Sábado. 22.09.2018 |
El tiempo
Sábado. 22.09.2018
El tiempo

La niebla pudo influir en el choque de A Gañidoira, alto que suma otra víctima

Lugar del accidente. C.A. - A Gañidoira1
Lugar del accidente. C.A. - A Gañidoira1

Su hijo resultó herido grave, al igual que los dos ocupantes del otro coche implicado, que eran de Xove

MURAS/XOVE. La LU-540 volvió a cobrarse ayer de mañana otra víctima mortal en accidente de tráfico. Jesús Obarrio Parga, carpintero de Rábade, falleció en Muras, a la altura del desvío de A Xestosa, en un choque frontal con otro vehículo en el que viajaba un hombre de 53 años, D.C.L. y una mujer de 51, M.C.D.D., ambos vecinos de Xove, que resultaron heridos y fueron trasladados en ambulancia al Hula.

Ambos viajaban en dirección a la Terra Chá en un monovolumen Opel y fueron excarcelados por bomberos de los parques comarcales de Vilalba y Viveiro que acudieron al lugar del suceso tras una alerta al 112 poco después de las nueve de la mañana. Y también el hijo del fallecido, un joven de 25 años que resultó herido grave, tuvo que ser rescatado del interior de la furgoneta C15 que sufrió graves daños en el choque.

La principal hipótesis que se barajaba en el lugar del accidente es que alguno de los vehículos invadiese el otro carril por falta de visibilidad ya que en el alto de A Gañidoira hubo nieblas ayer por la mañana.

Este desgraciado accidente viene a engrosar el largo historial de heridos y fallecidos en la zona a causa de choques entre vehículos o con animales sueltos, además de salidas de vía en curvas muy señaladas. Dicha conflictividad no cesó con la reforma de la carretera LU-540, donde se ha renovado el firme, pintado línea continua prácticamente en su mayor parte o incrementado la vigilancia de los radares sobre la velocidad del tráfico.

Esta calzada entre Viveiro y Cabreiros ha figurado en cabeza de los tramos con mayor siniestralidad en la provincia, tras accidentes muy graves en Magazos u Ourol pero las duras condiciones climatológicas de los kilómetros del alto también los hacen muy peligrosos. Hace tres años los ocupantes de un turismo salieron ilesos tras arrollar a tres caballos. Y se recuerda el trágico fallecimiento de un vivariense de 54 años, empleado de banca, en la zona de Vilares (Ourol) en un choque en el que se vieron envueltos cinco vehículos. Esto ocurrió a finales del año 2007. Cerca de Viveiro también fallecieron recientemente varios jóvenes en salidas de vía.

La niebla pudo influir en el choque de A Gañidoira, alto que suma...
Comentarios