Más de un centenar de scouts de Ciudad Real acampan en el Cercud de Baamonde

Llegaron a principios de agosto y este domingo culminan una acampada de 15 días en la que los participantes, de seis a máis de 30 años, han disfrutado de diversas actividades y rutas por zonas de A Coruña y Lugo

Grupo scout Siles 361 de Ciudad Real, en el Cercud de Baamonde. C.PÉREZ
photo_camera Grupo scout Siles 361 de Ciudad Real, en el Cercud de Baamonde. C.PÉREZ

23.30 horas. Comienza la aventura. Por delante, 700 kilómetros hasta llegar al destino y 15 días de aventuras en club fluvial de Baamonde. Esta es la expedición que emprendieron a principios de agosto un grupo de más de 100 personas del grupo scout Siles 361 de Ciudad Real y que culmina este domingo, a la misma hora, con un viaje de vuelta en el que las mochilas irán cargadas de nuevas experiencias compartidas.

El campamento a orillas del río Parga reúne a participantes de seis a más de 30 años, que a lo largo de estas dos semanas han realizado múltiples actividades tanto en en entorno de las instalaciones del Cercud como en Baamonde o en otros puntos de A Coruña y Lugo, ya que también han organizado varias rutas, repartidos en grupos.

"Aquí hay todo lo que no tenemos nosotros", explican la responsable del campamento, Patricia, y los coordinadores del grupo, David y Miguel. En este último recayó el cometido de buscar destino para este año y tras barajar opciones en Cantabria, Aragón o Galicia, en la que habían recalado hace más de una década, concretamente en Laza (Ourense).

Al final, Baamonde fue el destino elegido. Y no les ha defraudado. Están rodeados de naturaleza, al lado de un río y hace "fresquito". Además, destacan la buena acogida y la ayuda por parte del Cercud y de los vecinos con los que se han ido encontrando, así como de aquellos ayuntamientos por los que han pasado en sus desplazamientos. 

Fomentar el compañerismo y la convivencia es uno de los principales objetivos de Siles 361, un grupo fundado en 1978 y que desde sus orígenes trabaja alrededor del compromiso educativo y con la salud, la educación ambiental o el compromiso social.

Y para muestra un botón, los troperos scouts trajeron consigo hoteles para insectos que ahora dejarán instalados donde acamparon. Es solo un ejemplo de las diversas propuestas del grupo para fomentar valores e impulsar la autosuficiencia de los jóvenes, tanto a través de las actividades que realizan como en el día a día del campamento, donde los scouts hacen su propia colada o friegan.  

Antiguos miembros y familias colaboran en la materialización de esta experiencia, que es posible gracias a la implicación desinteresada de todos los voluntarios que se suman al proyecto de Siles 361. 

Comentarios