La falta de acuerdo en el pleno de Muras deja sin cobrar a proveedores

El gobierno del BNG, que presentaba por segunda vez una modificación de crédito de casi 260.000 euros, critica el "infantilismo" de la oposición y esta le recuerda que "está en minoría" 
Una sesión plenaria en Muras. AEP
photo_camera Una sesión plenaria en Muras. AEP

"Se non saben estar á altura das circunstancias, é mellor que dimitan e non fagan pagar os pratos rotos aos autónomos e empresas que aínda están sen cobrar polos traballos e servizos realizados", defiende el alcalde de Muras, el nacionalista Manuel Requeijo, después de que la oposición tumbase por segunda vez en poco más de 15 días una modificación y suplemento de crédito de cerca de 260.000 euros y, por consiguiente, un reconocimiento extrajudicial de crédito de 94.000 euros, para el abono de distintas facturas pendientes.

Sin embargo, desde la oposición, formada por tres ediles del PP y una del PSOE, depositan la responsabilidad de la ausencia de acuerdo y de que los proveedores sigan pendientes de cobrar en la gestión del equipo de gobierno, formado por los tres concejales del BNG.

La portavoz popular, Eugenia Requeijo, acusa al regidor de "falta de traballo e de xestión" y la socialista Jennifer Gómez lamentaba hace días las "artimañas —la nueva convocatoria del pleno extraordinario, que se celebró el lunes a las 8.00 horas— do alcalde para tapar a súa mala xestión". Y todos se acusan de lo mismo, falta de diálogo.

Falta de diálogo

"Dende o BNG hai sempre disposición ao diálogo, e a man tendida para chegar a acordos", asegura el alcalde, que antes de este segundo pleno citó a las portavoces de la oposición a reuniones en las que no hubo acuerdo. Al respecto, el PP insiste en pedirle al regidor que "se sente a falar" ya que, según ellos lo ven, "séntase, pero non negocia".

"Non nos consulta nada" o "está cerrado ao diálogo e a dar información" eran las críticas del PSOE en el pleno de abril, cuya portavoz este martes volvía a pedir "que dialogue coa oposición". 

"Na comisión informativa calaron e non dixeron nada, nin para aportar, nin para modificar. Se non se posicionan ou informan na comisión das súas propostas, é imposible saber que é o que queren", critica Manuel Requeijo, que insiste en que en la oposición lo que prima es "o non polo non". "Cando non hai motivos suficientes para soster un argumento, acábase caendo no infantilismo", concluye.  

Las mismas posturas

PP y PSOE mantenían este lunes las posturas que ya defendieron en el pleno del 24 de abril. "Non podemos apoiar as irregularidades do alcalde e o seu goberno", defienden desde el PP, insistiendo en que ven como un "desastre" la gestión económica.

Así, recuerdan que ya en el pleno de abril, en el que también criticaron la presencia de facturas de 2021 y 2022 —el alcalde especificaba las tres de 2021, aclarando que se presentaron mal y se requirió su modificación—, pidieron la retirada de una factura por la realización de un inventario municipal para respaldar la modificación de crédito. Ante la decisión del regidor de mantenerla, justificada en que, como el resto, "hai que pagala", el PP votó en contra.

"Recurre a estes mecanismos de forma habitual, cando debería ser de forma excepcional", criticaba entonces la socialista Jennifer Gómez, que apuntaba además que se incluían facturas, con reparo de intervención, de servicios como la recogida de basura o el mantenimiento eléctrico que deberían tener una licitación y un contrato.

"Se fai contratos por decreto, faga os pagos por decreto", le indicaba Gómez, que este martes recordaba que en octubre, cuando sí votó a favor, le advirtió al regidor que apoyaba el "mecanismo" en aquella ocasión, pero que no volvería a hacerlo.  

PP y PSOE, que también demandan la elaboración de los presupuestos, insisten en recordarle al gobierno que "está en minoría". Abundan por ello en la necesidad de diálogo, pero Manuel Requeijo considera que, con sus posturas "queda patente a alianza entre o PP e o PSOE de Muras, que como non conseguiron derrocar ao BNG na urnas, pretenden facelo agora votando todo en contra".


En corto

Condenados a entenderse

Cristina Arias

Si las mayorías absolutas tienen sus riesgos —soy de las que defiende que para no perder la perspectiva habría que poner un tope de años en el sillón de mando—, los gobiernos en minoría viven de inseguridades y tienen lo que se convierte en una gran desgracia para algunos: todos están condenados a entenderse o nada avanza. Aquí sí hay que negociar. Y la posición del no, porque sí; no, porque es lo que toca, y no, porque no me da la gana de buscar otros caminos, no sirve siempre.

A veces hay que tener un poco de sentido común y mirar quién es el que sale perjudicado con todo el ruido político al final, no tanto quién se desgasta o a quién favorece una u otra postura, sino quién paga.

Comentarios