domingo. 12.07.2020 |
El tiempo
domingo. 12.07.2020
El tiempo

La cazadora de velutinas

Carmen Martínez. EP
Carmen Martínez. EP

Carmen Martínez lleva varias temporadas colaborando con la Casa do Mel de Goente en un proyecto de trampeo, desde que la avispa asiática se asentó en As Pontes

La proliferación de la avispa asiática es una realidad en toda Galicia, pero hay lugares que están sufriendo especialmente su presencia. Este es el caso de la localidad de As Pontes, y más concretamente la parroquia de Ribadeume, donde con la implicación de los vecinos se están dando los primeros pasos para dar caza a esta especie invasora.

A la cabeza de este proyecto se sitúa Carmen Martínez López, vecina del barrio de O Campo que, en estrecha colaboración con la Casa do Mel de Goente, trata de concienciar a la gente sobre la importancia de alertar de la presencia de la velutina.

"Xa hai catro anos que apareceu o primeiro niño. Aquí en Ribadeume sempre se atopou o primeiro primario de todo o concello. Daquela non se sabía que había que facer, así que chamei á Casa do Mel. Pouco a pouco fun coñecendo máis a problemática e decidín colaborar con eles facendo campa- ñas de trampeo", explica Carmen, que va puerta por puerta y casa por casa en su parroquia entregando un sencillo sistema confeccionado con material reciclado.

"Levo algunha trampa, para que vexan como son. Están feitas con botellas de plástico que xa vou acumulando. Vou perfeccionando a técnica. Antes poñía un cordón e agora un arame, para facilitar a súa colocación. Pero non é tanto o que faga eu, senón que a xente se conciencie e instale máis trampas e vaia avisando cando atope os niños", dice esta mujer.

Aunque el sistema que utilizan sea un método totalmente rudimentario, los resultados, asegura, "están sendo moi positivos". "Esta campaña logramos capturar ao redor de 400 raíñas, só na parroquia de Ribadeume. As trampas colócanse dende o mes de marzo ata xuño, aínda que co bo tempo que houbo deixámolas algo máis. Eu aínda teño algunha posta", reconoce, mientras explica cuál es el elixir preferido y que más atrae a las velutinas.

En primavera llenan la trampa con cerveza negra, zumo de arándanos y vino blanco, mientras que en otoño le echan aguardiente

"Na primavera botámoslles cervexa negra, viño branco e zume de arandos. A partir de setembro, probamos con mel, augardente e un chorriño de vinagre, e tamén funcionou moi ben", asegura esta cazadora de avispas asiáticas, mientras confirma que esta especie "chegou para quedarse".

Tanto es así, que en los últimos tiempos están percibiendo cómo se va adaptando al entorno. «Fai pouco fun de camiñata e atopei un niño xunto un valado, nunha zona onde non había ningunha árbore», indica, mientras relata que en otra ocasión que salió al monte a por setas avistó «un cascarón dun niño primario no chan», algo que tampoco hasta el momento era usual.

Por eso, Carmen pide a los vecinos que se impliquen con este proyecto y otros que se vayan organizando."A xente non ten medo, porque aínda non é consciente de que non só é un problema para as abellas e os apicultores, senón para todos nós", afirma con contundencia, mientras recuerda como a un vecino de la parroquia lo tuvieron que llevar al hospital después de que una velutina se le colase en la cerveza que estaba bebiendo y le picase en la lengua.

"Isto non é ningunha broma. Calquera pode estar desbrozando e levar por diante un niño ou estar comendo unha froita e que veñan e che ataquen", concluye, alertando del peligro real de esta especie.

La cazadora de velutinas
Comentarios