Cuatro meses de cárcel y dos años sin carné al conductor del accidente mortal de Pol

La Guardia Civil identificó a D.V.P., de 38 años, triplicando la tasa de alcohol y con el permiso retirado 
El vehículo, tras el accidente registrado en Pol. VICTORIA RODRÍGUEZ
photo_camera El vehículo, tras el accidente registrado en Pol. VICTORIA RODRÍGUEZ

La jueza del Juzgado de Instrucción número 3 de Lugo condenó a cuatro meses de prisión y a la retirada del derecho a conducir vehículos de motor y ciclomotores durante dos años al conductor del accidente mortal ocurrido en Pol el pasado 9 de octubre y que fue cazado en los últimos días de nuevo al volante, triplicando la tasa de alcohol y con el carné retirado, al igual que cuando ocurrió el trágico suceso.

En esta ocasión, D.V.P., de 38 años y vecino de Castro de Rei, se sometió este miércoles a un juicio rápido tras ser sorprendido conduciendo en la LU-113 en Castro de Ribeiras de Lea, como responsable de sendos delitos contra la seguridad vial, uno por conducir con el permiso retirado y otro por hacerlo bajo los efectos del alcohol, con la concurrencia de la circunstancia agravante de reincidencia en el delito de conducción sin permiso, del que carecía ya cuando se produjo el accidente mortal en la LU-760 en Pol, en el que murió su acompañante que viajaba en el asiento del copiloto, y cuando, un mes después, fue interceptado de nuevo conduciendo.

El acusado admitió los hechos en la vista celebrada este miércoles y llegó a un acuerdo de conformidad con la Fiscalía, que solicitaba inicialmente seis meses de prisión, para obtener una rebaja de la pena.

También se acordó el comiso del vehículo en el que fue sorprendido y se le condenó al abono de las costas procesales.

D.V.P. está pendiente de que finalice la instrucción para el juicio por el siniestro mortal de tráfico, por el que se le atribuye un delito de homicidio por imprudencia grave, otro de conducción sin permiso y un tercero por circular bajo la influencia de bebidas alcohólicas, al arrojar una tasa de 0,60 en ese momento.

En el caso de la otra vez que fue sorprendido al volante, en noviembre, aceptó una multa de más de 1.600 euros por un delito leve contra la seguridad vial en otro juicio rápido.