domingo. 16.05.2021 |
El tiempo
domingo. 16.05.2021
El tiempo

Estudiar catecismo por Whatsapp

David Rozas. EP
David Rozas. EP
▶ El párroco de Momán, en Xermade, y Labrada, en Guitiriz, hace uso de las nuevas tecnologías para continuar con la preparación de las primeras comuniones, que espera celebrar en agosto

El estado de alarma ha obligado a suspender muchas comuniones, pero en algunos rincones del rural chairego el coronavirus no ha frenado la catequesis. El párroco de Momán, en Xermade, y Labrada, en Guitiriz, Luis Ángel Rodríguez Patiño, hace uso de las nuevas tecnologías para seguir con la formación de los más pequeños con la idea de que si la situación mejora, quizás en agosto coincidiendo con la fiesta de la parroquia xermadesa, se puedan organizar las celebraciones.

“Están trabajando más que antes”, dice Patiño, que decidió que si el coronavirus los alejaba, el Whatsapp sería su nueva herramienta para acercarlos. “En estas parroquias no hay catequistas. Antes, los domingos les daba un tema que preparaban, la pobreza, el Día de la Mujer... Ahora les mando vídeos de catecismo para que ellos vayan comentando y les encargué hacer un diario del coronavirus en el que tienen que ir contando lo que van haciendo, cómo se sienten o cómo afrontan el estado de alarma con sus familias”, explica el párroco.

“El catecismo no es solo el encuentro en la iglesia o trabajar en un lugar. Con el diario hay una conexión familiar porque les preguntan a sus padres, a sus abuelos... Y lo que se destaca es eso, la labor de la familia, conectar valores, que es lo más importante del catecismo”, dice Patiño.

“Me hablan del aburrimiento, de que juegan mucho con la Play, pero que les gustaría estar con sus amigos en la escuela. De esto es de lo que nos estamos dando cuenta, de que la vivencia personal es esencial”, destaca el párroco, que tiene en catequesis a dos niños en Momán y una en Labrada, a los que suma otra decena de menores en sus parroquias coruñesas.

“Seguir coa catequese está ben, igual que facemos o traballo do cole, para non perder un ano”, dice la madre de Noa Díaz, que espera poder celebrar la comunión en agosto en Labrada. “Gústalle facer o diario, pero non podemos agobialos, é unha situación difícil”, dice su madre.

David Rozas vive en Navia, pero prepara la catequesis en Momán, de donde es su madre. “Veo muy bien que usando la tecnología se pueda seguir con la vida normal”, dice ella, que también confía en que puedan celebrar la primera comunión en unos meses.

Carla Guerra está en el primer año de catequesis. “Nós vivimos en Vilalba pero vimos a Momán tódalas fins de semana e estamos aquí con meus pais”, explica la madre de la pequeña, que defiende la importancia de “poñer un pouco de sentido común para que non perdan o fío de todo”.

Estudiar catecismo por Whatsapp
Comentarios