Los jabalíes destrozan varias hectáreas de maíz a unos ganaderos de Rozas

Alrededor de la mitad de las fincas plantadas por la Ganadería Ancao están dañadas a causa de las incursiones de los animales, que crían en la zona
undefined
photo_camera Destrozos causados por los jabalíes en una de las fincas. EP

La Ganadería Ancao de Rozas lleva años luchando contra una problemática a la que se enfrentan numerosos ganaderos chairegos, la incursión de los jabalíes en sus fincas de maíz. Este año, en concreto, el problema se ha agrandado y los responsables de esta explotación calculan que las pérdidas ascienden a más de ocho hectáreas de maíz y que un 50% de las fincas presentan destrozos.

De las 35 hectáreas plantadas por la Ganadería Ancao, 25 las han cerrado con hilo y pastor, pero, a pesar de esa medida, los animales siguen entrando en las plantaciones e incluso crían en el interior de las parcelas.

Pablo Lorenzo, propietario de Ganadería Ancao, explica que la situación se agrava por su proximidad al aeródromo de Rozas, situado a 400 metros. Asegura que en las instalaciones aeronáuticas se refugian los animales porque "alí non se pode cazar e as vallas teñen furados polos que pasan os xabarís".

Ante los cuantiosos destrozos, la ganadería castrexa recurrió al Tecor Terra Chá y tres cazadores se acercaron al lugar con perros para intentar ahuyentar a los animales salvajes. La fórmula no funcionó y los ganaderos acudieron a los agentes medioambientales. "Quedaron abraiados cos destrozos", cuenta Pablo, a quien desde Medio Ambiente le indicaron que la responsabilidad de controlar este tipo de plagas corresponde al coto de caza de la comarca.

Desde el Tecor Terra Chá instan ahora a la Ganadería Ancao a solicitar una batida, para la que son necesarios unos trámites que podrían alargarse más de una semana. "Nese tempo se a situación segue igual, quedo sen millo que ensilar", señala Pablo Lorenzo.

Una situación con la que conviven a diario, "vémolos cada día", explican, y que auguran podrá causar problemas mayores, ya que en las proximidades pasa la Nacional 640, en la que ya son habituales los accidentes por alcance de jabalíes.

Comentarios