jueves. 21.10.2021 |
El tiempo
jueves. 21.10.2021
El tiempo

El mundo del torno vuelve a girar con fuerza en Xermade

Exposición en el pabellón de Xermade. C.PÉREZ
Exposición en el pabellón de Xermade. C.PÉREZ
Unos 60 torneiros exponen este fin de semana en el XXI Encontro Internacional de Torneiros da Madeira de Galicia, que cuenta con Adrián Pena, Lolo Castro, Carlos Rodríguez y Fran Ferrer como relatores

La pandemia obligó a celebrar en 2020 una edición virtual, pero este año el Concello y la Asociación de Amigos da Madeira de As Pontes han hecho lo posible para volver a convertir el pabellón polideportivo de Xermade, desde este viernes hasta el domingo (la clausura oficial es a las 13.00 horas y se cierra a las 14.00) , en el epicentro del mundo del torno gracias al XXI Encontro Internacional de Torneiros da Madeira de Galicia.

"Xermade es la capital internacional de la tornería de madera", confirmaba la gerente de la Fundación Artesanía de Galicia, Elena Fabeiro, quien alabó las "maravillas" que los torneiros son capaces de crear "con el torno y con vuestras manos". 

El jefe territorial de Presidencia, Gerardo Criado, también hizo hincapié en las "magníficas piezas" que dan forma a una iniciativa de la que recordó sus orígenes hace dos décadas, en A Fraga (Cazás), y en la que este año participan unos 60 torneiros llegados desde Finisterre hasta las Canarias pasando por las Baleares, y también por los Pirineos Franceses o Portugal.
La subdelegada del gobierno en Lugo, Isabel Rodríguez, quiso poner en valor el «esfuerzo y constancia» de la organización, destacando que citas como esta "contribuyen a generar una mayor riqueza para un oficio en auge".

Inauguración del XXI Encontro Internacional de Torneiros. C.PÉREZ

"Xermade é un referente, non só por pór en valor un oficio tradicional, senón porque os torneiros están na vangarda", aseguró el diputado provincial Pablo Rivera, sumándose a una ronda de felicitaciones y compromisos de apoyo que agradecieron tanto el alcalde de Xermade, Roberto García, como el presidente de Amigos da Madeira, Alfonso Franco.

"Vemos muchas caras conocidas y muchos amigos que llevábamos dos años sin ver, y también muchas caras nuevas, lo que nos alegra", dijo Franco, animando a los presentes a disfrutar de un evento que, en cada pieza de cada torneiro, prueba que "la imaginación no tiene límites". Y para muestra, los cuatro relatores: el pontés Lolo Castro, premio Artesanía de Galicia por su trayectoria en 2018; el mallorquín Carlos Rodríguez, Pájaro Carpintero —sustituye a Romuald Clémenceau, que no pudo acudir por motivos familiares—; el vigués Adrián Pena, y el oscense afincado en Barcelona Fran Ferrer

"Este evento es cada vez más grande, la champions de la tornería", aseguró el regidor, que tuvo palabras de agradecimiento para sus fundadores, Vicente Ledo y el desaparecido Fernando Vérez, y de recuerdo para Marisol, una torneira habitual, fallecida recientemente. También destacó a dos de los asistentes, el tornero inglés Ron Wicks, que a sus 92 años ha viajado expresamente a Xermade para el Encontro, y a Fran Ferrer, "un crack" que ha superado todas las barreras creando obras de arte sin poder verlas. 

Protagonistas
Fran Ferrer. C.PÉREZ
Fran Ferrer, relator en esta edición, hacía juguetes de madera que vendía en las ferias, hasta que en 2016 empezó a perder la vista y le indicaron que no podía conducir. No se resignó y, cuando aún tenía resto visual, convenció a su pareja para que lo llevara a una feria que le cambió la vida. Allí conoció a un señor que le mostró como hacer una peonza con un torno "y me fui de allí pensando en comprar un torno". "A la gente le sorprende que lo haga sin ver, pero yo siempre digo que tengo los ojos en los dedos y eso es lo que me ayuda", explica, recordando que incluso grabó un vídeo con una venda en los ojos para mostrar cómo la falta de visión no es un impedimento para sentir y trabajar la madera.

Ron Wicks, torneiro inglés. C.PÉREZ

La del británico Ron Wicks es una historia de amistad con Xermade y el encuentro, al que asiste desde 2005, cuando aún se hacía en A Fraga, donde él se sigue hospedando. "Es muy bonito, todos los años veo como avanza la tornería en España y es fantástico ver cómo se va experimentando y se van probando cosas, como hay más torneros. La pena es que no hay mercado, es necesario enseñar al público a ver la belleza de la madera", afirma, mientras sueña con poder volver el año que viene y se muestra convencido de que "si pudiera verlo, Fernando (Vérez) estaría muy contento".

 

El mundo del torno vuelve a girar con fuerza en Xermade
Comentarios