"As mastinas evolucionan ben, están máis contentas e xa saíron coas ovellas"

Javier Fernández, ganadero de Cospeito, explica que sus cuatro perras resultaron heridas al evitar un ataque del lobo a sus ovejas
Las mastinas, de nuevo cuidando las ovejas. EP
photo_camera Las mastinas, de nuevo cuidando las ovejas. EP

Cumplieron su cometido, pero a un precio alto para ellas, aunque por fortuna evolucionan favorablemente de las heridas sufridas. Cuatro mastines de la ganadería de ovino y vacuno que Javier Fernández tiene en las inmediaciones de la Torre de Caldaloba, en la parroquia cospeitesa de Pino, resultaron heridas al enfrentarse al lobo este miércoles por la tarde para defender la ovejas y los terneros de apenas diez días de vida que había en dos fincas próximas.

"O mércores pola tarde estaba na parte baixa da parcela, na nave, e achegouse unha persoa para dicirme que acaba de cruzarse nunha pista forestal con dous lobos e que vira un dos cans ensanguentado", explica el ganadero afectado sobre cómo tuvo conocimiento de lo ocurrido.

Una de las perras heridas. EP
Una de las perras heridas. EP

Rápidamente se desplazó al lugar donde estaban las perras, que tienen entre 15 meses y siete años, y se encontró a todas las ovejas amontonadas y a las cuatro perras heridas, tres de ellas con heridas graves, "moi mordidas no pescozo e nas patas".

Llamó al veterinario, que les puso el tratamiento antiinflamatorio y antibiótico y atendió sus heridas al tiempo que comprobaron que no se apreciaban daños en la ganadería. "Elas fixeron a súa función, as ovellas non sufriron danos", confirma Javier, que detalla que las perras, "imprescindibles" para él, "por sorte están ben". "Seguiremos co tratamento e confío en que se recuperen totalmente", desea, al tiempo que detalla que, si bien el miércoles estaban "moi estresadas" por lo ocurrido, este jueves "están bastante mellor". "Están máis contentas e xa saíron coas ovellas".

Este ganadero de Pino lleva diez años al frente de su ganadería en ecológico, en la que suma más de 200 ovejas y una veintena de vacas de raza rubia gallega. "Sempre fun defensor da convivencia co lobo e por iso trato de aplicar métodos preventivos, pero agora xurdiu este problema, é un contratempo que pode pasar", precisa sobre un ataque que se produjo por la tarde. De hecho, él siempre guarda la ovejas por la noche en una nave, para tratar de prevenir este tipo de sucesos.

Comentarios