El nacimiento de Momán denuncia "el genocidio" en Palestina por Israel

El clásico belén reivindicativo chairego, que impulsa el párroco Luis Ángel Rodríguez Patiño junto a los vecinos, muestra el sufrimiento de la guerra en la tierra "donde nació Jesús"
undefined
photo_camera Un par de vecinos de Momán colocan los últimos detalles en el belén. E.P.

El belén reivindicativo de Momán, en Xermade, se ha convertido en otro clásico navideño en la comarca chairega, que grita contra las desigualdades y los problemas sociales más actuales y esta vez el nacimiento, ubicado en la capilla de San Antonio, centra todas sus denuncias en el "genocidio de Israel sobre Palestina".

"Colocamos un año más un nacimiento que refleje la realidad de lo que está pasando en el mundo", explica el párroco Luis Ángel Rodríguez Patiño, el impulsor del belén reivindicativo junto a un grupo de vecinos de Momán, y destaca que el nacimiento está más cerca de Belén que nunca.

"Belén pertenece a Palestina. Jesús es palestino. Y si naciera hoy, la familia de Nazaret huiría con su hijo...", dice el párroco. Esa idea es el letrero que se colocó en la entrada del nacimiento, al lado de "un portal de belén destruido por las bombas".

En la representación de este particular nacimiento, se puede ver una escuela derribada y una niña palestina sangrando, huyendo con su libro; un río como fosa común con cadáveres envueltos en telas blancas o una casa destruida con una foto de una madre con su niño muerto.

"Se ve todo Gaza sin alimentos y solo animales sueltos...", explica Patiño, que busca con iniciativas como esta concienciar a la gente y hacer reflexionar al que mira.

En la frontera con Israel colocaron un muro "con soldados, para que no pasen". Al lado, hay un zulo hecho por terroristas, "porque también denunciamos su violencia y las muertes cometidas por ellos, que en vez de defender a su pueblo, lo llevaron a la destrucción total", aclara el párroco.

El nacimiento incluye una parte ubicada en Israel, con "tiendas, una sinagoga con clérigos militarizados o una torre con un símbolo estadounidense que refleja el apoyo a Netanyahu", dice. El presidente israelí es en esta recreación el rey Herodes, "que recibe a los Magos para decirles que vuelvan, que quiere conocer a ese Mesías, para él terrorista, y matarlo".

El belén reivindicativo de Momán ya denunció la violencia de género, el racismo o la corrupción y durante varios años Donald Trump fue su particular Herodes. También centró sus críticas en la pobreza energética y los abusos de las compañías eléctricas.

Comentarios