La ilusión y el ritmo de Bernardo Gonçalves para el Nacional

El pontés, que lleva desde los tres años practicando gimnasia rítmica, se proclamó campeón gallego benjamín e irá al campeonato de España
Bernardo Gonçalves. EP
photo_camera Bernardo Gonçalves. EP

Con solo ocho años, el pontés Bernardo Gonçalves Oliveira cuenta con una larga trayectoria como gimnasta. De hecho, lleva más de la mitad de su vida en un deporte, la rítmica, que le gusta desde siempre. Y esa pasión, unida a la perseverancia, las ganas de aprender y el trabajo diario, ya está empezando a dar frutos con resultados destacables.

Este joven deportista del Club Danigal Rítmica As Pontes se encuentra inmerso en su preparación para participar entre los días 9 y 14 de este mes, en Castellón, en el Nacional Base individual masculino, una competición a la que accedió tras quedar campeón gallego en la categoría benjamín, con una nota de 12,400, casi dos puntos más que el subcampeón, el arousano Enzo Pintos.

Esta experiencia —en la que había otros dos gimnastas más masculinos, en cadete y juvenil— fue muy positiva para Bernardo, que destaca que le gustaron "mucho los mallots de los niños y las niñas". Sobre su participación en el campeonato de España, se muestra muy contento y convencido de que "va a ser una muy buena experiencia".

Su entrenadora, Verónica Ramos, destaca de Bernardo que es un niño que lleva formándose desde los tres años, cuando empezó en la escuela municipal de gimnasia rítmica.

"El primer año de competición tenía tan solo 6 años y compitió en individual. Luego al año siguiente lo hizo en conjunto escolar, consiguiendo junto a sus compañeras ser campeones provinciales", recuerda la preparadora.

Bernardo es fan del conjunto sénior de la selección española y le gustaría ser entrenador de rítmica en el futuro

Recalca además la "perseverancia y las ganas que tiene de aprender cosas nuevas", por lo que es un deportista que "a la hora de entrenar lo da todo en cada entrenamiento", lo cual "se refleja en el tapiz al competir". Entonces, ante los jueces y el público, "se viene arriba y suele sorprender con todo lo que disfruta", asegura Verónica.

Por su parte, Bernardo explica que lo que más le gusta de la rítmica son los aparatos, siendo la cinta su favorito, mientras que de la parte técnica lo que prefiere son los saltos. Aunque actualmente compite en la modalidad individual, asegura que le gusta más hacerlo en conjunto, quizás para que los "pocos nervios" que siente cuando sale al tapiz a competir sean menos.

Sus ídolos en esta disciplina son las integrantes del conjunto sénior de la selección española e incluso ya piensa en un futuro dentro de ella, ejerciendo de entrenador. A lo mejor para entonces la rítmica masculina esté totalmente asentada con más promoción y deportistas, algo que le gustaría. Para ello, les diría a otros niños que este deporte "es muy guay" para que se animaran a participar.

Además, Bernardo ya tuvo el reconocimiento de su pueblo, puesto que fue protagonista, junto a la jugadora de fútbol sala Adair Legaspi, subcampeona de España, de una recepción del Concello.

Comentarios