos clasificatorios que se van a desarrollar en 2020 cuando el luchador vilalbés, que logró una meritoria novena plaza en los Juegos Mundiales de Qatar, pelee definitivamente por lograr esa ansiada plaza que lo lleve a sus primeros Juegos Olímpicos.

El que luchará hasta el final por intentar repetir la hazaña y disfrutar de nuevo de esa experiencia será el pontés Miguel Alvariño. El Robin Hood de oro siguió ampliando su medallero en este 2019, acompañado de otro deportista salido del club Sílex.

Miguel Alvariño, arquero pontés. VICTORIA RODRÍGUEZ

Junto a Daniel Castro logró alzarse con un nuevo campeonato de España por equipos, pero además también sumó el cetro a nivel individual en julio en Ávila.

Antes, en mayo, volvió a conquistar una nueva medalla de oro en una Copa del Mundo. Fue en Antalya (Turquía) y junto a la arquera tarraconense Elia Canales.

Sus brillantes triunfos de los últimos años llevaron al Comité Olímpico Español (COE) a seleccionar al pontés como el abanderado del equipo español en los Juegos Europeos disputados en la ciudad bielorrusa de Minsk, donde Alvariño se quedó a un paso de conseguir una nueva presea, esta vez en la modalidad de arco recurvo por equipos, junto a Pablo Acha —único español que ya ha logrado su plaza para Tokio— y Daniel Castro.

El otro arquero pontés logró además de esta cuarta plaza en su debut con la selección una undécima posición en la cita bielorrusa a nivel individual y la novena plaza en el campeonato Nacional.

Daniel Castro, arquero pontés. EP

A partir de ahora, los dos deportistas del Sílex tienen por delante unos exigentes meses, en los que se decidirá su futuro en la selección. Parten con la ventaja de haber participado ya en el cuadro masculino, por lo que serán los primeros en pelear por una vacante individual y otra por equipos que todavía faltan por asignar.

Lo harán en varias fases. En la primera, Alvariño se sitúa virtualmente como primero y Castro, cuarto. En la segunda, a la que accederán 16 deportistas, se prolongará durante los próximos tres meses. 
Durante el periodo de selección, y entre los que consigan los mejores resultados, se formará un equipo de cuatro deportistas que serán los que representarán a España en las competiciones internacionales. A Alvariño y Castro no les queda otra que afinar su puntería para ir a los Juegos Olímpicos.

CON PLAZA. La pelea encarnizada que viven Cuba y los dos arqueros ponteses ya se ha quedado atrás para otro chairego. Gustavo Nieves logró su plaza para los Juegos Paralímpicos el pasado mes de abril. El atleta, nacido en Vilalba pero criado deportivamente en el Real Club Celta Atletismo, consiguió su billete para Japón en la maratón de Londres, donde corrió con el cartílago de la rodilla roto.

Gustavo Nieves, en una competición. MIKAEL HELSING

Tres semanas antes de la competición, el vilalbés sufrió la grave lesión. Pero la cita de Londres era ineludible para sus pretensiones olímpicas, y el atleta no falló.

Nieves salió a competir con mucho dolor, pero también con el objetivo de alcanzar una plaza, que llegó gracias a un tiempo de 2.28.50, el cuarto mejor en la categoría T12 (discapacidad visual).
En Tokio 2020, el vilalbés peleará por las medallas en los que serán sus quintos Juegos Paralímpicos. Se estrenó hace ya 19 años en Sidney, y ya no volvió a faltar a ningún compromiso. Empezó compitiendo en 5.000, luego se pasó a 10.000 —donde logró incluso batir el récord del mundo—, y en Río debutó en la distancia de maratón, una prueba en la que volverá a dejarse la piel en Japón.

La representación de A Chaira en los Juegos Olímpicos no solo se limitará a los deportistas, sino que también habrá una jueza, Marta Felpeto, que ya ha conseguido confirmar su billete.

Marta Felpeto, jueza vilalbesa. EP

El colectivo arbitral gallego cuenta en la actualidad con 98 licencias, aunque solo seis son de carácter internacional. La decisión de incluir a la vilalbesa dentro de los 24 árbitros seleccionados por el Comité Olímpico como la única representante española no es fruto de la casualidad, ya que su trayectoria viene avalada por más de dos décadas de dedicación a la Federación Española de Piragüismo.

A la conquista de un billete para Tokio 2020
Comentarios