Sábado. 22.09.2018 |
El tiempo
Sábado. 22.09.2018
El tiempo

Fotografía vibrante no apta para creyentes

Dos chicos imitando a La Piedad, del proyecto 'Por el amor de Dios'. MARÍA VÉREZ
Dos chicos imitando a La Piedad, del proyecto 'Por el amor de Dios'. MARÍA VÉREZ

La pontesa María Vérez acaba de publicar un fotolibro y ya trabaja en una segunda edición ► La religión centra parte de su trabajo artístico, con el que consiguió un premio en el Xuventude Crea

Asegura que fija su objetivo sin la intención de criticar ni reivindicar nada. "Me gusta la imagen, no hay mensaje", dice la fotógrafa pontesa María Vérez, que pese a su juventud –tiene 26 años– ya suma en su currículo un largo recorrido de trabajos, exposiciones y premios. Pero sus fotografías no dejan indiferente al que mira. Colores llamativos que atraen rodean una temática que de alguna forma, reconoce, la obsesiona, la religión.

"La fotografía siempre estuvo ahí. Desde pequeñita me gustó, por mi padre. Lo recuerdo siempre con la cámara y tenía un cuarto oscuro . Pero aunque me gustaba, me vino más tarde, y a raíz de su muerte tomé el relevo", dice una joven que estudia actualmente Diseño Gráfico en la escuela de arte Pablo Picasso de A Coruña, donde ya se graduó en Fotografía Artística.

La fotógrafa pontesa María Vérez. EP​"Me gusta jugar mucho con la imagen, intervenir con los colores, la fotografía no muy clásica", dice la artista pontesa. Y un vistazo a su trabajo lo confirma.

María, que compagina sus estudios con su trabajo en el estudio fotográfico Zlick de A Coruña, participó desde el año 2015 en más de una decena de exposiciones en As Pontes, A Coruña, Alicante o Santiago de Compostela. La última se inaugurará este xoves en el Monty 4 de A Coruña con el mismo título que su primer fotolibro, que publicó hace apenas un mes, La culpa es de tu madre.

"Trata sobre el sentimiento de culpa, esa culpa cristiana que nos inculcan, que está en la sociedad aunque no estemos involucrados de manera directa en la religión", dice la joven fotógrafa, y habla de un trabajo cuidado que incluye unas 40 fotografías en el que ella mimó todos los detalles, incluso el diseño editorial.

"Utilizo diferentes materiales: transparencias, recortes, espejos, colores muy vibrantes...", dice, mientras anuncia que ya están trabajando en una segunda edición. El libro se publicó a través de Amor de Madre, una editorial coruñesa que depende de Zlick.

"Se puede comprar vía web en [email protected] o físicamente en la tienda de A Coruña, que está en la ciudad vieja", apunta una joven que reconoce que dedicarse a la fotografía artística de forma profesional es un mundo difícil. "No da dinero", afirma al tiempo que asegura que su reto, al menos por el momento, es quedarse como está. "Estoy haciendo un poco de todo y me gustaría seguir aquí. En Zlick se trabaja de una forma más independiente y te permite hacer cosas por tu cuenta", explica una joven que ya cató lo que significa la crítica y el éxito.

En 2017 fue finalista del concurso nacional Ciudad de Orihuela y consiguió un segundo premio en la modalidad de fotografía del Xuventude Crea de la Xunta con su proyecto Por el amor de Dios.

"Fue un poco polémico. Las fotografías tienen un toque bastante kitsch, son un poco satíricas, giran en torno a la idea de que en la religión se está quitando importancia a lo que se quería decir y hay una parte como de merchandising", explica sobre un trabajo que incluye seis trípticos de color vibrante y llenos de maquillaje en una especie de imitaciones de iconos religiosos.

"Estuvo colgado en algún sitio en A Coruña y entró gente a protestar, pero mi objetivo no es polemizar", dice. Las mismas imágenes, sin embargo, estuvieron expuestas en la iglesia de la universidad de Santiago –se usa de museo tras alcanzar el premio.

Mujer abrazando una bola, del libro 'La culpa es de tu madre'. MARÍA VÉREZ

Fotografía vibrante no apta para creyentes
Comentarios