viernes. 15.01.2021 |
El tiempo
viernes. 15.01.2021
El tiempo

Nace en Baamonde el primer hostal burbuja dirigido a personas de riesgo

Una de las habitaciones del hostal, en Baamonde. EP
Una de las habitaciones del hostal, en Baamonde. EP
Los gerentes del KM 101 reinventaron su negocio para convertirlo en un espacio libre de covid

De la preocupación de una niña de diez años surgió una idea con la que sortear los malos tiempos que corren para el sector hostelero a causa de la crisis sanitaria de covid-19. Un filón que sus padres, los responsables del restaurante KM 101 de Baamonde, supieron ver y aprovechar, dando forma al primer hostal burbuja de España, dirigido a todas aquellas personas para las que contagiarse de coronavirus supone un mayor riesgo que para el resto de la población.

Carla, la menor de las dos hijas de la pareja, le trasladó a su madre, Noelia Argüelles (en la foto), su preocupación al empezar de nuevo el curso escolar por la salud de su padre, quien tras sufrir varios ictus entró a formar parte del grupo de riesgo, una circunstancia que la pequeña no pasó por alto. "Después de escucharla llegamos a la conclusión de que había dos opciones: o dejar de ir al cole o confinar a papá, que no podamos estar con él", recuerda Noelia de la conversación con su hija, el inicio de un proyecto que aún está dando sus primeros pasos.

"Por el momento solo hicimos la campaña para darnos a conocer y que la gente que esté interesada se ponga en contacto con nosotros para preinscribirse y, luego, sabríamos exactamente el personal y los medios que necesitaríamos", añade la responsable de KM 101, que reabrió este pasado mes de julio, coincidiendo con su tercer aniversario, sus puertas en forma de hostal y de restaurante, de mayores dimensiones que el local inicial. "Ya lo teníamos que dejar, porque con la distancia social sería inviable tener clientes en su interior", reconoce.

Este hostal burbuja, una idea innovadora en el país, se convertirá en "un refugio en tiempos casi de guerra", dice Noelia entre risas, aunque conocedora de las dificultades que supone para el colectivo de riesgo esta nueva realidad. Y detalla los pormenores del proyecto.

PCR NEGATIVA. El tipo de cliente al que se dirigen es aquel que, además de ser de riesgo, desea confinarse en compañía de otros, como personas mayores que son autosuficientes o los que viven solos, entre otros perfiles, que pasarían a ser "como convivientes".

El requisito obligatorio no será otro que obtener un resultado negativo en la prueba PCR, con el objetivo de convertir el establecimiento en un espacio totalmente libre de covid, ya que el servicio que los atendería se confinaría con los huéspedes, creando así "una especie de residencia, pero sin la parte sanitaria", apunta su responsable, que añade que no entraría nadie de fuera, a excepción de lavandería y mercancía.

El establecimiento, con 14 habitaciones, podría alojar hasta a 24 personas

Entre esos huéspedes estaría también el marido de Noelia, la verdadera razón de esta iniciativa, que se encargaría de la cocina. Y el número máximo de alojados sería de 24 —cuentan con 14 habitaciones, de las cuales diez son dobles—, mientras que el mínimo se establece en 15 o 16, aunque es una cifra abierta.

Por otra parte, la idea es ofrecer pensión completa para estancias largas, como un mes, aunque confían en que en la primavera de 2021 podrían empezar a abandonar este servicio, si al fin llega la deseada vacuna y una esperada mejoría de la situación sanitaria.

ACTIVIDADES. Aquellos que estén interesados en hospedarse en el KM 101 deberán enviar un email —se puede encontrar en el perfil de Facebook, donde también publicaron el primer vídeo de la campaña— y solicitar información, para luego cumplimentar un formulario sobre sus gustos, necesidades o intolerancias, para poder adaptarse y organizar actividades con las que hacer amena la estancia.

"Pensamos en juegos de mesa, en ejercicios, que nos podría dar un profesor en directo, a través del cristal si el tiempo lo permite", apunta Noelia, que destaca el espacio destinado a terraza como un punto a favor, en la que se puede pasear o tomar el sol.

El proyecto de hostal burbuja supondrá un esfuerzo para sus ideadores, aunque no lo consideran un sacrificio, ya que "nos podemos ver, aunque sin contacto" e incluso Carla "es más feliz sabiendo que su padre está en un lugar seguro". "No es para siempre", añade Noelia, que agradece haber escuchado a su pequeña para que "se nos encendiera la bombilla" y dar forma a una iniciativa que hace de vía de escape en tiempos difíciles.

Nace en Baamonde el primer hostal burbuja dirigido a personas de...
Comentarios