jueves. 02.04.2020 |
El tiempo
jueves. 02.04.2020
El tiempo

Disciplina rusa para crecer

Carla Mosteiro, bailando. M.ROCA
Carla Mosteiro, bailando. M.ROCA
La joven vilalbesa Carla Mosteiro fue seleccionada tras una audición nacional para acudir en verano al prestigioso campus Russian Ballet Master Class, en el que recibirá formación por parte de profesores de la prestigiosa academia Vaganova

Cumplir un sueño requiere trabajo, empeño, sacrificio y mucho esfuerzo. Pero cuando el objetivo se tiene tan claro, todo lo demás no importa y se lleva mejor. En la mente de la joven vilalbesa Carla Mosteiro no cabe otra opción de futuro que no sea seguir bailando y dedicarse profesionalmente al mundo de la danza. Desde que apenas tenía tres años, ha ido dando pequeños grandes pasos para alcanzar su meta y su evolución es más que evidente.

Para ella no son suficientes las 25 horas semanales que dedica a esta disciplina en el Conservatorio de Danza de Lugo. Sabe que la formación continua es lo que marca la diferencia de quien quiere dedicarse o no realmente a este mundo. Y poder hacerlo con algunos de los mejores profesionales que hay en el mundo es algo que está al alcance de muy pocos. Entre ellos, está Carla.

El pasado mes de enero esta vilalbesa, que acaba de cumplir los 16 años, se desplazó a Madrid para realizar una audición en la que se seleccionaban bailarines para participar en el Russian Ballet Master Class, un campus de verano que se celebrará durante una semana en julio en Alicante y que estará impartido por profesores de la prestigiosa academia rusa Vaganova, fundada en 1738 y que cuenta con 300 alumnos, aunque los candidatos que se presentan cada año para acceder superan los 3.000.

Semanas después, Carla recibió la gran noticia: era una de las seleccionadas para participar en lo que muchos consideran "un trampolín" en la danza. "Aquí viene lo mejorcito a nivel internacional. De hecho, van bailarines profesionales a hacer el campus porque es una muy buena experiencia", comenta con orgullo Carlos, su padre.

Alrededor de 250 personas se presentaron a la prueba en Madrid y apenas 100 fueron seleccionadas. "En mi categoría, de 15 a 18 años, éramos 50 y yo era de las más pequeñas. De mi edad, que de aquella tenía 15, éramos tres o cuatro. Alguno ya era profesional", relata Carla. Añade que lo que hicieron fue una "clase normal de ballet, pero con cierta dificultad, y con instrucciones en ruso que una traductora nos traducía en inglés". Las tres horas de audición fueron grabadas en vídeo y, tras su visualización, se elegían a los mejores para aprovechar una formación intensiva durante una semana en varios estilos, pero principalmente en ballet clásico.

Con 16 años, solo le falta año y medio para acabar el grado profesional de contemporáneo y dos para finalizar el de clásico

Carla Mosteiro dedica a la danza 25 horas a la semana -de lunes a viernes, de 16.00 a 21.30 horas aproximadamente- en el conservatorio, donde cursa dos especialidades y promocionó dos veces para subir de curso. Así, le queda año y medio para acabar el grado profesional de contemporáneo y dos para el de clásico.

A mayores, los sábados los dedica a la Escola de Movemento de Vilalba, donde dio sus primeros pasos como bailarina. "Por las mañanas ensayamos y por las tardes Noelia me dio la oportunidad de dar clases de ballet a las niñas pequeñas. Estoy muy agradecida", asegura.

A todo esto hay que sumarle los estudios, tanto de danza - "en el conservatorio tenemos asignaturas y exámenes escritos y prácticos", explica Carla- como en el IES Basanta Silva, donde cursa cuarto de Eso. "Al estar en el conservatorio, este curso podría convalidar alguna asignatura, pero no lo hice, solo estoy exenta de Educación Física. Este año está siendo muy intenso y quiero sacar buenas notas para acabar bien la Eso", afirma.

No para ni en verano, cuando aprovecha para hacer cursos como los que realizó el año pasado en la academia Jesús Quiroga de Ferrol o en A Coruña en el Centro Coreográfico Galego. Todo esto mientras sueña con que en el futuro "se le dé a la danza la importancia real que tiene, como pasa en otros países donde esta disciplina sí tiene más salidas profesionales".

Disciplina rusa para crecer
Comentarios