Mascarillas con denominación de origen vilalbesa

Carpas Carboeira pone en marcha en el polígono Sete Pontes una fábrica que produce 2 modelos de FFP2 y da trabajo a 6 personas
José Manuel Seoane, con los modelos de masacarilla que fabrica. C.PÉREZ
photo_camera José Manuel Seoane, con los modelos de masacarilla que fabrica. C.PÉREZ

Reinventarse o morir. Ese fue el dilema ante el que se encontró el empresario vilalbés José Manuel Seoane cuando el coronovirus llegaba para quedarse. Su negocio, Carpas Carboeira, se nutría de fiestas patronales, conciertos, bodas y cualquier otro tipo de celebración que requiriese de una estructura portátil para albergarlo.

Todo ello dejó de existir con el estado de alarma y apenas se recuperó después, por lo que Seoane vio claro que necesitaba una alternativa. La creciente demanda de mascarillas, incluso antes de que fuese obligatorio su uso, le dio la idea.

Se informó, y quiso aprovechar las instalaciones de las que ya disponía en la parroquia de Román, donde está su empresa de carpas, pero no le concedieron las autorizaciones, por lo que tuvo que instalarse en el polígono Sete Pontes de Vilalba, donde alquiló y adaptó a sus necesidades una nave de más de 400 metros cuadrados.

En esta dispone de una zona de almacenaje para las bobinas de material para elaborar las mascarillas, una sala de producción en la que instaló el costoso equipamiento necesario para la fabricación, una oficina y una zona de almacenaje del producto listo para enviar.

La Xunta de Galicia le concedía el pasado mes de octubre una subvención de 168.760 euros al amparo de la línea de ayudas para la fabricación de equipos de protección frente al covid-19, cantidad que suponía el 75% del presupuesto previsto inicialmente para la compra de maquinaria, unos 225.000 euros. Pero Seoane reconoce que los gastos se fueron incrementando notoriamente a medida que se fue desarrollando el proyecto, de manera que la inversión final ronda el medio millón de euros.

Tras meses de preparativos, la fábrica de mascarillas FFP2 de Carpas Carboeira, avalada por el sello de garantía de Aenor, está lista parar lanzar su producto al mercado. Con la planta plenamente operativa, stock almacenado y posibles innovaciones ya en la cabeza, Seoane busca clientes interesados en comercializar los dos modelos que elabora.

Así, cuenta con la línea Apolo, pensada para la distribución exclusivamente en farmacias, y la MCC, destinada a la distribución generalizada. Ambas están disponibles tanto con gomas en las orejas como craneales y por el momento solo las tiene en blanco, pero ya están haciendo pruebas de color para ajustarse a las demandas del mercado.

Los envases disponibles por el momento para su comercialización contienen 25, 50 o 500 mascarillas, si bien José Manuel Seoane ya estudia ofrecer formatos más pequeños, de cinco o diez, ante la petición realizada por una cadena interesada en contar con el suministro de Carboeira.

Y si el negocio marcha bien, Seoane confía en poder ampliar la plantilla, compuesta ahora por media docena de personas. Además de él, en la planta trabajan tres personas, cuenta con un comercial y en breve se incorporará José Manuel Seoane, con los modelos de mascarilla que fabrica.

Goma, tela microfibras, algodón y alambre

Las mascarillas de Carboeira se fabrican con spundbond (tela no tejida) de 50 gramos, meltblown (microfibra) de 25 gramos y 99% de filtración (PFE) y hot air cotton (algodón), una segunda capa de metlblown y otra de spundbond, de 30 gramos. Además, incorporan las gomas —las orejeras se colocan de forma automatizada, mientras que para las craneales dispone de otra máquina manual—, y el alambre para el clip nasal.

Controles
El material se testa nada más entrar en la nave, para comprobar que cumple con lo estipulado. De no ser así se devuelve. También se lotea con el fabricante y la factura, para identificarlo con rapidez si hubiese algún problema.

Envasado
Una vez que la mascarilla está lista y se comprueba que cumple con todos los requisitos, se envasan individualmente también en máquina y después se rellenan los paquetes manualmente. 38 Es el número de mascarillas por minuto que produce la máquina.