martes. 01.12.2020 |
El tiempo
martes. 01.12.2020
El tiempo

El trotamundos pontés de los banquillos

Félix Bañobre (centro) dirigiendo un partido del SparkassenStars Bochum. EP
Félix Bañobre (centro) dirigiendo un partido del SparkassenStars Bochum. EP
Félix Bañobre, que se inició como jugador de baloncesto de rebote con 15 años, entrena en la actualidad al SparkassenStars Bochum alemán

Hasta los 15 años no había tocado nunca un balón de baloncesto. En su infancia y su juventud se decantó por practicar rugby y críquet, sobre todo durante su estancia en Inglaterra, país al que habían emigrado unos cuantos años antes los padres del pontés Félix Bañobre, el trotamundos de los banquillos.

Fue a su regreso cuando el primer entrenador del Oar de Ferrol, Jaime Ventura, se fijó en él. "Tenía 15 años recién cumplidos y ya medía 1,95 metros", recuerda Félix, quien reconoce que "no tenía ni idea de lo fundamental ni detalles técnicos" de este deporte.

Por eso, superar la prueba a la que le sometieron fue una auténtica "sorpresa". "Yo no tenía ni idea de botar, de tirar, de nada... Así que cogía la bola e iba corriendo con ella debajo del brazo hasta la canasta. Los entrenadores se echaban las manos a la cabeza. Pero debieron ver un futurible jugador, porque a pesar de mis pocas habilidades técnicas, me ofrecieron media beca y un periodo de prueba de dos años", rememora con una sonrisa el técnico, que acudía acompañado por su madre desde As Pontes a Ferrol para poder acudir a los entrenamientos.

En esta etapa "algo dura" fue cuando se acabó enamorando definitivamente del deporte de la canasta, una pasión que se ha convertido ya en su medio de vida.

"La cantera del Oar tenía que hacer de recogepelotas y limpiadores de la pista en el Mundial de Baloncesto que se disputó en Ferrol. Ver a Sabonis y a Tatchenko me alucinó", asegura Félix, quien también vistió la camiseta del Velina y el CB As Pontes, aunque asegura que nunca fue un jugador "muy talentoso".

Félix Bañobre. EP

Quizás fue eso lo que lo llevó a centrarse en su papel como entrenador, una faceta en la que se inició dirigiendo a los alumnos del colegio Pardo Bazán y a las canteras del CB As Pontes o CB Galicia, hasta que decidió cruzar las fronteras en 2013 y probar suerte en Dinamarca en un equipo sénior de la Primera División.

"En 2014 entrené de nuevo al CB Ferrol y en 2015 me fui a Alemania. Primero fiché como asistente del ProA Gotha Rockets y de primer entrenador del segundo equipo del Erfurt. Al año siguiente me llamaron para ir al ProB Rist Wedel, vinculado al Hamburg Toewrs, y para estructurar la cantera. Allí estuve tres temporadas hasta esta, en la que me puse al frente del SparkassenStars Bochum", va enumerando Félix, quien explica que se trata de un equipo de la ProB —equivalente a LEB Plata— que está "en la zona de play off, aunque es una Liga muy igualada y puede pasar de todo".

Por el momento está disfrutando de esta "experiencia positiva",  a la que se ha ido adaptando poco a poco. "En Alemania tienen muchas raíces americanas en sus costumbres y su manera de vivir. En cuanto al baloncesto también hay diferencias. Aquí juegan mucho más físico y con una táctica más simple. Tienen las infraestructuras, la economía y el potencial, así que llegará a ser una gran potencia, pero le llevará un poquito llegar", analiza el técnico, quien de momento tiene el foco puesto en cumplir con su contrato.

"No estoy pensando si en un futuro volveré a Galicia o a España. Tendré que mirar la opción que más me convenga y el proyecto que me resulte más interesante para mí", dice Félix, quien cada día tiene más claro que nunca dejará de entrenar. "Me gustaría seguir hasta que el cuerpo aguante. Siempre se necesitan técnicos, así que me daría igual acabar en un Primera División, que en un Segunda o en un equipo de niños", concluye, un apasionado de los banquillos y la canasta.

Trayectoria Gasol, Ricky Rubio o Sergio Llull
A lo largo de su trayectoria en el mundo del baloncesto, el técnico pontés ha tenido la oportunidad de dirigir a numerosos jugadores. "Todos son importantes independientemente de su talento", dice Bañobre, enumerando a algunas de esas promesas. "Manolo Aller, Lino López, Jonathan Barreiro, Eric Johnson, Nino Celevic... Y en campus a Ricky Rubio, los tres hermanos Gasol, Sergio Llull, Hernangómez... Hay muchos. Y a todos ha sido un privilegio entrenarlos", añade.
Referencias
Félix Bañobre también tiene numerosas referencias en el banquillo, en las que se fija para seguir mejorando día a día. "En mi etapa de aprendizaje como ayudante mis referentes fueron Javier Lorenzo, Ángel Navarro o Miguel Loureiro", afirma el entrenador pontés, quien sitúa como "grandes maestros" a Aíto García Reneses, Obradovic, Etorre Mesina o Phil Jackson. Además, tiene muy presentes las opiniones de Xavi García, Antonio Pérez, Didac Herrero o Ricard Casas, "que siempre están a mi lado".

El trotamundos pontés de los banquillos
Comentarios