El FIV retorna a sus orígenes

Los hosteleros de la villa celebran con ansias el regreso a la Praza da Constitución, donde llevaba sin hacerse cuatro años
G
photo_camera Trabajos de montaje del escenario bajo la gran carpa de la Praza da Constitución. M. ROCA

Vilalba tiene todo a punto para celebrar la decimoséptima edición del FIV, que recupera la Praza da Constitución como escenario del mismo luego de cuatro años celebrándose en el campo de la feira. Una noticia que ha sido recibida "como agua de mayo" por muchos, especialmente por los hosteleros del centro, que aseguran que este retorno es "beneficioso para todos, tanto para os festivaleiros como para os veciños".

Esta vuelta al que los vecinos consideran el "corazón" de la localidad, una medida que se realizó con el objetivo de retomar un formato más íntimo, ha sido acogida por muchos "con moitas ansias". Y, al igual que en anteriores ediciones, hoteles, hostales, albergues y apartamentos turísticos colgaron el cartel de completo ya desde el pasado mes de enero. Entre todos los negocios suman más de 200 habitaciones, sin contar los albergues, que ofrecen como mínimo otras 80 plazas. Además, la organización bloqueó las habitaciones que había disponibles en el Parador de Vilalba y en el Hotel Spa Attica 21 para el staff del festival y los músicos.

Y lo mismo ha ocurrido con algunos locales con servicio de comidas. "Nós xa temos todo cheo para o sábado dende hai meses, e ademais notamos moito esta volta ao centro", afirma Carmen Fernández, gerente del restaurante A Lareira, situado en la Praza de Santa María. Luego de cuatro años celebrándose en el campo de la feira, Carmen Fernández se muestra muy esperanzada, porque cree que esta edición podría ser "unha das máis potentes", gracias al cambio de ubicación, ya que afirma que, en los últimos años, "o centro era practicamente un deserto", por lo que cree que, si el tiempo acompaña, "veremos a vila chea".

Nuevos escenarios

En esta edición se incluirán nuevos emplazamientos como la Praza de Santa María para el escenario Emerxente, algo que la dueña de A Lareira considera muy positivo, ya que, que desde hace años, "tamén perdemos as feiras, polo que xa era hora de volver impulsar esta zona", cuenta en relación a la celebración de la Feira do Queixo de San Simón da Costa, que batió récord de ventas y contó con una gran afluencia de gente, siendo "un dos mellores, se non o mellor ano que moitos recordamos".

Además, algunos creen que este retorno motivará a acudir al centro no solo a los asistentes al FIV, sino también a los vecinos, ya que al contar con sesión vermú y diversas actividades gratuitas en la zona, "axudarán moito a que se anime máis xente, e non unicamente os do festival", dice. 

Sin desplazarse

También el hecho de concentrarse toda la actividad en un mismo núcleo reduce en gran parte los desplazamientos, algo que "eu, máis alá do bar, como festivaleira que son, agradezo en todos os casos, e antes estaba moi mal organizado", declara Mónica Pardiño, del bar Pafe. Dice que esta fecha es una de las más importantes en el calendario de los hosteleros vilalbeses.

"Seremos sete ou oito por cada local", explica Roberto Ruiz, el gerente de los bares A Pravia, A Esmorga y A Xanela, que compara el fin de semana del FIV con las fiestas de San Ramón, una de las festividades que goza de mayor éxito en la localidad. Y, aunque él cuenta con tres locales en la villa, reconoce que, "como vilalbés, vía mellor a localización do festival no campo da feira, porque creo que o lugar dá máis pé a que poida medrar". Reconoce que, en su caso, "tomo ben a noticia desta volta á Constitución, pero non creo que haxa un cambio moi significativo porque a xente, ao final, sempre vai ao centro", afirma.

Otros como Mariluz Pedrosa, del bar Puro Teatro, solo ven la parte positiva de este regreso al centro. "Es una maravilla para todos y es lo más lógico lo mires como lo mires", asegura. Ella lleva seis años en el establecimiento, y afirma que las anteriores ediciones notaron "bastante el bajón" a causa de la localización.

Los responsables de los negocios aseguran que desde que se confirman las actuaciones ya se puede dar por segura una ocupación del cien por cien en esta cita. Otros van más allá y dicen que el lleno está prácticamente garantizado desde que se anuncian las fechas de celebración. Son, en ambos casos, situaciones que se repiten un año tras otro, aunque habían notado una bajada en los establecimientos del centro, ya que, al haber puestos de comida y bebida en el campo da feira, "moitos xa non ían", dicen. Ahora esperan que la villa gane aún más vida en un FIV "que ten todo da súa parte para despuntar".

Comentarios