jueves. 04.03.2021 |
El tiempo
jueves. 04.03.2021
El tiempo

El 'mar verde' de Trobo que conquistó a una capitana de barco

Bianca Cragg. EP
Bianca Cragg. EP
Después de viajar por todo el mundo, la holandesa Bianca Cragg se fijó en Galicia por "los precios bajos de sus casas". No conocía esta tierra, pero en cuanto pisó Begonte se enamoró y es ahí donde quiere establecerse

De madre holandesa y padre inglés, Bianca Cragg se asentó en Andalucía a los nueve años de edad. En Chiclana reside su madre y ella, capitana de barco, surca los mares del mundo según los deseos del propietario de la nave, un jeque árabe. "Nuestra base está en Atenas, pero gran parte de los meses los pasamos en el mar, especialmente en zonas cálidas", apunta. 

Bianca reconoce que su estilo de vida actual no es eterno y que algún día tocará pisar tierra firme para siempre. "Sé que en mi oficio me espera una jubilación temprana. Quizás a los 55 años ya no pueda seguir en esto y, aunque tenemos una casa en Chiclana, buscaba un lugar en el que llevar un retiro activo, hacer mis quesos, mi vinos y contar con espacio para distintos proyectos", cuenta.

Una búsqueda por las redes hizo que se fijase en Galicia. "Recibes mucho por el poco dinero que pagas por una casa", apunta desde Atenas. Así entró en contacto con la firma Galician Country Homes, muy centrada en las propiedades rurales y en los servicios especializados. "Descubrí Galicia por internet, pero en cuanto puse un pie en Trobo, una pequeña aldea de Begonte, me enamoré de su mar verde", afirma.

Su primera visita a tierras gallegas era para conocer otra propiedad, pero al llegar a Lugo Rosa Costoya, de Galician Country Homes, le habló de un conjunto en Trobo que acababa de ponerse a la venta. "Era un plan b, pero cuando vi sus posibilidades supe que esa era la opción", explica la compradora. En julio tomó la decisión, en diciembre se cerró la compra y, ahora, Bianca ya está deseando poner en marcha el proyecto de recuperación.

Rosa Costoya detalla que la aldea de Trobo sigue habitada en la actualidad. La propiedad de Bianca tiene una extensión de siete hectáreas y está salpicada de edificaciones. Unas estuvieron alquiladas hace poco y otras presentan un estado más ruinoso. "Los herederos la pusieron a la venta y cuando Bianca nos explicó su proyecto creímos que podía encajar bien. En cuanto la vio, se produjo la conexión", detalla Rosa.

Y esa conexión fue tan fuerte que los planes de la capitana van en aumento. "En los últimos meses y pese al covid pude estar varias veces en Trobo. En invierno y verano, con lluvia, con sol e incluso con nieve", dice. "Me traje a mi madre y a mi hermana y ellas también conectaron. Ahora mi hermana, que es domadora de caballos, está en Alemania pero el plan es que se vaya a Lugo pronto y tengamos caballos en Trobo, desde allí ella controlará los siguientes pasos del proceso de recuperación", detalla.

Precisamente, las recuperaciones son la parte más costosa de todo esto. Ni Bianca ni Rosa hablan de precios, pero insisten en que el conjunto de Trobo se vendió "por poco más dinero del que cuesta una plaza de garaje en una ciudad", dice Rosa. "La cuestión no es tanto lo que cuesten como la inversión que necesitan. La persona que compra este tipo de propiedades tiene que tener el dinero para comprar, pero también para restaurar después y lo segundo sale mucho más caro que lo primero", concluye.

Galician Country Homes: Ventana exterior
▶ Es un negocio familiar creado para dar un servicio de venta y restauración de propiedades rústicas en toda Galicia. 
▶ Cuenta con un equipo interdisciplinar de profesionales que empieza a trabajar mucho antes de la venta. Por ejemplo, abogados y gestores que ponen la documentación, registros y catastros en orden.
▶ Es un servicio personalizado con una cartera de productos muy singular y con mucho peso en el mercado extranjero. 
▶ Los compradores valoran la singularidad y la ubicación de los inmuebles.
▶ El covid complica las gestiones, pero también sirve como filtro. Hay intenciones reales de vender o comprar y se reducen los tanteos.

El 'mar verde' de Trobo que conquistó a una capitana de barco
Comentarios